6 Mejorar la salud materna

Lograr una buena salud materna requiere contar con servicios de salud reproductiva de alta calidad y con una serie de intervenciones bien sincronizadas para asegurar que la mujer sigue un camino seguro hacia la maternidad. El no hacerlo provoca cientos de miles de muertes innecesarias año tras año, lo cual es un triste recordatorio del bajo estatus asignado a las mujeres en muchas sociedades.

Tasa de mortalidad materna, 1990 y 2010 (muertes de madres por cada 100.000 niños nacidos vivos, mujeres de 15 a 49 años)
(Fuente: Informe ODM 2013)

Bar Chart
  • La mortalidad materna ha disminuido en Asia oriental, África septentrional y Asia meridional en casi dos tercios.
  • Solo la mitad de las embarazadas de las regiones en desarrollo recibe los cuidados prenatales recomendados, que comprenden un mínimo de cuatro consultas médicas antes del parto.
  • Aproximadamente 140 millones de mujeres de todo el mundo, casadas o en relación de pareja, declaran querer evitar el embarazo o demorarlo, aunque no están usando métodos anticonceptivos.

Lee más avances en el Informe 2013 sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Nuestras historias

  • El PNUD en Eritrea

    Reducción de la mortalidad materna en Eritrea

    Eritrea llegó a alcanzar la mayor tasa de mortalidad materna en el mundo, con cerca de 1.400 muertes por cada 100.000 nacimientos. El 80% de los partos en Eritrea se produce sin un médico o una matrona cualificada. Más

¿Cómo vamos?

Desde 1990, la mortalidad materna se ha reducido casi a la mitad, pero los niveles están muy lejos del objetivo fijado para 2015. Se calcula que durante 2010 se produjeron en todo el mundo 287.000 muertes maternas, lo que significa un descenso del 47% desde 1990.

  • En 2010, en África subsahariana (56%) y Asia meridional (29%) se produjo el 85% de las muertes, con un total de 245.000. La cantidad de muertes maternas por cada 100.000 niños nacidos vivos (tasa de mortalidad materna) también bajó a 240 en 2010 en las regiones en desarrollo en su conjunto, que en 1990 había sido de 440.
  • A pesar de ello, la tasa de mortalidad materna en las regiones en desarrollo fue 15 veces más alta que en las regiones desarrolladas. En el extremo más alto, África subsahariana tuvo una tasa de 500 en 2010; en el extremo más bajo de la escala, entre las regiones en desarrollo, Asia oriental tuvo una tasa de apenas 37 muertes por cada 100.000 niños nacidos vivos. África subsahariana tuvo también el porcentaje más alto de muertas maternas atribuidas al VIH: un 10%, seguida por la subregión del Caribe, con un 6%. De las 19.000 muertes ocurridas en el mundo y atribuidas a “muertes maternas indirectas relacionadas con el SIDA”, 17.000 (91%) ocurrieron en África subsahariana.

En los países en desarrollo, casi las dos terceras partes de los partos son atendidos por personal de salud cualificado. En las regiones en desarrollo en su conjunto, el porcentaje de partos asistidos por personal de salud cualificado aumentó del 55% en 1990 al 65% en 2010.

  • En todas las regiones en desarrollo han aumentado los cuidados prenatales de las embarazadas Afortunadamente, el grado de atención ha aumentado aceleradamente durante la última década en Asia meridional, África septentrional y Asia occidental. En el sudeste asiático, Asia oriental y América Latina, donde en 2000 se había logrado una alta tasa de cobertura (alrededor de 90%), los avances se han ralentizado.

Más embarazadas están recibiendo atención con la frecuencia recomendada, pero en algunas regiones aún hay grandes carencias. La Organización Mundial de la Salud recomienda asistir al menos a cuatro citas de cuidados prenatales que incluyan, como mínimo, el diagnóstico y en su caso el tratamiento de infecciones y la identificación precoz de problemas sintomáticos durante el embarazo.

  • En la mayoría de las regiones en desarrollo se han producido adelantos constantes en este tipo de cobertura, sobre todo en África septentrional y en Asia meridional, desde 2000.
  • Aun así, en 2010 casi la mitad de las embarazadas de las regiones en desarrollo no asistía a la cantidad de citas prenatales recomendadas. En África subsahariana el porcentaje de embarazadas que asistió a suficientes citas disminuyó con respecto a 1990. Además de ello, los datos de asistencia a las citas no reflejan el factor crucial de la calidad de la atención, que es muy difícil de medir.

En la mayoría de las regiones hay menos adolescentes que tienen hijos, pero los avances se han ralentizado. Un parto a edad muy temprana acarrea mayores riesgos para la salud, tanto de las madres como de sus bebés. Estos partos también están vinculados con consecuencias concomitantes, como la pobreza y el bajo nivel educativo.

  • El África subsahariana sigue teniendo la tasa más alta de nacimientos entre adolescentes (120 por cada 1.000 mujeres adolescentes), con cambios apenas perceptibles desde 1990. En América Latina y en el Caribe la tasa de partos de adolescentes sigue siendo también alta, y solo recientemente ha empezado a disminuir.

El gran incremento alcanzado en el uso de métodos anticonceptivos en la década de los noventa no se ha mantenido en las décadas siguientes. El acceso mayor a métodos anticonceptivos seguros, asequibles y eficaces ha permitido más opciones y posibilidades de tomar decisiones responsables en temas de reproducción. El uso de métodos anticonceptivos también ha contribuido a mejorar la salud materna e infantil, al prevenir embarazos no deseados o muy poco espaciados.

  • En 2010, en todas las regiones (salvo África subsahariana y Oceanía) más de la mitad de las mujeres de 15 a 49 años que estaban casadas o que vivían en una relación de pareja utilizaban algún tipo de método anticonceptivo. Las mujeres de África subsahariana tenían el nivel más bajo de uso de métodos anticonceptivos, y la proporción del 25% entre 2001 y 2010 fue menor incluso que el de otras regiones en 1990.

La necesidad no satisfecha de planificación familiar sigue siendo persistentemente alta en regiones con bajo uso de métodos anticonceptivos. En África subsahariana, por ejemplo, una de cada cuatro mujeres en edad fértil y que están casadas o que viven en relación de pareja, no tenían satisfecha en 2010 la necesidad de disponer de algún método anticonceptivo.

La disponibilidad de fondos para la planificación familiar y para los suministros relacionados con ella es clave para cerrar la brecha que existe en el campo de la satisfacción de la demanda de métodos anticonceptivos.  Sin embargo, la ayuda para la planificación familiar (como proporción de la ayuda total para la salud) disminuyó durante la década pasada.

 

1.7 Años
hasta
el 2015

1990 2015
Metas e Indicadores
  1. Reducir en tres cuartas partes la mortalidad materna
    • Meta 5A: Reducir, entre 1990 y 2015, la mortalidad materna en tres cuartas partes
    • 5.1 Tasa de mortalidad maternal
    • 5.2 Porcentaje de partos con asistencia de personal sanitario especializado
  2. Meta 5B: Lograr, para 2015, el acceso universal a la salud reproductiva
    • 5.3 Tasa de uso de anticonceptivos
    • 5.4 Tasa de natalidad entre las adolescentes
    • 5.5 Cobertura de atención prenatal (al menos una visita y al menos cuatro visitas)
    • 5.6 Necesidades insatisfechas en materia de planificación familiar
Combatir la mortalidad materna en Fiji