China: se necesita encarar el cambio climático y la degradación del medio ambiente

15-abr-2010

Beijing ―Según el último Informe de Desarrollo Humano en China, si no se abordan adecuadamente los impactos negativos del cambio climático y la degradación del medio ambiente en ese país, existe el peligro que se reviertan tres décadas de avances sociales y económicos. La alternativa más estratégica que tiene China es encaminarse hacia el desarrollo bajo en carbono que preserve y aumente sus logros en términos de desarrollo humano en los próximos años, según una publicación encargada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en asociación con la Universidad Renmin de China.

Presentado en los días previos a la charla sobre clima, China and a Sustainable Future, Towards a Low Carbon Economy and Society (China y un futuro sostenible, hacia una economía y sociedad con baja emisión de carbono),planificada en Washington este mes, el informees innovador en cuanto vincula el crecimiento económico, las emisiones de carbono y el desarrollo humano en China. Ofrece opciones de políticas para un país que observará la migración de 350 millones de chinos rurales hacia las zonas urbanas en las próximas dos décadas.  

“China se encuentra en una coyuntura crucial, el modelo de crecimiento sin cambios no es suficiente para los desafíos y presiones emergentes del país,” dice Khalid Malik, Coordinador Residente del Sistema de la ONU y Representante Residente del PNUD en China. “El cambio de senda conducente al desarrollo bajo en carbono es fundamental en la medida que China busca un equilibrio entre un mayor desarrollo económico y la sostenibilidad ambiental, y la necesidad de responder a la amenaza del cambio climático,” continuó.

“La mayor parte de los bienes que consumen energía necesarios desde hoy a 2020 aún deben ser producidos,” concluye el informe. “El éxito de China para encaminarse hacia el desarrollo bajo en carbono dependerá de los tipos de inversiones, selección de tecnologías y decisiones organizativas que se hagan en el futuro.”

A medida que aumenta la tasa de urbanización, el país “necesitará introducir y aplicar estándares estrictos de eficiencia energética para los edificios y artefactos eléctricos, reduciendo las emisiones de carbono del sector residencial,” continúa la publicación. También necesitará “desarrollar vigorosamente el transporte público masivo para prevenir un aumento masivo de la demanda de energía y emisiones de carbono del sector transporte.”

Además, “las disparidades en emisiones de carbono entre las provincias, correspondientes a un desarrollo económico, estructura de la economía, nivel de tecnología y estrategias económicas regionales diferentes requieren diversos objetivos de políticas y prioridades en todo el país”.

Antes de la Cumbre de la ONU el año pasado en Copenhague, China se comprometió a reducir sus emisiones de dióxido de carbono por unidad de GDP en 40-45 por ciento para 2020. La publicación argumenta que China “no tiene otra alternativa” que tomar la senda de bajo carbono cuando defina las agendas de desarrollo social y económico. Los autores afirman que el modelo bajo en carbono puede traer riesgos temporarios tales como pérdidas de empleo, precios más elevados y disminución del ingreso fiscal. Las ventajas pueden incluir oportunidades de trabajo verde, mayor competitividad en nuevas tecnologías, innovación tecnológica, mayor posicionamiento en el mundo, y menor daño a la salud humana y la protección de ecosistemas vitales.

El informe indica que las políticas chinas de bajo carbono deberían ser utilizadas para promover la transformación del crecimiento económico y actualización industrial. Esto significa “acelerar la eliminación gradual de producción, equipos, industrias y productos obsoletos.”Urge el desarrollo de energía baja en carbono, tales como biomasa y energía solar, y darle prioridad al ahorro de energía en los procesos de producción y construcción. Además, el país “necesita hacer más esfuerzos de capacitación, construcción institucional, investigación y desarrollo (I&D) y supervisión en el área de baja emisión de carbono,” se afirma en la publicación.

El informe alienta a “preparar el terreno para la introducción de un sistema de canje de bonos de carbono en el mediano y largo plazo, teniendo como base una meta de intensidad nacional de carbono, y en un sistema mejorado de monitoreo y aplicación normativa.” También recomienda “establecer un sistema fuerte y verosímil para la contabilidad y estadísticas de emisión de gases de efecto invernadero (GEI) y como base para la formulación de políticas así como para el monitoreo y la aplicación normativa.”

Los autores sugieren fortalecer la coordinación e integración de políticas que abordan la reducción de la pobreza, reducción de emisión de GEI y adaptación al cambio climático. Además, se necesitan políticas fiscales y otras para atraer al talento técnico y de gestión y promover la innovación. El informe esboza la necesidad de mejorar los programas de educación sobre ahorro de energía y reducción de emisiones para concientizar al público sobre los beneficios de una senda conducente a un bajo nivel de carbono y un cambio hacia estilos de vida sostenibles.

Información de contacto

En Beijing: We Zhang, +86139 1007 3809; wei.zhang@undp.org 
En Bangkok: Cherie Hart, +66 8 1 918 1564, cherie.hart@undp.org

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe