PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Informe Manteniendo el rumbo: El manejo de los riesgos de corrupción relativos al Cambio Climático

Publicado el 10 abr 2011
image

Resumen

La lucha contra la corrupción y la lucha contra el cambio climático van de la mano. Ambos son obstáculos importantes que entorpecen el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La corrupción destruye la confianza pública, socaba los cimientos de los derechos humanos y la autoridad de la ley, exacerba los conflictos y debilita la igualdad entre los géneros. Los efectos adversos del cambio climático, tales como el colapso de los sistemas agrícolas, la malnutrición, la escasez de agua y desastres naturales cada vez más frecuentes y destructivos, plantean retos de gran envergadura para el desarrollo sostenible y podrían generar un retroceso en los avances logrados hasta el día de hoy.

 

La adaptación al cambio climático y una mitigación sólida pueden ser la clave para el desarrollo humano durante el siglo XXI y los siglos posteriores. No obstante, los retos persisten y podrían ser agravados por la corrupción, al debilitarse los mecanismos de supervisión de las autoridades, y por procesos de decisión no transparentes.

 

Se necesitarán, pues, procesos de financiación transparentes y contables, para lo cual se aprovechará la experiencia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en materia de cambio climático y gobernabilidad con la finalidad de respaldar los esfuerzos realizados. El reforzar los principios de rendición de cuentas, transparencia, integridad y autoridad de la ley en la respuesta al cambio climático sentará las bases para un futuro más equitativo y estable para todos. Este documento oportuno y de calidad, es una contribución a las labores anteriormente descritas