Modernización de los pozos en Siria ofrece solución contra la sequía

09-jul-2010

Un innovador enfoque en la gestión del suministro de agua en Siria está dando alivio aproximadamente a 18.000 personas afectadas por una larga sequía que ya dura tres años.

El PNUD y sus socios están modernizando el viejo sistema de abastecimiento localizado bajo las áridas tierras del noreste del país, donde las restricciones de agua han provocado un éxodo masivo de la población en años recientes.

Más de un millón de personas, que ya viven próximas al umbral de pobreza por sus bajos ingresos, se han visto afectadas por los efectos de una sequía que ha empujado a decenas de miles de familias hacia asentamientos urbanos como Alepo, Damasco y Deir ez Zor.

En 2009, el Gobierno de Siria, la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo y el PNUD iniciaron la rehabilitación de los pozos de origen romano y árabe que fueron construidos hace 2000 años.

De los noventa y cinco pozos inspeccionados, hasta la fecha se han renovado, o están en proceso de renovación, 35, lo que ha beneficiado a 18.000 personas y al ganado de la zona.

La rehabilitación de un pozo exige limpiar y extraer mediante bombeo el agua estancada, ensancharlo y profundizarlo para aumentar su capacidad, analizar la calidad del agua y, finalmente, traspasarlo a las autoridades y comunidades locales.

El noreste de Siria es la región más pobre del país. Comprar el agua a cisternas privadas a un coste de 2000 SYP/mes (aproximadamente unos USD40) suponía una carga económica muy pesada para la población.

Para quienes antes no podían permitirse ese gasto, la renovación de los pozos les permite ahora tener acceso al agua potable y les proporciona una indudable mejora en su calidad de vida.

Además, estos pozos contribuyen a un desarrollo local sostenible y respetuoso con el medio ambiente, protegen los modos de vida tradicionales y reducen la presión que tienen los habitantes rurales de emigrar a los centros urbanos, una decisión que puede tener devastadores impactos sociales y económicos.

La escasez de agua es uno de los problemas más acuciantes a que se enfrenta actualmente el mundo, especialmente en Oriente Medio, una región en que las poblaciones siguen creciendo pero los recursos de agua potable decrecen rápidamente.

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe