Nuestra Perspectiva

      • Las enfermedades tropicales desatendidas, foco de los desafíos sanitarios | Tenu Avafia

        25 abr 2014

        image
        En 2012, la malaria cobró la vida de más de 600.000 vidas, en su gran mayoría niños africanos. Foto: PNUD Zimbabue

        La tuberculosis, la malaria y las enfermedades tropicales desatendidas (ETD) se cuentan entre las principales causas de morbilidad y mortalidad mundial. Se trata de enfermedades de la pobreza que prevalecen sobre todo entre comunidades desfavorecidas, con altos niveles de desigualdad. La tuberculosis cobró la vida de 1,3 millones de personas en  2012, el 95 por ciento de las cuales vivía en países de bajos y medianos ingresos. En el mismo año, más de 600.000 vidas se perdieron por causa de la malaria, en su gran mayoría niños africanos. Las enfermedades tropicales infecciosas, aunque no siempre fatales, pueden conducir al retraso en el crecimiento de los niños, deterioro de las capacidades cognitivas y la memoria, malnutrición, daño de órganos, ceguera, desfiguración y discapacidad permanente. La conexión entre los desafíos de innovación y el acceso El término "desatendidas" lo dice todo. Las ETD representan el 11,4 por ciento de la carga mundial de enfermedad, pero la inversión en el diseño y elaboración de diagnósticos, medicamentos y vacunas para tratarlas es desproporcionadamente baja. De los 1.556 nuevos medicamentos aprobados entre 1975 y 2004, sólo el 1,3 por ciento fue desarrollado específicamente para tratar enfermedades tropicales y tuberculosis. No obstante, y a pesar de queVER MÁS

      • La lucha contra la corrupción y la desigualdad urbana| Anga Timilsina

        24 abr 2014

        image
        Medellín, Colombia. (FOTO: ONU Habitat)

        La mayoría de la población mundial vive hoy en ciudades. Esto plantea desafíos importantes, pero también trae consigo grandes oportunidades. Con buena gestión, las ciudades pueden funcionar como motores del crecimiento e incubadoras de innovación, además de servir como proveedoras de empleo al tiempo que fomentan la sostenibilidad y combaten la desigualdad. Por otra parte, las ciudades corruptas también podrían transferir recursos desde el sector público hacia las élites y, en general, de los pobres a los ricos, lo cual agrava la desigualdad urbana. ¿Cómo podemos garantizar que la gobernanza urbana proporcione recursos y servicios de forma transparente y responsable? Para responder a esta y otras preguntas, hace dos semanas la Iniciativa Mundial contra la Corrupción del PNUD, la Oficinal del PNUD en Colombia y la Cámara de Comercio de Bogotá organizaron un diálogo sobre políticas en el 7º Foro Urbano Mundial (WUF7) en Medellín, Colombia. En el evento, que tuvo lugar en una maloca tradicional (una larga casa utilizada por los nativos de la Amazonia como centro del gobierno de la aldea), participaron representantes del gobierno, alcaldes, académicos, el sector privado y funcionarios de las Naciones Unidas con el objetivo de analizar la forma en que las ciudades pueden combatirVER MÁS

      • Hacia una propuesta de parentalidad │Carina Lupica

        21 abr 2014

        image
        Las mujeres continúan asumiendo de manera primordial las tareas del hogar y el cuidado de la familia. Foto: PNUD El Salvador / Mauricio Martínez

        En la última década se incorporaron al mercado de trabajo en América Latina y el Caribe alrededor de 22,8 millones de mujeres. Con ese avance, más de 100 millones de mujeres integran la fuerza laboral en la actualidad. Pese a ello, su participación laboral en zonas urbanas (52,6%) aún es inferior a la de los hombres (79,6%), y subsiste una inserción femenina en trabajos de escasa calidad, con consecuencias negativas en el nivel de ingresos y sus posibilidades de desarrollo. Las tareas del hogar y de cuidado de la familia que las mujeres continúan asumiendo de manera primordial contribuyen a explicar esa realidad. Entre las principales causas de las resistencias a la reestructuración de los tiempos dedicados por las mujeres y los hombres al trabajo para el mercado y en los hogares sobresalen dos principales: por una parte, existe una fuerte identificación de los hombres con el trabajo remunerado y de las mujeres con el trabajo reproductivo. Por otra parte, la organización tradicional del trabajo productivo también dificulta el mayor compromiso de los hombres con el cuidado. Basta analizar el ordenamiento jurídico laboral de los países de la región para comprobar que fue creado para un trabajador hombre del sector industrial,VER MÁS

Liderazgo
Helen

Helen Clark entró en funciones como Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo el 20 de abril de 2009, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir la organización. Es también Presidenta del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo, un comité compuesto por los directores de todos los fondos, programas y departamentos de la ONU que trabajan en cuestiones relacionadas con el desarrollo.

VER MÁS
Objetivos de Desarrollo del Milenio

Aprobados por los líderes mundiales en el año 2000 para cumplirse en el 2015, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) proporcionan un marco de referencia a toda la comunidad internacional para trabajar juntos hacia un objetivo común, asegurándose de que el desarrollo humano llegue a todos en todas partes.

Galería fotográfica - Administradora del PNUD