Blog


El camino que arranca en París comienza y termina con los medios de comunicación

por

Los medios de comunicación necesitan servir el beneficio de la gente, y compartir la ciencia, historias humanas y los aspectos financiales del cambio climático.

Los medios de comunicación deben servir al bien público esencial y compartir la ciencia, los relatos humanos y los aspectos financieros del cambio climático

Vivimos en un mundo de verdades poco convincentes, umbrales de atención reducidos, prioridades en competencia y fuerzas sociales y políticas cada vez más complicadas. Estas mismas fuerzas amenazan con interrumpir nuestro camino que arranca en París hacia un futuro de bajas emisiones de carbono y resistente al cambio climático. En algún lugar central, a los medios independientes se les asigna la tarea monumental de buscar la verdad y disipar noticias y ciencias falsas.

Y sin embargo, la tarea más importante de los medios de comunicación es construir un consenso sobre el hecho de que si no hacemos algo en relación con el cambio climático amenazamos con hacer fracasar los logros económicos, ambientales y sociales de los últimos 30 años, y crear una gran confusión que las generaciones futuras habrán de resolver. Este es uno de los relatos más importantes del siglo XXI, que sospecho con preocupación que definirá el registro histórico de nuestra sociedad.

Cuando países de todo el mundo se reúnan en noviembre para sostener conversaciones sobre el clima que tendrán lugar en Bonn (Alemania), reafirmarán la necesidad de respetar el Acuerdo de París de mantener la temperatura mundial por debajo de los 2°C y alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de “Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo” para 2030.

En este camino que arranca en París, los miembros de los medios de comunicación deben servir al bien público esencial y compartir la ciencia, los relatos humanos y los aspectos financieros del cambio climático.

Desde mi punto de vista, en los trabajos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el apoyo que brindamos a las comunidades y los gobiernos de todo el mundo para adaptarse al cambio climático, los periodistas tienen un papel

fundamental que desempeñar compartiendo con el público información yconocimientos precisos y esenciales sobre el cambio climático. Para ello, necesitan ampliar la labor que ya se ha iniciado de examinar críticamente y transmitir información sobre cómo las sequías, las inundaciones, el clima extremo, el aumento del nivel del mar y de las temperaturas están afectando a las economías, la salud, la agricultura, el agua y los conflictos.

Los medios también tienen que contemplar cómo el desarrollo humano básico (poner fin a la pobreza y garantizar la seguridad alimentaria) puede ayudarnos en nuestro camino que arranca en París.

Esto es fundamental.

Los medios de comunicación, por supuesto, tienen un papel singular en la difusión de los aspectos humanos del cambio climático. Se trata de comunicar no solo la ciencia, la política o las políticas, sino historias reales sobre personas reales cuyas vidas y medios de subsistencia están siendo afectados.

Pienso en Mohamed Ismail Yasin, que recientemente huyendo de la sequía en Somalia viajó unos 600 kilómetros en pleno desierto hasta encontrar agua. Es evidente que el viaje de Mohamed resalta el riesgo real de la sequía y otros eventos climáticos, especialmente en el mundo en desarrollo donde aspectos como la migración climática, la sequía y las inundaciones terminan con vidas humanas, y socavan los esfuerzos para construir estabilidad y crean nuevos y cada vez más complejos círculos viciosos de pobreza.

Es preciso que los medios de comunicación compartan estas historias de riesgo, pero también han de dar a conocer relatos de esperanza. Al final de su viaje, Mohamed llegó a una presa de arena construida por el gobierno de Somalia. Probablemente le salvó la vida, y sin duda contribuirá a un futuro mejor para su familia.

Sin embargo, la historia de esta sencilla intervención, fuera del alcance de muchos proyectos de grandes costos iniciales, no es sólo una buena historia edificante sobre el viaje de un hombre. Es una historia de cómo la comunidad internacional –a través de la financiación de instituciones financieras internacionales como el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Verde para el Clima– puede unirse para atenuar los riesgos, reducir la migración climática y brindar a personas como Mohamed la esperanza necesaria para construir un futuro mejor.

Mediante una información responsable, los medios de comunicación independientes pueden ayudar a crear las conexiones y recabar el apoyo político necesarios para que las naciones sinteticen políticas con enfoques inteligentes en materia de clima, creen planes nacionales de adaptación eficaces, reduzcan las emisiones de carbono a través de sus contribuciones determinadas a nivel nacional y den lugar a diálogos nacionales vitales que conformen un futuro resistente al cambio climático.

En este sentido, los medios de comunicación sirven como constructores de puentes y difusores de conocimientos para poner en contacto a los actores esenciales que deben reunirse para asegurar que el financiamiento climático internacional se gaste adecuadamente, las acciones climáticas sean efectivas y sostenibles y los diversos niveles de los gobiernos, el sector privado y las comunidades en riesgo puedan colaborar en la construcción del tipo de cambio transformacional necesario para cumplir con las metas establecidas en París.

Por último, el carácter inevitable de pobreza y marginación en que se hallan tantas personas que reciben el impacto del cambio climático, los medios también desempeñan un papel esencial en la difusión de los mensajes y promover la voz de aquellos que no la tienen. Esta responsabilidad de los medios de comunicación no es solo significativa, sino también fundamental.

En una era en que el futuro del mundo puede definirse en 140 caracteres o menos, los medios de comunicación deben dar un paso adelante para enseñarnos, informarnos y dar a conocer las historias invisibles y a menudo silenciosas del cambio climático. El poder de lo colectivo y las alianzas es importante para construir el consenso que tanto necesitamos para crear un futuro resistente al cambio climático y un planeta más verde para las generaciones futuras.

Pradeep Kurukulasuriya Blog post Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Cambio climático Desarrollo sostenible

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe