Humanidad Dividida: Cómo Hacer Frente a la Desigualdad en los Países en Desarrollo

29 ene 2014
image

Este informe examina los enfoques conceptuales que se han adoptado en el análisis de la desigualdad y explica por qué es tan importante. De igual modo, también examina las tendencias y causas de la desigualdad en los ingresos y en otros aspectos del bienestar no relacionados. Luego de ilustrar los resultados de una investigación de los puntos de vista de los responsables de la formulación de políticas, concluye con un marco global para hacer frente a la desigualdad en los países en desarrollo.

Mensajes clave

  • La desigualdad profunda socava el desarrollo al obstaculizar el progreso económico, debilitar la vida democrática y amenazar la cohesión social.
  • Durante los últimos dos decenios, la desigualdad de ingresos ha aumentado considerablemente en muchos países.
  • El aumento en la desigualdad de ingresos durante los últimos 20 años ha sido impulsado en gran medida por unos amplios procesos de globalización; aunque las decisiones en política interior también han desempeñado un papel importante.
  • La creciente desigualdad de ingresos no es inevitable; muchos países han logrado contener o reducir la desigualdad de ingresos y, al mismo tiempo, conseguir una tasa de crecimiento sólida.
  • A pesar de algunos indicios de convergencia, las disparidades dentro de un mismo país en educación, salud y nutrición siguen siendo muy altas.
  • La desigualdad de ingresos sigue siendo un impulsor claro de la desigualdad en otros aspectos del bienestar material, aunque otros factores, como la calidad de gobernanza, el gasto social y las normas sociales, también son importantes.
  • La desigualdad de resultados y la desigualdad de oportunidades no pueden tratarse como problemas diferentes; en realidad se trata de dos caras de la misma moneda.
  • Como se demuestra en el caso del género, puede que reducir las brechas en las capacidades clave no sea suficiente para disminuir las desigualdades en otras áreas del bienestar humano, como el acceso a medios de vida y la libertad de acción política.
  • Existe una percepción generalmente aceptada de que el espacio político para la reducción de la desigualdad es muy limitado. No obstante, la experiencia nos demuestra que se puede crear ese espacio político.
  • La redistribución sigue siendo un factor muy importante para la reducción de la desigualdad; aun así, es necesario un cambio hacia patrones de crecimiento más inclusivos a fin de reducir la desigualdad de manera sostenible.
  • Para reducir la desigualdad es necesario abordar las normas culturales que reproducen la desigualdad y reforzar la libertad de acción política de los grupos desfavorecidos.