Niños con un cartel que dice "Salva el mundo"
Jóvenes activistas envían un mensaje a los delegados en la conferencia de cambio climática COP23, en Bonn. Foto: UNFCCC

Cuando el Primer Ministro de Fiji subió al podio en la inauguración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), se podía sentir la tensión en el ambiente. Los delegados de 197 países, la sociedad civil y los medios de comunicación se habían congregado en la sala plenaria para presenciar el inicio de las negociaciones sobre el cambio climático. Todos sabían que las dos semanas serían intensas y el resultado de la COP23 podría impulsar o frenar al Acuerdo de París. Los riesgos no podrían ser mayores.

Solo un mes antes, los huracanes Irma, María y José devastaron el Caribe. Para Fiji, el primer país insular en ser elegido para la Presidencia de la COP, este fue otro recordatorio desgarrador de la realidad del cambio climático. Fiji había sido golpeado por el Ciclón Tropical Winston el año pasado, una tormenta de categoría 5 que se cobró 44 vidas y arrasó un tercio de la economía del país en cuestión de horas. El Primer Ministro de Fiji, en su calidad de Presidente de la COP, hizo énfasis en que el tiempo es esencial y que el resultado de la COP23 debe ayudar a todos aquellos que son vulnerables a los impactos del cambio climático.

La COP23 también enfrentó el mayor desafío político desde la adopción del Acuerdo de París. El pasado mes de junio, el presidente Trump anunció que Estados Unidos, el segundo mayor emisor del mundo, planeaba retirarse del Acuerdo de París. Esto llevó a las negociaciones a una nueva e inesperada fase.

Originalmente, la COP23 estaba destinada a ser una "COP operativa" donde los negociadores elaborarían los detalles de la guía para la implementación del Acuerdo de París. Se esperaba que los delegados debatieran cuestiones tales como la forma en que los países informarán sobre su progreso hacia la implementación de sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) o cuánto apoyo habría disponible para los países en desarrollo a medida que se embarquen en ambiciosas acciones climáticas. En cambio, la realidad es que este año las delegaciones se enfrentaron a una COP altamente politizada, que podría reforzar la solidaridad del Acuerdo de París o abrir una brecha en sus bases del tamaño de los EE. UU.

A pesar de que soy la Asesora Global de Cambio Climático en el PNUD, durante los últimos seis meses he estado trabajando en una asignación detallada como Asesora del Primer Ministro de Fiji en su papel de Presidente de la COP23. Por ello, pude ver de cerca al increíble equipo de Fiji. Ellos sabían lo que estaba en juego y trabajaron incansablemente para asegurar que la COP23 fuera una "COP popular" que reuniera a todos en la unidad para el Acuerdo de París. El Primer Ministro hizo hincapié en que todos los aspectos de la sociedad, los gobiernos, el sector privado, la academia, la sociedad civil y otros, deben trabajar juntos para trazar un nuevo futuro juntos.

Bajo el liderazgo de Fiji, la COP23 logró sus objetivos. El resultado principal fue el “Fiji Momentum for Implementation” que dio pasos hacia el establecimiento de las Pautas de implementación del Acuerdo de París. También se estableció el Diálogo de Facilitación de Talanoa, que evaluará el progreso del mundo a lo largo de 2018 y enfatizó la necesidad de tomar medidas ambiciosas antes de 2020. De forma crítica, la COP23 preserva el impulso del Acuerdo de París. Los países reafirmaron su compromiso con el Acuerdo de París y Siria, el único país que faltaba por firmar, manifestó su compromiso con el acuerdo durante la conferencia.

La conferencia también adoptó el Plan de Acción de Género para avanzar en términos de igualdad de género y cambio climático. Además, se reconoció a la agricultura por primera vez como un sector crítico para la reducción de emisiones y la acción de adaptación. Se estableció que el Adaptation Fund cumplirá el Acuerdo de París, se lanzó el Fiji Clearing House for Risk Transfer, se creó el Suva Expert Forum on Loss and Damage, se promovió la Local and Indigenous People’s Platform y SE lanzó la Alianza Ocean Pathway para fortalecer la acción y la financiación que vincula la acción climática con océanos saludables.

Como siempre, el PNUD estuvo muy activo en la COP23. Se organizaron casi 60 eventos sobre temas clave como la energía, la adaptación, los bosques, la acción comunitaria local, las finanzas, las soluciones basadas en la naturaleza y la cooperación Sur-Sur. El PNUD organizó un pabellón con el tema: "Acelerar la acción sobre el cambio climático: lograr juntos ambiciosas contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) para un futuro sostenible". Estos eventos llegan en un momento crítico para las negociaciones. Dado que las delegaciones están trabajando para actuar lo más urgentemente posible, el PNUD puede proporcionar apoyo técnico, financiero y puede ayudar con la creación de capacidades para cumplir con sus objetivos. La COP23 también vio al PNUD lanzar oficialmente su nuevo “NDC Support Programme”, que, con 42 millones de euros de la UE, Alemania y España, hará que el PNUD ayude a los países a pasar a la acción en el Acuerdo de París.

Las delegaciones pueden estar orgullosas de lo que la COP23 –la primera "COP de la isla"– logró. No solo demostró que un pequeño país insular puede liderar la mayor negociación multilateral en el mundo, sino que también puede mantener el impulso del Acuerdo de París y abogar por medidas urgentes para proteger a todos aquellos que son vulnerables al cambio climático.

Sobre el autor

Cassie Flynn es especialista en políticas para el cambio climático en el PNUD. Síguela en Twitter: @cassie_flynn

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe