UNDP DOMESTIC VIOLENCE APP DHARAVI JUNE 2015
En todo el mundo y en todos los países, las mujeres y las niñas todavía luchan por gozar plenamente de sus derechos humanos, incluso por ser consideradas como seres humanos. Foto: PNUD

 

Los seres humanos nacen libres e iguales, tanto en derechos como en dignidad. Este es el principio fundamental proclamado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948.

Un 10 de diciembre de hace casi 70 años, las Naciones Unidas adoptaron la Declaración Universal de Derechos Humanos, primera afirmación de la “más alta aspiración de las personas comunes”, incluyendo la “promoción del respeto universal y el cumplimiento de los derechos humanos y de las libertades fundamentales”, y “… un mundo en el que los seres humanos gocen de libertad de expresión y de creencias, que vivan libres de miedo y teniendo las necesidades básicas cubiertas”.

En este Día de los Derechos Humanos, último día de la campaña mundial 16 Días de activismo contra la violencia de género, reafirmamos las arraigadas conexiones entre el derecho a vivir sin miedo, sin pasar necesidades y eliminando la violencia de género, y decimos: Es hora de cambiar el curso de la violencia contra las mujeres y de ponerle fin.

El creciente movimiento por parte de las mujeres y de los hombres en aras de terminar con la impunidad de los abusos sexuales y de crear conciencia de sus consecuencias perdurables, nos ha mostrado cómo la determinación para el cambio se origina en la concientización. Además, con la unidad del propósito se consigue la fuerza de conseguirlo.

La Declaración enfatiza la inclusión del esfuerzo, incluyendo “a todas las personas y todos los órganos de la sociedad” en la meta por garantizar el cumplimiento de los derechos. Reconocemos el valor de los ciudadanos comunes que hacen cosas extraordinarias —tanto mujeres como hombres— que se arriesgan defendiendo los derechos y el acceso a la justicia, así como de la sociedad civil y de los medios que amplifican esos llamamientos y hacen mucho por hacer que los gobiernos observen los estándares más altos.

En todo el mundo y en todos los países, las mujeres y las niñas todavía luchan por gozar plenamente de sus derechos humanos, incluso por ser consideradas como seres humanos. La violencia contra las mujeres y las niñas quizá es la manifestación más evidente de los profundos desequilibrios de poder en nuestras sociedades y de las vulnerabilidades y limitaciones que los acompañan, en especial para los más marginados y sobre todo en contextos de crisis, cuando la vulnerabilidad está en su punto máximo y la protección en su nivel más bajo. Defender los derechos de las mujeres y de las niñas significa comprender y atender esos efectos de manera holística.

En el mundo, una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia física o sexual, muy a menudo por parte de un compañero íntimo. Casi 750 millones de mujeres y niñas vivas hoy se casaron antes de cumplir los 18 años, y más de 200 millones han experimentado la mutilación genital femenina. Más del 70 por ciento de todas las víctimas de tráfico humano del mundo son mujeres y niñas, y tres de cuatro de esas mujeres y niñas traficadas han sido violadas. Esto debe terminar.

Hoy nosotros, los directores ejecutivos del PNUD, UNFPA y ONU Mujeres hacemos un llamamiento conjunto para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas y para garantizar todos los derechos, incluso los derechos reproductivos, para todas las mujeres del mundo.

Sabemos qué debe hacerse. La Declaración plasmó los principios fundamentales de igualdad, no discriminación, participación y rendición de cuentas para garantizar que las mujeres gocen plenamente de sus derechos humanos. Ello significa trabajar para abolir las más de 155 leyes que discriminan contra las mujeres, promulgando nuevas leyes que garanticen su igualdad y empoderamiento. Significa centrarse en la prevención de la violencia trabajando con los jueces, la policía y los hombres, así como con las organizaciones de mujeres y grupos de jóvenes, eliminando estereotipos y actitudes discriminatorias. Significa apoyar los servicios para las sobrevivientes de la violencia, incluidos espacios seguros y apoyo psicológico en los contextos humanitarios y frágiles. En conjunto llegamos a millones de mujeres y niñas, hombres y niños, con el mensaje de que la violencia sexual y de género nunca es aceptable, y es destructiva tanto para el potencial de nuestra sociedad como de las personas. 

La ONU también trabaja sobre los derechos de nuevas maneras en varios sectores y ofrece esperanza. En septiembre ayudamos a crear la Iniciativa Spotlight, un esfuerzo de colaboración con la Unión Europea para eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas para 2030, en cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Se centra en especial sobre la violencia doméstica y familiar, la violencia sexual y de género y otras prácticas dañinas, el feminicidio, el tráfico de los seres humanos y la explotación laboral. A través de esta iniciativa trabajaremos conjuntamente con los sectores público y privado para fortalecer las leyes y garantizar su cumplimiento, para cambiar las normas sociales que apuntalan y perpetúan esos abusos y para apoyar el empoderamiento de las mujeres.

Al reclamar los mismos derechos para todas las personas, la Declaración Universal de Drechos Humanos echó las bases de un mundo basado en los mismos derechos y oportunidades para las mujeres, los hombres, las niñas y los niños. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible tiene como objetivo completar el proceso en menos de 13 años. Su concepto esencial de no dejar a nadie atrás es, en última instancia, una promesa para y por los que gozan de los derechos, y una poderosa obligación  para los garantes de los mismos. Será necesario que todos trabajemos juntos para garantizar que esos derechos se cumplan integralmente, de manera que sean gozados por todos.

 

Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

Dr. Natalia Kanem, Directora Ejecutiva del UNFPA.

Achim Steiner, Administrator del PNUD.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Singapur centro de políticas globales
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe