Blog


Restaurar las tierras degradadas ¿podrá evitar la migración?

por

Las personas que viven en zonas extremas siempre han vivido con incertidumbre e inseguridades de subsistencia. Con el tiempo, han empleado diversas estrategias, incluyendo la migración estacional en busca de comida, pastos y agua. Foto: PNUD Somalia

“¿Se pondría fin a la migración forzada si la gente tuviera el convencimiento de que puede sobrevivir y prosperar en su lugar de origen?”

La Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) hace esta pertinente pregunta con ocasión del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación, que tendrá lugar el 17 de junio.

Un recuerdo de infancia me acompaña desde 1992, cuando Botswana, junto con muchos otros países del África meridional, fue golpeado por lo que el diario New York Times llamó “la peor sequía del siglo XX”.

Ese año, en un día cálido y seco de diciembre, uno de los miembros de mi familia y yo pasamos medio día arreando el ganado hasta la única fuente de agua que no se había secado, y otro medio día de regreso a la granja de mi abuela. Ese año mi familia perdió más de 40 cabezas de ganado.

Al ser dependientes en alto grado de su ganado como medio de subsistencia, las personas que viven en las zonas áridas siempre han vivido con incertidumbre y limitaciones.

Con el tiempo han desarrollado gran cantidad de estrategias de supervivencia contra la sequía, incluida la migración estacional en busca de comida, pastos y agua.

Los pastores de la etnia fulani, que habitan en Nigeria, Níger, Guinea, Malí y muchas partes del Sahel y de África Occidental, siguen emigrando en busca de pastos para su ganado. Mis propios tíos siguen trasladando el ganado a áreas con mejores pastos casi cada año durante la estación seca.

Muchas de estas estrategias de supervivencia han entrado cada vez más en conflicto con los enfoques más sedentarios de la agricultura y el uso de la tierra, y son incompatibles con las políticas y los sistemas de tenencia de la tierra “modernos”.

La falta de alternativas ha dado como resultado en muchos casos la pobreza, la inseguridad alimentaria, los conflictos y la creciente migración hacia las zonas urbanas.

Dos preocupaciones ambientales principales

La degradación de las tierras es la reducción o la pérdida de la capacidad que tienen los recursos del suelo y de la tierra para producir alimentos, forrajes y otros aportes de los ecosistemas, y la desertificación es la degradación de la tierra que ocurre en las zonas áridas.
Estos dos factores afectan directamente a la salud y los medios de vida de unos 1.500 millones de personas en todo el mundo.

Sin embargo, no tienen por qué ser eternos. La recuperación no será barata, pero los costos de la inacción serán aún mayores.

La UNCCD mantiene que la recuperación de sólo el 12 por ciento de las tierras agrícolas degradadas podría aumentar los ingresos de los pequeños agricultores en 35-40 mil millones de dólares al año y alimentar a 200 millones de personas anualmente en el curso de 15 años.

¿De dónde vendrá el dinero?

¿Vendrá de los pequeños agricultores asiáticos y africanos que viven en condición de pobreza y en promedio poseen y cultivan no más de 2,5 hectáreas, y que producen el 80% de los alimentos consumidos en estas dos regiones? ¿Cuáles son los costos de oportunidad? ¿Cuál es el papel del financiamiento público y/o privado para lograr estas inversiones y superar las barreras?

A medida que perseguimos los Objetivos de Desarrollo Sostenible junto con nuestros aliados, incluido el Fondo para el Medio Ambiente Mundial, estamos explorando respuestas a algunas de estas preguntas y liderando el diálogo y la acción para alcanzar el objetivo 15.3 de los ODS: procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo.

Apoyamos a 143 países de todo el mundo a abordar la degradación de la tierra y otros desafíos ambientales globales, ayudándoles a planificar, acceder, distribuir, diversificar, escalonar y secuenciar una serie de mecanismos de financiación ambiental y combinarlos con otras fuentes de financiación públicas y privadas.

Desde el año de sequía en Botswana, que es también el mismo año en que el mundo se reunió en Brasil y dio su acuerdo a la UNCCD y las restantes Convenciones de Río, el PNUD ha ayudado a movilizar US$6.600 millones de diversas fuentes con el fin de implementar las acciones acordadas en las Convenciones de Río y apoyar prácticas ambientales sostenibles en todo el mundo, lo cual produce beneficios evidentes que promueven el desarrollo sostenible.

La relación entre la degradación de la tierra y la migración no siempre se ha puesto de manifiesto con firmeza, pero está ahí y estamos necesitados de una investigación y un análisis más matizados para dar respuestas más sólidas.

Blog post África Tierras áridas y desertificación Medio ambiente Seguridad alimentaria Migración y desplazamiento

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe