Blog


El trabajo de las mujeres importa

por

La "brecha de género en tareas domésticas" limita las opciones de las mujeres, ya que impide su capacidad para obtener educación formal, asegurar buenos empleos y lograr igual salario. Foto: Oficina Regional del PNUD para Europa y Asia Central

En los próximos meses, los 12.000 empleados de la sede de Apple en Cupertino (California) terminarán de mudarse a un extravagante nuevo campus de 260.000 metros cuadrados. En el lugar, apodado nave espacial, habrá un salón de yoga de dos pisos, senderos para correr y hasta unas revolucionarias cajas de pizza que la mantienen crocante. Pero le falta algo: no tiene guardería.

Apple no está sola en esto de ignorar la importancia del cuidado de los niños para los padres que trabajan. Y esta omisión dificulta enormemente a los padres (sobre todo a las mujeres) alcanzar su pleno potencial económico. En el mundo, las mujeres hacen el doble de trabajo doméstico y de cuidado personal no remunerado (como criar a los hijos, cuidar a familiares enfermos o ancianos y llevar la casa) que los hombres. En México, la India y Turquía, la diferencia asciende al triple.

Esta disparidad doméstica de género limita las opciones de las mujeres, ya que les dificulta acceder a educación formal, conseguir buenos empleos y obtener sueldos iguales a los de los hombres. De hecho, a pesar de que en total las mujeres en todo el mundo trabajan más que los hombres (sumando el trabajo pagado y el gratuito), ganan en promedio tres cuartas partes, ocupan solo uno de cada cuatro puestos ejecutivos en el sector privado y menos de un cuarto de todos los escaños en los parlamentos nacionales. Solo la mitad de las mujeres en edad de trabajar en todo el mundo están integradas a la fuerza laboral remunerada, contra más de tres cuartas partes de los hombres.

Sin embargo, esta situación está cambiando. El trabajo doméstico y de cuidado personal no remunerado comienza a librarse de la reputación de ser exclusivo de mujeres; hoy, los hombres asumen más responsabilidades hogareñas que en su momento sus padres y abuelos. Algunos países, particularmente en Europa, están revisando las políticas laborales tradicionales para que los progenitores puedan decidir cómo repartir el tiempo de permiso de paternidad y maternidad tras el nacimiento de los hijos.

Hay un reconocimiento cada vez más amplio del valor que tiene esta clase de trabajo, no solo para los hijos y familiares, sino también para la salud a largo plazo de las sociedades y las economías. Los cálculos de su aporte a las economías nacionales van del 20% al 60% del PIB.

En 2015, los estados miembros de las Naciones Unidas adoptaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que piden se reconozca, reduzca y redistribuya el trabajo de cuidado personal no remunerado, algo que hace mucho proponen economistas feministas y activistas por la igualdad de género. Ahora la pregunta es qué puede hacerse para alcanzar este objetivo.

La responsabilidad será ante todo de los gobiernos. Si bien hay empresas o asociaciones vecinales que ofrecen servicios de cuidado infantil a los padres que trabajan, los costos y la calidad son muy variados. Se necesitan acciones públicas para garantizar que esos servicios cubran a todos los que los necesiten (niños en edad preescolar, enfermos, discapacitados, personas mayores) y que sean universalmente accesibles y asequibles.

Pero además de la provisión de servicios, el logro de los ODS demandará cambios de políticas. Sobre todo es necesario que los gobiernos regulen la oferta de programas de permiso parental y familiar, y que provean, junto con las empresas privadas, incentivos monetarios para que hombres y mujeres compartan más equitativamente el trabajo doméstico y de cuidado personal. Esas políticas han resultado eficaces no sólo en los países del norte de Europa (el modelo que más se cita) sino también en otros de Europa del este como Lituania, Estonia e incluso Hungría, lo que prueba que son aplicables en cualquier lugar.

Es verdad que ahora que muchos gobiernos, particularmente en los países en desarrollo, se enfrentan a serias restricciones fiscales, tales intervenciones pueden parecer imposibles. Pero el gasto en el sector del cuidado personal debe verse como inversión, no como costo. Un estudio reciente realizado en Turquía muestra que la inversión pública en este sector puede crear 2,5 veces más empleos que la misma inversión en la industria de la construcción. Más de la mitad de esos puestos de trabajo, dignos y aptos para aumentar los ingresos y niveles de vida (sobre todo de las familias pobres), serían ocupados por mujeres.

Las instituciones internacionales pueden dar un apoyo fundamental a los gobiernos para aprovechar las oportunidades que ofrece la inversión en el sector de los cuidados de personas. En la exrepública Yugoslava de Macedonia, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo lanzó una iniciativa que ayudó a mujeres que en general habían trabajado en casa toda la vida a conseguir empleo en el sector de los cuidados, lo que les permitió aplicar sus habilidades a la atención de niños y adultos jóvenes con discapacidades, y al mismo tiempo tener ingresos.

El crecimiento y envejecimiento de las poblaciones acentuará la importancia del sector de los cuidados. Aquellos países que empiecen a adaptarse ahora a las nuevas circunstancias obtendrán una ventaja considerable, mediante el refuerzo de los derechos y las libertades de las mujeres, la generación de empleo y la creación de sociedades más igualitarias. ¿Qué estamos esperando?


* Artículo publicado originalmente en El País, Planeta Futuro.

 

 

Igualdad de género Blog post Bharati Sadasivam Juventud Europa y la Comunidad de Estados Independientes Objetivos de Desarrollo Sostenible Empoderamiento de la mujer

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe