Somalia: 2,3 millones de personas continúan en situación de crisis, a pesar del fin de la hambruna

03-feb-2012

Nairobi, Kenya  – La combinación de asistencia humanitaria a gran escala y de una cosecha excepcional ha contribuido a aliviar la situación de hambruna en Somalia, pero la interrupción de la asistencia pondría en riesgo los avances conseguidos, según indica el análisis publicado hoy por el Food and Agricultural Organisation’s Food Security and Nutrition Analysis Unit (FSNAU) y la Red de Sistemas de Alerta Temprana Contra la Hambruna (FEWS NET por sus siglas en inglés)

"Las mejoras son frágiles, y sin un apoyo continuo, se invertirán", dijo Mark Bowden, Coordinador de las Operaciones Humanitarias de las Naciones Unidas en Somalia, quien también trabaja como Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Los últimos datos muestran que 2,34 millones de somalíes todavía necesitan asistencia imprescindible para la vida. En las zonas meridionales del país, 1,7 millones de personas necesitan alimentos, agua potable, vivienda y otras ayudas para poder sobrevivir. La mortalidad sigue siendo una de las más altas del mundo.

"Debemos cambiar el enfoque, de ofrecer ayuda temporal durante lo peor de la crisis a centrar nuestra asistencia en salvar vidas, y, al mismo tiempo, enfocar nuestros esfuerzos en incrementar la capacidad de las personas para enfrentar futuras sequías, y así, reducir su dependencia de la ayuda", afirmó Bowden. "Después del mes de agosto, la recuperación sólo será posible si se produce una buena temporada de lluvias y si otros factores externos, como los conflictos, no obstaculizan el progreso logrado hasta ahora".

El pasado diciembre, la ONU puso en marcha la solicitud de 1,5 millones de dólares para ofrecer asistencia de emergencia y así  ayudar a millones de personas en Somalia durante el año 2012, a través de los principios de recuperación temprana incluidos en el programa con el objetivo de acortar el período de emergencia e incrementar la resiliencia.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) continúa trabajando en las actividades de generación de ingresos para emergencias y de reconstrucción de la infraestructura a través de iniciativas de “dinero por trabajo”. También nos centraremos en la protección de grupos vulnerables, incluidas las mujeres, especialmente en la capital, Mogadiscio.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe