Nuestra Perspectiva

      • La asignatura pendiente de la respuesta al SIDA | Mandeep Dhaliwal

        29 nov 2012

        image
        Programa de prevención y Cuidado del VIH/SIDA en Sudán del Sur. Foto: PNUD Sudán del Sur

        Las respuestas mundiales al VIH han progresado de manera considerable. A fines de 2011, más de 8 millones de personas tenían acceso al tratamiento vital del VIH, cifra veinte veces mayor que la de 2003. También han disminuido notablemente los nuevos casos de VIH en muchos países, inclusive en algunos con altos índices de VIH. Sin embargo, la exclusión social, las desigualdades y las violaciones de los derechos humanos siguen alimentando la propagación del VIH y de otras enfermedades, con un impacto desproporcionado sobre las mujeres y las poblaciones marginadas, entre las cuales encontramos a los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres, a las personas que usan estupefacientes, a los trabajadores del sexo y a las personas transgénero. Según un informe publicado en 2012 por la Comisión Mundial sobre el VIH y la Legislación, los entornos legales discriminatorios y punitivos, la violencia y otros abusos también contribuyen a la propagación del VIH. Poder cumplir más cabalmente con la legislación sobre protección y garantizar que las políticas de protección social cubran a los afectados por el VIH puede contribuir a respuestas más inclusivas, efectivas y eficaces en materia de VIH, lo que a su vez, conduciría a menores desigualdades y  VER MÁS

      • La justicia internacional comienza en casa | Jordan Ryan

        21 nov 2012

        image
        Jueces de Timor Leste prestan juramento y toman posesión de sus cargos. FOTO: PNUD Timor Leste

        La restauración de la justicia y el castigo de quienes cometen violaciones de los derechos humanos pueden ser unos primeros pasos vitales para la construcción de la paz, tanto en los países que se recuperan de un conflicto como en las sociedades que intentan superar el trauma de la violencia. En marzo del presente año, la Corte Penal Internacional (CPI), primer tribunal penal internacional permanente encargado de investigar y procesar a los responsables de genocidios y crímenes contra la Humanidad, dictó su primera sentencia desde que fuera establecida, en 2002. El comandante congolés Thomas Lubanga Dyilo fue declarado culpable de utilizar a niños menores de 15 años en las disputas armadas. Este proceso ha inaugurado una nueva era, en la que la CPI actúa como tribunal de última instancia. Este concepto de "complementariedad" constituye un principio fundamental de la CPI, según el cual la responsabilidad primera de investigar y enjuiciar delitos graves corresponde a las autoridades nacionales y los Estados. Si los países están dispuestos y son capaces, la justicia deberá impartirse, más adecuadamente, en el lugar donde ocurrieron los delitos. Sin embargo, muchos países en situación de post conflicto no tienen la capacidad para llevar a cabo tales investigaciones. Incluso  VER MÁS

      • Recordando a las víctimas de Sandy | Jordan Ryan

        09 nov 2012

        image
        Consecuencias del huracán Sandy en Nicaro, Mayarí municipalidad de Cuba. Foto: ONU/PNUD/AIN FOTO/Juan Pablo Carreras

        El huracán Sandy, que creó un caos cuando llegó a estas costas el 29 de octubre, provocó 110 muertes en los Estados Unidos. Se ha estimado que en los EE.UU. el costo de los daños fue más de 50 mil millones de dólares y que trastocó la vida de millones de personas en Nueva York, donde yo vivo. Sin embargo, América del Norte fue la última de muchas escalas en el destructivo tour de Sandy. Fue uno de los huracanes atlánticos de mayor dimensión que se haya registrado. Las Bahamas, Cuba, la República Dominicana, Jamaica y muchos otros países han sufrido terribles pérdidas. En Haití, que aún no se ha recuperado totalmente del terremoto de 2010, murieron más de 54 personas y otras 200.000 ahora carecen de hogar. Los trabajadores de la salud se afanan para asegurar que el daño de la tormenta no acelere la propagación de enfermedades infecciosas, incluido el cólera. En Cuba, casi un millón de personas han sido afectadas directamente; los techos de más de 43.000 hogares han sido arrancados por los fuertes vientos; por lo menos 375 centros de salud y 2.100 escuelas han sido dañados, y muchos caminos y puentes son ahora intransitables. En la  VER MÁS

      • Debemos actuar ya para detener el cambio climático | Helen Clark

        08 nov 2012

        image
        Una mujer camina a través de un mercado inundado en Port-au-Prince, Haití. El Huracán Sandypasó por el país el 5 de octubre 2012. FOTO: Logan Abassi UN/MINUSTAH

        Los estragos causados por el huracán Sandy nos recuerdan una vez más el potencial de destrucción del clima extremo, aun en países desarrollados como los Estados Unidos, y aunque sean anunciados con suficiente antelación y se despliegue una ágil respuesta de emergencia. Desde Kingston, Jamaica hasta Jamaica, Queens, esta “tormenta perfecta” dejó un saldo de muertes sobre el cual el alcalde de Nueva York afirmó ser el más grave como consecuancia del cambio climático. Sin embargo, mientras los países desarrollados invierten cada vez más en sistemas elaborados de protección contra las inundaciones, compensan a los agricultores y ajustan los termostatos para adaptarse a los veranos más calurosos, las consecuencias del cambio climático en África pueden ser catastróficas: se pierden cosechas. La población padece hambre. Podríamos, como comunidad global, hacer la transición hacia economías ecológicas e inclusivas que se ocupen de la desigualdad, hagan progresos en desarrollo, y detengan la agresión actual contra nuestro ecosistema. La pregunta es obvia: ¿por qué el mundo no está haciendo más? A nivel mundial, las repuestas políticas llegan con mucho retraso con respecto a las indicaciones que nos da la ciencia. Los ciclos políticos cortos desalientan el pensamiento a largo plazo, especialmente cuando los costos iniciales  VER MÁS

      • Optimismo en el campo de la lucha contra la corrupción | Magdy Martínez-Soliman

        07 nov 2012

        image
        Luchar contra la corrupción es tarea de todos. FOTO: Kenny Miller/Creative Commons

        La corrupción tiene un costo anual estimado de más de 5% del PIB mundial (US$ 2,6 billones). Pero su costo en términos de dignidad es incalculable. La captación de renta y el clientelismo generalizados tienen el poder de socavar la democracia y los derechos de las comunidades, especialmente de aquellas que viven en las tierras de sus antepasados, sobre recursos minerales o rodeadas del patrimonio mundial. Estas comunidades pueden ser objeto de explotación por parte de empresas o grupos de interés que presionan para que se soslayen o evadan las salvaguardas ambientales y sociales. Los sonados casos de corrupción y la publicación de recursos perdidos de manera ilícita tientan a muchos a pensar que se ha perdido la lucha contra la corrupción. Por otro lado, los organismos débiles de lucha contra la corrupción, las instituciones porosas y el opaco financiamiento de los partidos políticos hacen un flaco servicio al combate contra la corrupción. No obstante, quiero argumentar que no hay que perder la esperanza; más bien mantener un cauteloso optimismo, por las razones siguientes. En primer lugar, incluso en un contexto de persistentes lagunas en la aplicación y práctica de la ley, con el paso de los años han aumentado en  VER MÁS

      • Hombres de todo el mundo, uníos por el empoderamiento de las mujeres | Martín Santiago Herrero

        05 nov 2012

        image
        El empoderamiento de la mujer es tarea de todos y todas. Foto: PNUD India

        Vivimos todavía en un mundo profundamente desigual, donde no es lo mismo haber nacido hombre o mujer. Las mujeres representan el 70% de la población mundial viviendo bajo pobreza. Su salario es entre un 10% y un 30% menor que el de los varones en el mismo cargo, con las mismas funciones. Son responsables de dos tercios del trabajo realizado en el mundo, pero reciben sólo el 10% de los beneficios. Son propietarias del 1% de las tierras de cultivo, aunque representan el 80% de la mano de obra campesina. Por si fuera poco, dos de cada tres (un 60%) sufre algún tipo de violencia (física, sexual, psicológica o económica) dentro o fuera de sus hogares. Seguir negando esta realidad o atribuir la responsabilidad de “hacer algo al respecto” únicamente a las mujeres es ahondar en la injusticia y el agravio. La cuestión es actuar, tal como desde hace años lo hacen los movimientos de mujeres, pero sumándonos esta vez, masivamente, los varones. Un camino poco recorrido hasta ahora es el de derribar mitos que subyacen y sostienen la desigualdad entre varones y mujeres: ¿Por qué muchos varones todavía piensan que son superiores a las mujeres?  ¿De dónde viene esa forma  VER MÁS

      • América Latina y el Caribe está en deuda con los jóvenes | Heraldo Muñoz

        16 oct 2012

        image
        Más de 30 organizaciones juveniles se reunen para debatir la participación de los jóvenes en la política y su rol en la consolidación de la democracia en América Latina y el Caribe. Foto: PNUD México.

        Hoy iniciamos en Ciudad de México una reunión de tres días para debatir la participación de los jóvenes en la política y su rol en la consolidación de la democracia en América Latina y el Caribe. Más de 30 organizaciones juveniles de la región, jóvenes líderes y lideresas políticas y representantes de gobiernos estarán presentes. El tema es fundamental, no sólo para la región. Casi la mitad de la población mundial tiene menos de 25 años y más de un tercio tiene entre 12 y 24 años. Este factor demográfico junto a condiciones de inequidad y desigualdad juvenil y los recientes movimientos sociales, desde la Primavera Árabe, el 15M en España, y el Movimiento YoSoy132 de México, hasta el movimiento estudiantil en Chile, reafirman  la necesidad de redoblar esfuerzos para atender sus demandas y necesidades así como también el reconocer la capacidad de los jóvenes en la promoción de cambios sociales. De los 600 millones de latinoamericanos y caribeños, más de 26% son jóvenes (entre 15 y 29 años), lo que representa una oportunidad única para el desarrollo y gobernabilidad de la región. Si bien los Informes de Desarrollo Humano del PNUD en la región han demostrado que los jóvenes tienen  VER MÁS

      • Biodiversidad y ecosistemas: esenciales para el desarrollo humano | Olav Kjørven

        15 oct 2012

        image
        El plan de la biodiversidad mundial del PNUD incluye actualmente proyectos en 146 países, que cubren un área mayor que la India e Indonesia. Desde 2000, el PNUD ha ayudado a distribuir casi cinco mil millones de dólares en financiamiento para biodiversidad en todo el mundo. (Foto: PNUD/RDP Lao)

        La biodiversidad es la variedad de la vida en la Tierra en todas sus formas, y la protección de la vida es fundamental para la erradicación de la pobreza y la promoción del desarrollo humano, como se reafirmó en la Cumbre de la Tierra Río+20. Las personas dependen de la biodiversidad y los ecosistemas para su subsistencia —para satisfacer sus necesidades alimentarias, de agua, energía y salud— y para hacer frente al cambio climático. Un estudio de la India publicado en el informe "La economía de los ecosistemas y la biodiversidad" indica que los servicios de los ecosistemas contribuyen hasta un 57% del PIB de los pobres. Cuando perdemos especies y ecosistemas, estamos perdiendo servicios esenciales que sustentan la vida. Las últimas evaluaciones de la biodiversidad a nivel mundial han revelado que el número de especies sigue disminuyendo y que el riesgo de extinción es cada vez mayor; que los hábitats naturales se siguen perdiendo y se siguen degradando y fragmentando. La Lista Roja de la UICN 2011 incluye 44.838 especies, de las cuales 16.928 (38%) están en peligro de extinción. Para detener esta alarmante tendencia, el PNUD está llamando a tomar medidas urgentes para lograr el Plan Estratégico del Convenio  VER MÁS

      • Los llamados desastres “naturales” no son naturales en absoluto | Joe Scheuer

        12 oct 2012

        image
        Las inundaciones en Camboya han afectado a más de 4000 familias en octubre 2012. Foto: OCHA/Andrew Pendleton

        Mientras leen esto, más de 4.000 familias en Camboya, donde yo vivía, esperan regresar a sus hogares inundados por crecidas repentinas que han provocado al menos 14 muertes en los últimos días. La mayoría de estas personas desplazadas son agricultores de subsistencia. Muchos habrán perdido todas sus pertenencias, incluidas sus cosechas o provisiones de alimentos, y estas inundaciones pueden sumirlos aún más en un círculo de pobreza. Pero estas 4.000 familias camboyanas no son las únicas. Diariamente, en todo el mundo, los desastres causados por fuerzas de la naturaleza dejan sin hogar y sin medios de subsistencia a miles de personas, y les impiden llegar a las escuelas, hospitales y mercados. En 2011, el año que registra los mayores gastos por causa de desastres naturales, 106 millones de personas fueron afectadas por inundaciones, 69 millones por sequías, y casi 30.000 fallecieron.  Los desastres ponen en riesgo los logros de desarrollo alcanzados con tanto esfuerzo, revierten los avances hacia la eliminación de la pobreza, y provocan grandes sufrimientos. Pero no tiene por qué ser así. Los llamados desastres naturales no son naturales en absoluto. Un peligro natural solo se convierte en un desastre cuando no se han tomado medidas, tales como construir  VER MÁS

      • El futuro que queremos necesita empoderamiento legal y justicia | Magdy Martinez

        05 oct 2012

        image
        Mujeres Roma en Osh, Kirguistán. (Foto: PNUD Europa y CEI)

        Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) han tenido éxito a muchos niveles. Han sido entendidos por todo el mundo, se han podido implementar universalmente y se han convertido en el horizonte de desarrollo de 140 gobiernos del Sur y parte de la agenda de cooperación coherente para otros 50 gobiernos del Norte. En el eje de este éxito se encontraba la existencia de objetivos y metas claras, cuantificables y definidas en el tiempo. Pero han surgido nuevos retos. Para que el desarrollo sea efectivo, inclusivo y sostenible se necesitan valores de gobernabilidad, sistemas e instituciones. La formulación de una agenda de desarrollo post-ODM tiene que ser un proceso inclusivo y amplio que refleje las demandas y prioridades de las personas que más sufren el impacto de las políticas de desarrollo, es decir, los sectores pobres y marginales. Recientemente, la Sra. Aminata Toure, Ministra de Justicia de Senegal, señaló que si bien los jóvenes de su país se muestran pacientes con la lentitud a la que avanzan la infraestructura y el desarrollo social, no van a soportar más la injusticia en su sociedad. En el diario Financial Times de la semana pasada, George Soros y Sir Fazle Abed comentan que la  VER MÁS

Liderazgo
Helen

Helen Clark entró en funciones como Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo el 20 de abril de 2009, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir la organización. Es también Presidenta del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo, un comité compuesto por los directores de todos los fondos, programas y departamentos de la ONU que trabajan en cuestiones relacionadas con el desarrollo.

VER MÁS
Objetivos de Desarrollo del Milenio

Aprobados por los líderes mundiales en el año 2000 para cumplirse en el 2015, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) proporcionan un marco de referencia a toda la comunidad internacional para trabajar juntos hacia un objetivo común, asegurándose de que el desarrollo humano llegue a todos en todas partes.

Galería fotográfica - Administradora del PNUD
  • UN Development Chief Helen Clark visits Rwanda
  • Helen Clark visits Rwanda
  • UN Development Chief Helen Clark visits Rwanda
  • UN Development Chief Helen Clark visits Rwanda
  • UN Development Chief Helen Clark visits Rwanda

MÁS FOTOSFlickr