Plan de acción del PNUD

“Mirando hacia adelante, mi visión es que el PNUD sea ampliamente reconocido como una organización para el desarrollo, basada en el conocimiento, que ayuda a los países en desarrollo a lograr cambios transformativos y contribuye a canalizar las fortalezas de todo el sistema de desarrollo de la ONU con ese fin.” Helen Clark, Declaración ante la Junta Directiva PNUD/UNFPA, 24 de junio de 2010

Contexto

El Plan Estratégico del PNUD (2008-2013) proporciona un marco abarcador para que todas las actividades del PNUD respalden a los países del programa y sea la base para la rendición de cuentas sobre resultados de la organización ante la Junta Directiva. El PNUD brinda apoyo para el logro de los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente, incluyendo los Objetivos de Desarrollo del Milenio  (ODM), especialmente a los países menos desarrollados, y colabora para que los países del programa alcancen sus objetivos de desarrollo nacionales. El enfoque principal del PNUD de reducir la pobreza y alcanzar los ODM, incluyendo respuestas al VIH/SIDA, junto con el apoyo para la gobernabilidad democrática, prevención de crisis y recuperación, y desarrollo sostenible, se respalda en  un fuerte énfasis en el desarrollo de capacidades así como la incorporación de la equidad de género y facilitar enfoques sur-sur.      

Con estos antecedentes, un sentido de urgencia impulsa la necesidad que el PNUD esté mejor posicionado para dar respuesta a los retos globales. A solo cinco años para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, este año los líderes evaluarán la manera de aplicar en forma colectiva la suficiente voluntad política, recursos y esfuerzos para garantizar el logro de los Objetivos del Milenio aún en los entornos más difíciles. El cambio climático afecta a todos los países y, con frecuencia, más directamente a los que son de por sí vulnerables. Aún cuando los países obtienen estatus de ingreso medio, continúan enfrentando obstinados retos en su desarrollo. La financiación disponible para acelerar los resultados de desarrollo positivos será cada vez más competitiva y diversificada, aún cuando en muchas partes del mundo las consecuencias por no dar respuesta a los retos urgentes de desarrollo se vuelven más apremiantes. 

El PNUD debe poder apoyar mejor a los países para lograr los cambios transformativos que buscan mediante sus agendas de desarrollo nacional en un entorno global cada vez más dinámico y conectado. El PNUD debe ayudar a aumentar la resistencia para hacer frente a cualquier desafío, y contribuir a aumentos reales del desarrollo humano en los países socios. Puede hacerlo siendo una organización para el desarrollo verdaderamente de talla mundial y basada en el conocimiento.

Plan de acción

Para dar respuesta a los retos globales actuales, el PNUD necesita ser una organización más sensible, eficaz y eficiente orientada hacia los resultados e impactos del desarrollo.

Para hacer eso debemos:

  • Apoyar las agendas nacionales de desarrollo y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio mediante intervenciones a nivel de país más enfocadas hacia la obtención de resultados estratégicos y transformativos.
  • Aprovechar y fortalecer nuestra red global de conocimiento y capacidad de asesoría para colaborar en las transformaciones e intervenciones programáticas de calidad que se desarrollen a nivel de país.
  • Cultivar y extender alianzas estratégicas que faciliten las transferencias de conocimientos transformativas, tanto sur-sur, como entre el norte y el sur. 
  • Utilizar nuestra presencia global para conectar aliados, conocimientos y agentes interesados.
  • Lograr resultados de desarrollo cuantificables y comunicar nuestra contribución al desarrollo de capacidades nacionales y a la consecución de un desarrollo humano sostenible. 
  • Ser eficaces, eficientes, flexible y
  • Promover la eficacia de la ONU en cuanto al desarrollo

Implementación

En total alineación con el Plan Estratégico y respaldando la visión de la Administradora para la organización, el Grupo de Gestión del PNUD participó en un retiro en febrero 2010 para trazar el camino hacia adelante e identificar acciones para mejorar la eficacia y eficiencia del PNUD en los próximos dos años. En consecuencia, se desarrolló un Plan de Acción y se identificaron siete áreas en la cuales acelerar el cambio para asegurar que el PNUD se encuentre en buenas condiciones en el siglo XXI.

Los principales elementos de las siete áreas son:

  • Posicionamiento del PNUD como una organización de talla mundial basada en el conocimiento: perfeccionar y articular claramente el nicho de conocimiento del PNUD; desarrollar más la plataforma de conocimientos y sistemas para captar y aplicar, según sea adecuado, las experiencias de desarrollo de los países y la idoneidad de las personas; aplicar el conocimiento para desarrollar estrategias de acción a nivel de país; tener incentivos para captar y transferir conocimientos en todos los niveles.
  • Cuantificación y gestión por resultados: trabajar con aliados nacionales para mejorar el enfoque y el posicionamiento estratégico de los Marcos de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD) y los Documentos de Programa del País (DPP), y garantizar que se cuenta con marcos de resultados claros y cuantificables, orientados a tener un impacto transformativo; realzar el sistema de garantía de calidad para ofrecer información fiable sobre el aporte del PNUD a los resultados nacionales en materia de desarrollo; institucionalizar aún más una gestión basada en los resultados, su integración a sistemas de rendimiento, y fortalecer los informes basados en los resultados.
  • Comunicaciones estratégicas: comunicación clara sobre el trabajo del PNUD, cómo lo hace y qué logra con sus intervenciones; fortalecimiento de comunicaciones estratégicas con aliados externos; implementar un enfoque coherente hacia las publicaciones; reforzar las comunicaciones internas
  • Fortalecimiento de alianzas estratégicas: ampliar y fortalecer las alianzas existentes con los donantes; posicionar al PNUD como agente clave en la cooperación sur-sur con especial énfasis en los países menos desarrollados; articular el rol del PNUD en los países de ingresos medios y países contribuyentes netos; formar nuevas alianzas estratégicas con economías emergentes clave para apoyar la cooperación de desarrollo sur-sur; y desarrollar alianzas estratégicas y eficaces con instituciones multilaterales y regionales clave.
  • Gestión del rendimiento y desarrollo del personal: garantizar quel sistema del PNUD pueda contar con las personas adecuadas con las destrezas adecuadas en el lugar oportuno en el momento oportuno, incluyendo: gestión más eficiente y eficaz de las contrataciones y vacantes; racionalizar y fortalecer el sistema de gestión de rendimiento del personal, incluyendo incentivos para el buen rendimiento; fortalecer las capacidades de liderazgo y gestión para apoyar la ejecución efectiva de los programas del PNUD; aprendizaje y desarrollo fortalecidos para apoyar los objetivos de la organización.
  • Impulsar la eficacia, las eficiencias internas y realinear los incentivos: reducir la burocracia del proceso mediante la identificación de procedimientos obligatorios mínimos que garanticen que el PNUD sea eficiente, eficaz y esté sujeto a rendición de cuentas; articular papeles responsabilidades y relaciones clave (en las oficinas de país, centros regionales y Sede); establecer un sistema amplio de incentivos que refuerce la eficacia y eficiencia a todos los niveles; y revisar y reformar las políticas y procedimientos para apoyar la ejecución resolutiva y operativa de los programas.
  • Impulsar la coordinación de la ONU en temas de desarrollo a nivel de país: fortalecer las capacidades del PNUD para apoyar la acción coordinada de la ONU para lograr los ODM y dar respuesta ante el cambio climático; revisar y fortalecer la gestión del sistema de Coordinadores Residentes; definir y proporcionar apoyo sistemático a los países participantes en la iniciativa Unidos en la Acción y a los países que siguen voluntariamente el camino hacia la estructura de Unidos en la Acción.

Estos temas no existen por sí solos. Existen fuertes vínculos entre los diferentes proyectos y flujos de trabajo. La coordinación y colaboración entre ellos, allí donde sea relevante, será crucial. El Plan de Acción está directamente supervisado por la Administradora y la Administradora Asociada.

A lo largo de los próximos dos años el objetivo es demostrar el progreso mediante avances reales en eficiencia, eficacia e impacto. Entre los resultados esperados se incluye:

  • Asistencia del PNUD más concentrada y estratégicamente posicionada, con intervenciones aumentadas de una escala pequeña a una escala catalizadora y transformativa – que apoye las agendas de desarrollo de los propios países.
  • Una fuerte atención a los resultados de desarrollo mediante una cultura fortalecida de gestión basada en los resultados, y comunicación e informes claros sobre los logros del PNUD.
  • Una red global importante de alianzas para el desarrollo.
  • Un enfoque más sistemático de cooperación sur-sur para facilitar el intercambio de experiencia y pericia relevante.
  • Estructuras de incentivos realineados en toda la organización; liderazgo y habilidades de gestión fortalecidas; procesos de contratación más cortos, y desarrollo y reconocimiento más sistemático del personal.
  • La nueva plataforma de conocimiento del PNUD, desplegada en toda la organización, proporcionando una capacidad dinámica y en tiempo real para que el personal capte y aplique y el conocimiento.
  • Uso activo del conocimiento en todos los niveles de la organización para mejorar la eficacia de los programas y acciones de desarrollo.
  • Avances en eficiencia cuantificables: un sistema de evaluación del personal simplificado que tome menos tiempo, y procesos de adquisiciones simplificados y racionalizados.
  • Productos de comunicación más claros y simples