Blog


¿A quién están dejando atrás América Latina y el Caribe?

Ser afrodescendiente, indígena, LGBTI o persona con discapacidades incide en las oportunidades y posibilidades de ascenso social y económico en la región. Foto: PNUD Perú

Más de 40 países –11 de América Latina y el Caribe– han compartido en un Foro en la ONU en Nueva York el mes pasado sus avances en el cumplimiento de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la nueva agenda para avanzar en lo social, económico y ambiental hasta 2030. El encuentro ha dejado evidente la voluntad política de la región de adoptar y cumplir con esta agenda universal. Presentaron sus avances Argentina, Belice, Brasil, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Perú y Uruguay, a los que sumamos Colombia, México y Venezuela, que compartieron informes en 2016.

Los ODS reconocen la virtud del crecimiento económico inclusivo, sostenible, que respete al medio ambiente y fortalezca los marcos institucionales y normativos. La agenda busca "no dejar a nadie atrás", y admite que el mercado no lo resuelve todo. Esto es fundamental para nuestra región, la más desigual del mundo.

Durante el foro en la ONU el secretario general presentó su informe sobre los ODS, que muestra avances y retos para América Latina y el Caribe. En las dos últimas décadas la región obtuvo logros extraordinarios: la proporción de la población que vive en pobreza extrema (menos de 1,90 dólares diarios) se redujo de un 13,9% (1999) al 5,4% (2013). Además, un 61% de latinoamericanos tenía algún tipo de protección social en 2016.

Pero el informe también revela que seguimos en deuda con ciertos grupos, en especial los jóvenes y las mujeres. Además, ser afrodescendiente, indígena, LGBTI, persona con discapacidades, incide en las oportunidades y posibilidades de ascenso social y económico y en el acceso a servicios en nuestra región, según se detalla en un reciente estudio del PNUD.

Hay desafíos para los jóvenes, en especial los de bajos ingresos. El crecimiento anual del PIB per cápita se ha reducido en la última década y la tasa de desempleo de los jóvenes (17,2) fue casi tres veces superior a la de los adultos (6,1) en 2016.

Si anteriormente el mundo se centraba en medir el número de niños en la escuela, la nueva agenda mira la calidad de la enseñanza. Este informe muestra que, aunque hay más estudiantes que nunca antes, en muchos países de la región solo la mitad de ellos ha logrado niveles mínimos de competencia en lectura o matemáticas al final de la enseñanza primaria.

La región sigue siendo la más violenta del mundo, con hasta 27,3 asesinatos por 100.000 habitantes. Los jóvenes, principalmente los varones, son los más afectados y también son los responsables más comunes de la violencia y los delitos, según un informe del PNUD que hace un llamado para evitar su criminalización y estigmatización.

Para las mujeres quedan muchos retos pendientes. Un promedio de 12% sufrieron violencia física o sexual por sus compañeros en los últimos 12 meses. Además, tenemos la segunda tasa más alta de embarazos adolescentes del mundo. Asimismo, las mujeres dedican tres veces más tiempo que los hombres a los trabajos domésticos no remunerados, una disparidad que aumenta en América Latina cuando hay niños en los hogares.

Aunque hay más estudiantes que nunca antes, en muchos países de la región solo la mitad de ellos ha logrado niveles mínimos de competencia en lectura o matemáticas al final de la enseñanza primaria

Por otro lado, un gran logro: hay más mujeres en los Parlamentos. Subimos de un 15,2% en el 2000 al 29,4% en el 2017, siendo hoy la segunda región del mundo con más parlamentarias.

Más allá de los datos en el informe, la región ha tomado pasos concretos en crear o adaptar institucionalidad para implementar los ODS y varios países avanzan en incorporar las metas en sus planificaciones y presupuestos.

Es una buena noticia. La nueva agenda brinda una oportunidad histórica de repensar el modelo de progreso y alienta a que muchos países definan nuevas formas de trabajar con el sector público, privado y la sociedad civil, por el planeta y las personas, sin dejar a nadie atrás.

Blog post América Latina y el Caribe Jessica Faieta Agenda 2030 Objetivos de Desarrollo Sostenible Desarrollo sostenible Reducción de la pobreza y la desigualdad

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe