Folleto sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible

28 sep 2015
image

Presentando la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

En el año 2000, 189 naciones del mundo se unieron para enfrentar el futuro.

Y lo que percibieron fue desalentador. Hambrunas. Sequías, Guerras. Plagas. Pobreza. Los problemas perennes del mundo. No sólo en lugares lejanos sino en sus propias ciudades y pueblos. Sabían que las cosas no debían ser así. Sabían que teníamos suficiente comida para alimentar al mundo pero que no estaba siendo compartida.

Sabían que había medicamentos para el VIH y para otras enfermedades, pero que eran muy costosos. Sabían que los terremotos y las inundaciones eran inevitables, pero no así la elevada cantidad de muertos.

También sabían que billones de personas alrededor del mundo compartían la esperanza de un mejor futuro.

Entonces, líderes de estos países formularon un plan llamado los “Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM)”. Este conjunto de 8 objetivos imaginó un futuro en el que la pobreza y el hambre estarían erradicadas después de sólo 15 años. Era un plan ambicioso.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha sido una de las organizaciones líderes gestionando el trabajo para alcanzar los ODM. Con presencia en más de 170 países y territorios, financiamos proyectos que contribuyeron al cumplimiento de los Objetivos. Asimismo, hemos promovido los Objetivos para que personas en todo el mundo sepan cómo hacer su parte. También hemos actuado como “anotador”, ayudando a los países a dar seguimiento y llevar el registro de su progreso.

El progreso en esos 15 años ha sido tremendo. El hambre ha disminuido a la mitad. La pobreza extrema ha disminuido casi a la mitad. Hay más niños yendo a la escuela y menos están muriendo.

Ahora, estos países quieren construir sobre los numerosos logros de los pasados 15 años e ir más allá. El nuevo conjunto de objetivos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aspiran a erradicar la pobreza y el hambre para el año 2030. Líderes mundiales, reconociendo la conexión entre personas y planeta, han fijado objetivos para la tierra, los océanos y las vías fluviales. El mundo está ahora mejor conectado de lo que estaba en el año 2000 y está construyendo un consenso sobre el futuro que queremos.