El objetivo fundamental del desarrollo: un mejor futuro para todos

02 nov 2011

         Informe sobre Desarrollo Humano 2011: Las inversiones en el acceso a la energía renovable, agua potable y saneamiento ayudan a avanzar en la equidad, la sostenibilidad y el desarrollo humano. (FOTO: ©PNUD/ARANTXA CEDILLO)

Encontrar la manera en la que el progreso del desarrollo humano sea realmente sostenible para las siete mil millones de personas que vivimos en el planeta y para las futuras generaciones es un desafío fundamental del Siglo XXI. La comunidad internacional debe encontrar el camino hacia el desarrollo, que permita mantener el equilibrio del ecosistema y reducir las desigualdades entre los países

El Informe sobre Desarrollo Humano de este año mira hacia el futuro. Plantea la posibilidad de continuar con las tendencias positivas de los últimos cuarenta años y de mantener los progresos para las futuras generaciones de las próximas cuatro décadas. Es un informe prometedor: utiliza información de las tendencias de la degradación medioambiental y del aumento de la desigualdad para realizar varias proyecciones del mundo que esperamos en 2050.

Según el informe, alrededor de 1,7 millones de personas en 109 países viven en la pobreza "multidimensional". Además,  advierte que el aumento de los riesgos medioambientales amenaza con disminuir el notable progreso de las últimas décadas. Las consecuencias, en el peor de los casos, serían más graves para los países menos desarrollados, lo que llevará a ampliar las desigualdades entre los países más y menos desarrollados.

Mansajes clave del Informe:

1. Aunque los riesgos medioambientales, como el cambio climático, la deforestación, la contaminación del aire y del agua, y los desastres naturales afectan a todos los miembros de la sociedad, sus consecuencias son mayores para los más vulnerables. Sufren una doble carga de privación por ser mucho más vulnerables a los efectos de la degradación medioambiental y por tener menor capacidad de recuperación. Asimismo, deben enfrentar amenazas en su entorno, como la escasez y la contaminación del agua, el aire interior contaminado por métodos de calefacción y de cocinas insalubres, y la sanidad precaria.

2. Los patrones de desigualdad e insostenibilidad se basan en disparidades del poder nacional e internacional. Por ejemplo, en el ámbito internacional, los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS) deben esforzarse para que su voz sea escuchada en las negociaciones del cambio climático, sobre el clamor de las naciones más grandes y poderosas, aunque los SIDS se encuentren entre los más afectados.

3. Es necesario aumentar el financiamiento de la protección social y medioambiental, promoviendo posibles nuevos mecanismos de financiamiento público. Un pequeño gravamen generaría ingresos sustanciales para el desarrollo (un impuesto de sólo 0,005 % sobre la conversión de monedas generaría casi $40 mil millones anuales)

El Informe sobre Desarrollo Humano ofrece sólidos argumentos para que el desarrollo sea más equitativo y sostenible, para las generaciones actuales y futuras. Considera que la tecnología, los buenos modelos de políticas y los recursos deben buscar la igualdad y la sostenibilidad para todos.

El objetivo primordial de desarrollo humano es expandir las oportunidades de las personas y permitirles ser dueñas de su propia vida. Este ha sido el principio más importante de los Informes sobre Desarrollo Humano anuales. El Informe de este año ofrece nuevas perspectivas sobre cómo fomentar el desarrollo humano y superar la inequidad y la insostenibilidad que actualmente obstaculizan su progreso.

Cuéntanos ¿Cómo crees que podemos lograr un desarrollo humano más sostenible y la igualdad para todos?

Helen Clark
Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo