Todas las formas de acoso sexual y de explotación y abuso sexuales son absolutamente inaceptables. Estos comportamientos no tienen cabida en el PNUD, y no representan lo que somos. Tolerancia cero significa exactamente eso. Incluso un caso, en cualquier parte, es demasiado.

Es nuestra prioridad colectiva prevenir este tipo de comportamiento abominable y apoyar a las personas afectadas. Debemos garantizar que toda denuncia de acoso sexual y de explotación y abusos sexuales sea tratada de manera rápida, adecuada y eficaz.

El Administrador del PNUD ha creado un Grupo de Trabajo sobre acoso sexual dirigido por la Junta Ejecutiva del PNUD para revisar las políticas y procedimientos del PNUD sobre acoso sexual, a fin de asegurar que los funcionarios y otros miembros del personal que han sido víctimas o testigos de acoso sexual se sientan seguros y empoderados para hablar al respecto.

Como resultado de la labor del Grupo de Trabajo, el PNUD está fortaleciendo aún más su política sobre hostigamiento en el lugar de trabajo, acoso sexual, discriminación y abuso de autoridad, así como la política de protección contra represalias, haciendo más hincapié en la cuestión del acoso sexual y garantizando que nuestro enfoque sea más sólido que nunca.

También estamos revisando nuestros procedimientos, incluso examinando la posibilidad de iniciar un proceso independiente de denuncias de acoso sexual y la creación de mecanismos que fortalezcan nuestra capacidad de investigación. Este trabajo debe estar listo en las próximas semanas.

Sin embargo, podemos hacer aún más. Si bien son importantes para establecer las normas básicas, las buenas políticas no son suficientes para impulsar un cambio en la cultura del PNUD.

Sabemos que enfrentamos un déficit de denuncias debido a causas conocidas: el personal teme a las represalias, o no cree que se vaya a hacer nada.

El PNUD está decidido a cambiar radicalmente esta dinámica, a fin de que todo miembro del personal (en cualquier ciudad, aldea o puesto fronterizo) se sienta seguro al hablar y confíe en que toda denuncia de acoso sexual y de explotación y abusos sexuales será tratada con justicia y prontitud.

La prevención ocupa el centro de nuestros esfuerzos encaminados a enfrentar el acoso sexual y la explotación y abusos sexuales, y la clave de la prevención es la educación y la sensibilización. Durante las próximas semanas y meses tendrán lugar una serie de iniciativas orientadas a impulsar este cambio, entre las que figuran:

-        Una amplia campaña de difusión en todo el PNUD para sensibilizar en torno a la política y procesos revisados y recordar a todo el personal del PNUD sus responsabilidades, incluida la importancia de tomar los cursos de capacitación obligatorios relativos a este tema;

-        Identificación de líderes de todos los niveles de la organización para alentar al personal a hablar sobre el acoso sexual en el lugar de trabajo y la explotación y abusos sexuales e identificar formas de crear un entorno más seguro y más abierto.  

-        Divulgación a gerentes y supervisores en particular, asegurando que cuenten con la orientación y el apoyo necesarios para prevenir, identificar y tratar estas cuestiones. Ellos son la clave para fomentar un entorno seguro y armonioso, libre de prejuicios, discriminación e intimidación.

-        Todos los directores y jefes de oficinas tendrán ahora que entregar anualmente un certificado confirmando que han cumplido sus responsabilidades en virtud de la política revisada sobre hostigamiento en el lugar de trabajo, acoso sexual, discriminación y abuso de autoridad, incluida la ejecución de un Plan de acción para la prevención del acoso sexual y la explotación y abusos sexuales.

El PNUD asume el compromiso de ofrecer un entorno laboral armonioso basado en respeto mutuo, dignidad y apoyo. Este es un tema que ha estado oculto durante demasiado tiempo: debemos, y conseguiremos, confrontarlo directamente.

UNDP Around the world

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe