El deterioro del medio ambiente pone en peligro los avances mundiales a favor de los más pobres

02-nov-2011

Foto: ©PNUD/Arantxa Cedillo

  • La falta de acción contra el cambio climático y la destrucción de los hábitats naturales ponen en peligro los adelantos en materia de salud eingresos en los países en desarrollo
  • El Informe muestra los vínculos entre la desigualdad de género e ingresos y el deterioro del medioambiente

Copenhague —Las proyecciones del Informe sobre Desarrollo Humano de 2011, publicado hoy por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), indican que los avances en los países más pobres del mundo podrían frenarse o retroceder si no se toman medidas decididas para frenar el cambio climático, evitar la degradación del medioambiente y reducir las profundas desigualdades entre las naciones y al interior de ellas.

El Informe titulado Sostenibilidad y equidad: Un mejor futuro para todos, señala que para conseguir la sostenibilidad medioambiental de manera más justa y eficaz es necesario abordar las desigualdades en acceso a salud, educación, ingresos y por razón de género en conjunto con las medidas que se aplican en todo el mundo para impulsar la producción de energía y la protección de los ecosistemas. La Administradora del PNUD, Helen Clark, presentó el Informe hoy en la ciudad de Copenhague, acompañada de la Primera Ministra de Dinamarca, Helle Thorning-Schmidt, cuyo gobierno se ha comprometido a reducir las emisiones de dióxido de carbono en 40% en los próximos 10 años.

Mientras la comunidad internacional se prepara para la histórica Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, que se celebrará en junio de 2012 en Río de Janeiro, el Informe subraya que, en el fondo, la sostenibilidad es básicamente un tema de justicia social, tanto para nuestra generación como para las venideras.

“La sostenibilidad no es solo, ni en primera instancia, un tema ambiental, como se argumenta tan convincentemente en este Informe”, dice Helen Clark en el prólogo. “Se trata, sobre todo, de la forma en que elegimos vivir nuestra vida, conscientes de que todo lo que hacemos tiene consecuencias para los 7.000 millones de habitantes del planeta, así como para los miles de millones que vendrán en los próximos siglos”.

Desde 1990, el PNUD ha encargado cada año la elaboración independiente de los Informes sobre Desarrollo Humano. En esa ocasión también se dio a conocer el Índice de Desarrollo Humano (IDH), una medida compuesta de la situación de los países en materia de salud, educación e ingresos. Este indicador cuestionó por primera vez las medidas del crecimiento nacional que se basan exclusivamente en criterios económicos y con ella, la institución hizo un llamado a medir periódicamente los avances mundiales en la calidad de vida de las personas.

Entre 1970 y 2010, las naciones que se ubicaban en el 25% inferior de la clasificación de países avanzaron en la escala del IDH en un notorio 82%, es decir, duplicaron el promedio mundial. El Informe destaca que si en los próximos 40 años se mantuviera el ritmo de avance de las cuatro décadas anteriores, la gran mayoría de los países alcanzaría en 2050 un nivel de IDH igual o mejor del que disfrutan hoy los países que se ubican en el 25% superior de la clasificación. Esto supone un adelanto extraordinario en desarrollo humano mundial en menos de un siglo. Sin embargo, la creciente amenaza al medioambiente mundial podría frenar abruptamente estas tendencias positivas hacia la mitad de este siglo. El Informe señala que las personas que viven en los países más pobres corren un riesgo desproporcionado de sufrir por las catástrofes relacionadas con el clima, como sequías e inundaciones, y por la exposición a la contaminación del aire y del agua.

Sostenibilidad y justicia social

A pesar de los adelantos conseguidos en desarrollo humano en los años más recientes, la distribución del ingreso ha empeorado, todavía persisten graves desigualdades entre hombres y mujeres y el acelerado deterioro del medioambiente impone una “carga doble de privación” en las familias y comunidades más pobres del planeta, advierte el Informe. La mitad de todos los casos de desnutrición del mundo se debe a factores medioambientales, como la contaminación del agua y la escasez de alimentos producto de las sequías. Según el Informe, esto perpetúa un círculo vicioso de empobrecimiento y daño ecológico.

El Informe también insiste en que una buena calidad de vida no tiene por qué ir siempre acompañada de un alto consumo de carbono y pone como ejemplo a algunos de los países más ricos, donde si bien las emisiones de dióxido de carbono han estado estrechamente relacionadas con el crecimiento del ingreso nacional en las últimas décadas, el consumo de combustibles fósiles no está correlacionado con otras medidas del desarrollo humano, como la esperanza de vida o la educación. De hecho, muchas naciones industriales avanzadas están consiguiendo reducir su huella de carbono sin perjudicar su crecimiento.

“El crecimiento impulsado por el consumo de combustibles fósiles no es un prerequisito para una mejor vida en términos de desarrollo humano”, precisa Helen Clark. “Las inversiones que mejoran la equidad ─por ejemplo en cuanto a acceso a energía renovable, agua y saneamiento, y salud reproductiva─ pueden mejorar tanto la sostenibilidad como el desarrollo humano”.

El Informe propone que la prestación de electrificación para las 1.500 millones de personas que hoy carecen de este servicio se haga de manera asequible y sostenible, sin un aumento significativo en las emisiones de carbono. Según el texto, la iniciativa de “Acceso universal a energía”, que cuenta con el respaldo de la ONU, podría concretarse con inversiones del orden de una octava parte de los fondos que actualmente se destinan a subvencionar el uso de combustibles fósiles, que bordearon los 312.000 millones de dólares en 2009. El Informe se une a las voces que instan a considerar urgentemente un impuesto a las transferencias de divisas u otros cargos a las transacciones financieras internacionales para solventar la lucha contra el cambio climático y la pobreza extrema. Por ejemplo, se calcula que la aplicación de un impuesto de apenas el 0,005% al comercio internacional de divisas podría contribuir a reunir 40.000 millones de dólares cada año o más. Esto avivaría significativamente el flujo de ayuda dirigida a los países más pobres, que ascendió a 130.000 millones de dólares en 2010, en un momento en que la financiación del desarrollo languidece debido a la crisis financiera mundial.

“Este impuesto permitiría que aquellos que más han ganado con la globalización ayuden a los que menos beneficio obtienen de ella”, sostiene el Informe y calcula que cada año se necesitan unos 105.000 millones de dólares solo para financiar las tareas de adaptación al cambio climático, especialmente en Asia Meridional y África Subsahariana.

El Informe examina algunos factores sociales que no siempre están asociados con la sostenibilidad medioambiental:

  • La expansión de los derechos reproductivos, al acceso a atención de salud y a anticonceptivos abrirían un nuevo frente en la lucha contra la desigualdad de género y la pobreza, arguye el Informe. Los derechos reproductivos pueden contribuir a reducir la presión sobre el medioambiente, ya que ralentizarían el crecimiento demográfico mundial en un momento en que se espera que la población del planeta aumente de 7.000 millones a 9.300 millones en los próximos 40 años.
  • El Informe también subraya que los organismos de control y los que velan por la transparencia, ya sean oficiales o independientes, como los medios de comunicación, la sociedad civil y los tribunales de justicia, juegan un papel crucial en fomentar la participación ciudadana en la formulación de políticas ambientales. En el mundo, unas 120 Constituciones nacionales consagran la protección del medioambiente, pero en muchos países no se fiscaliza el cumplimiento de estas disposiciones.
  • El Informe acentúa que urge tomar medidas audaces a favor del desarrollo sostenible en el plano mundial, pero que las iniciativas locales en apoyo a las comunidades más pobres también pueden ser muy eficaces en función de los costos y beneficiosas para el medioambiente. Por ejemplo, en India, la Ley de garantía del empleo rural, costó alrededor de 0,5% del PIB en 2009 y benefició a unos 45 millones de familias, es decir, a una décima parte de la fuerza laboral del país. Los programas Bolsa Familia, en Brasil, y Oportunidades, en México, cuestan alrededor de 0,4% del PIB nacional pero proporcionan una red de protección social para casi la quinta parte de la población de cada país.

Los autores del Informe predicen que el deterioro descontrolado del medioambiente, desde las sequías en África Subsahariana hasta el aumento del nivel del mar que inundaría a países de litoral bajo como Bangladesh, podría además causar alzas en el precio de los alimentos de hasta 50% y revertir los esfuerzos que actualmente apuntan a expandir el acceso a agua, saneamiento y energía de miles de millones de personas, especialmente en Asia Meridional y África Subsahariana.

En 2050 y de cumplirse el escenario de “desafío medioambiental” que tiene en cuenta el efecto perjudicial del calentamiento global en la producción de alimentos y en la contaminación, el IDH promedio sería 12% inferior en Asia Meridional y África Subsahariana que en otro escenario de deterioro medioambiental. Sin embargo, las proyecciones más pesimistas de “catástrofe medioambiental” ─vasta deforestación, pérdida drástica de la biodiversidad y aumento de los fenómenos climáticos extremos─ predicen una disminución del IDH mundial de 15% en relación con la proyección base para 2050. Como es de esperar, los efectos más perniciosos seharán sentir en las regiones más pobres.

El deterioro del medioambiente podría poner fin a décadas de esfuerzos destinados a expandir el acceso a agua saneamiento y electricidad en las comunidades más pobres. “Estas privaciones absolutas, que ya son importantes en sí mismas, son además una violación flagrante de los derechos humanos”, concluyen los autores.

SOBRE ESTE INFORME: El Informe sobre Desarrollo Humano es una publicación editada de manera independiente por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Puede descargar de manera gratuita la edición de 2011 del Informe, disponible en 10 idiomas, otros recursos de referencia sobre los índices y análisis regionales específicos en: http://hdr.undp.org.

Información de contacto:

Nueva York
(Mr) William Orme
Tel: +1 212 906 6763
Cell: +1 917 607 1026
william.orme@undp.org

(Ms) Carolina Azevedo
Tel.: +1 212 906 6127
Cell: +1 917 213 0617
carolina.azevedo@undp.org

(Ms) Botagoz Abdreyeva
Tel: +1 212 906 3690
botagoz.abdreyeva@undp.org

Bangkok
(Ms) Cherie Hart
Tel: +662 288 304 9100 Ext. 2133
Cell: +66 8 1 918 1564
cherie.hart@undp.org

Ginebra y Paris
(Mr) Adam Rogers
Tel: +41 22 9178541
Cell: +41 798490679
adam.rogers@undp.org

Bruselas
(Mr) Laurent Standaert
Tel: +32 2 504 90 50
Cell: +32 485 16 68 38
laurent.standaert@undp.org

Oslo
Trygve Olfarnes
Tel: +47 2212 1613
Cell: +47 9415 6028
Trygve.olfarnes@undp.org

Copenhague
(Ms) Mette Fjalland
Tel: +45 3546 7154
Cell: +45 5183 6228
Mette.fjalland@undp.org

Stockholmo
(Ms) Monica Lorensson
Tel: +46 (0)8 545 232 50
Cell: +46 (0) 768 83 96 56
monica.lorensson@undp.org

Tokyo
(Mr) Toshiya Nishigori
Tel. +81 3 5467 4875
Cell: +81 90 7200 3295
toshiya.nishigori@undp.org

Nueva Delhi
(Ms) Surekha Subarwal
Tel.: +91 11 46532346
Cell: +91 98 10153924
surekha.subarwal@undp.org 

Johannesburg
(Ms) Maureen Mundea
Tel.: +27 11 6035513
Cell: +27 716718734
maureen.mundea@undp.org

Dakar
(Ms) Maimouna Mills
Tel.: +221 33 869 0653
Cell: +221 77 529 12 98
Maimouna.mills@undp.org

Cairo
(Mr) Noeman M M AlSayyad
Tel: +20 2 27 70 22 42
Cell: +20 10 181 187 6
noeman.alSayyad@undp.org

Bratislava
(Mr) Zoran Stevanovic
Tel.: +421 2 59 337 428
Cell: +421 908 729 846
zoran.stevanovic@undp.org

Panamá
(Mr) Pablo Basz
Tel: +507 305 4864
Cell: +507 6674 2224
pablo.basz@undp.org

Washington, D.C.
(Ms) Sarah Jackson-Han
Tel.: +1 202 331 9130
Cell: +1 202 674 7442
sarah.jackson-han@undp.org

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe