6 Reducir la mortalidad infantil

La mortalidad infantil está disminuyendo, pero no lo suficientemente rápido como para alcanzar la meta. Aun así, se han realizado avances significativos en la reducción de la mortalidad infantil. Es posible alcanzar el objetivo de supervivencia de los niños si se toman medidas para atacar las causas de mortalidad.

Declives en las tasas de mortalidad de niños menores de 5 años y mortalidad neonatal, 1990-2011 (porcentaje)
(Fuente: Informe ODM 2013)

Bar Chart
  • Desde 1990, la tasa de mortalidad infantil ha disminuido un 41% a nivel mundial: se producen 14.000 muertes infantiles menos por día.
  • Aun así, 6,9 millones de niños menores de 5 años murieron en 2011, en la mayor parte de los casos de enfermedades prevenibles.
  • En África subsahariana, 1 de cada 9 niños muere antes de cumplir los 5 años, más de 16 veces el promedio de muertes de niños en las regiones desarrolladas

Lee más avances en el Informe 2013 sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio

Nuestras historias

¿Cómo vamos?

La mortalidad de los niños menores de 5 años disminuyó en más de un tercio, pero el avance es demasiado lento para alcanzar la meta en 2015

  • Entre 1990 y 2010, cinco de las nueve regiones en desarrollo lograron reducir la mortalidad de menores de 5 años en más de un 50%. África septentrional ya ha alcanzado la meta del Objetivo 4 de Desarrollo del Milenio, pues redujo la tasa de mortalidad infantil en un 67%. Asia oriental está cerca de lograrlo, con un descenso del 63%.
  • África subsahariana y Oceanía han logrado descensos de solo un 30%, menos de la mitad de lo que se necesita para alcanzar la meta. Asia meridional también está retrasada, con un descenso en la tasa de mortalidad infantil del 44% entre 1990 y 2010, lo cual es insuficiente para alcanzar una reducción de dos tercios para 2015.

En los países en desarrollo en conjunto se ha acelerado el avance en cuanto a mortalidad de menores de 5 años.

  • África subsahariana, la región con el nivel más alto de mortalidad de menores de 5 años, ha duplicado su tasa media de reducción, ya que pasó del 1,2% anual entre 1990-2000 al 2,4% en el período 2000-2010. En Asia oriental y en el Cáucaso y Asia central la tasa de reducción se ha acelerado un 59% y un 45% respectivamente.
  • Frente a otras regiones en desarrollo, la proporción mayor de las muertes de menores de 5 años se produce en África subsahariana y en Asia meridional. Los 6,2 millones de muertes de niños menores de 5 años ocurridas en estas regiones en 2010 representan el 82% de ese tipo de muertes en todo el mundo.
  • La mortalidad infantil no ha ido pareja al avance en la reducción de la mortalidad de los menores de 5 años. El porcentaje de muertes neonatales respecto a las de menores de 5 años ha aumentado en todo el mundo; desde un 37% en 1990 a algo más del 40% en 2010. Se prevé que la tendencia continuará, mientras que la mortalidad de menores de 5 años seguirá disminuyendo.
  • En Asia oriental, por ejemplo, esa tasa de mortalidad ha disminuido tanto, que en 2010 la mortalidad neonatal constituyó un 57% o más, y en Asia meridional representó el 50% más que las muertes de menores de 5 años. África subsahariana, que en 2010 tuvo una tasa de mortalidad neonatal de 35 muertes por 1.000 niños nacidos vivos, superior a la de cualquier otra región, ha registrado también en las últimas dos décadas la tasa más baja de mejoría.

La mortalidad suele ser más alta entre los niños de las zonas rurales. Según una encuesta en 82 países, los niños de hogares rurales tienen menos probabilidad de superar los 5 años de vida, en las regiones en desarrollo. En África septentrional, América Latina y el Caribe y gran parte de Asia la disparidad entre zonas rurales y urbanas es más aguda.

Los niños de los hogares pobres tienen casi el doble de probabilidades de morir antes de los 5 años. En las regiones en desarrollo consideradas en conjunto, los niños del 20% de los hogares más pobres tienen casi el doble de probabilidades de morir antes de los cinco años que los niños del 20% de hogares más ricos.

Es posible acelerar el descenso de la mortalidad de menores de 5 años si se promueve la educación y el empoderamiento de las mujeres, se eliminan las barreras económicas y sociales para acceder a servicios básicos, se aumenta la disponibilidad para los pobres de los servicios cruciales y se mejora la rendición de cuentas de los sistemas de salud. Además, un enfoque centrado en la equidad es rentable porque evita más muertes infantiles y casos de desnutrición y expande las acciones clave de salud y nutrición.

Mayor cobertura en la vacunación contra el sarampión está salvando vidas, pero no todas las regiones han mejorado desde 2000.

  • El descenso en la mortalidad por sarampión ha sido una importante contribución a la supervivencia infantil. Los redoblados esfuerzos al respecto han hecho que la mortalidad mundial por sarampión descienda un 74%, que ha pasado de aproximadamente 535.300 muertes en 2000 a 139.300 en 2010.
  • Gracias a la expansión de las vacunaciones de rutina y a las campañas en gran escala, África subsahariana logró la mayor mejora, con un descenso del 85% en las muertes por sarampión entre 2000 y 2010.

1.68 Años
hasta
el 2015

1990 2015
Metas e indicadores
  1. Meta 4A: Reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de los niños menores de 5 años
    • 4.1 Tasa de mortalidad de los niños menores de 5 años
    • 4.2 Tasa de mortalidad infantil
    • 4.3 Porcentaje de niños de 1 año vacunados contra el sarampión