PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Blog


La naturaleza al rescate: reduciendo los riesgos de inundaciones

por

En Sierra Leona, más de tres millones de personas viven en zonas costeras cada vez más vulnerables. © Tommy Trenchard/ PNUD

Camino a la Conferencia sobre los Océanos de las Naciones Unidas en junio, esta serie de blogs explora los temas vinculados al océano, los mares, los recursos marinos y la implementación del ODS 14: "Vida Submarina".

A través de los siglos y desde el Mississippi al Nilo, las comunidades se han sentido atraídas hacia las llanuras costeras propensas a inundaciones. Donde los ríos y los océanos se encuentran, la naturaleza se halla en su apogeo y la sedimentación de los ríos proporciona suelos ricos que benefician en gran medida la productividad agrícola, así como la pesca. En la actualidad, se estima que un 60% de nuestra población mundial vive a lo largo de estuarios y costas, lo que las convierte en las zonas más densamente pobladas del mundo.

Con todo su atractivo, la vida en las fértiles llanuras de las zonas costeras propensas a inundaciones tiene riesgos sustanciales. De todos los desastres naturales, las inundaciones son las más frecuentes en todo el mundo, y algunos de los mayores desastres se han producido en las zonas costeras. Pensemos en la devastación causada por el huracán Katrina en Nueva Orleans o las peligrosas inundaciones que ocurren cada año en Bangladesh.

Mi país de nacimiento, Países Bajos, está construido sobre una enorme llanura propensa a las inundaciones y se halla extremadamente expuesto a las fuerzas del mar. Teniendo en cuenta la vulnerabilidad de su población, el Gobierno holandés desarrolló grandes programas de obras públicas, primero en el delta (Delta Works) y más tarde en el Zuiderzee (Zuidersee Works). Estas obras, que incluyen presas, diques y barreras masivas contra las inundaciones debidas a tormentas marinas, son tan impresionantes que fueron declaradas una de las Siete Maravillas del mundo moderno. Pero, si bien la infraestructura pesada puede ser útil para proteger a las poblaciones costeras de las fuerzas de la naturaleza, no es necesariamente la mejor solución ni la más efectiva en relación con los costos.

En las últimas décadas, ha crecido el convencimiento de que la madre naturaleza a veces ofrece soluciones mucho mejores. Conceptos como las soluciones basadas en la naturaleza, la adaptación basada en los ecosistemas o la infraestructura verde se consideran cada vez más como alternativas o complementos de las infraestructuras tradicionales, a la hora de proporcionar protección contra las inundaciones.

En general, los enfoques basados ​​en la naturaleza pueden definirse como trabajar en unión con la naturaleza en lugar de hacerlo en su contra. Más específicamente, estos enfoques tienen como objetivo proteger, gestionar de manera sostenible y restaurar los ecosistemas para enfrentar los desafíos de la sociedad (como el cambio climático, la seguridad del agua o de los alimentos y los riesgos de desastre), proporcionando al mismo tiempo bienestar humano y beneficios ambientales.

Los enfoques basados ​​en la naturaleza son asimismo rentables y ofrecen flexibilidad para hacer frente a un clima en constante cambio.

En los Países Bajos, construir con la naturaleza es en nuestros tiempos un concepto cada vez más popular, y soluciones como la restauración y protección de los humedales, marismas y sistemas de dunas naturales a menudo son los preferidos para la reducción del riesgo de inundación. Cada vez más países están constatando los beneficios que ofrece la protección de los arrecifes de coral y los bosques de manglares como zonas importantes de biodiversidad marina, así como amortiguadores de crucial importancia entre la tierra y el mar.

En el PNUD, nuestra cartera de Adaptación basada en los Ecosistemas está dotada con más de US$355 millones de inversiones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el Fondo Verde para el Clima, la cofinanciación gubernamental y otras fuentes de financiamiento para apoyar a los países en desarrollo ante los impactos adversos del cambio climático mediante soluciones basadas en la naturaleza.

En Bangladesh, ayudamos con éxito a las comunidades costeras a reducir su vulnerabilidad a las inundaciones mediante la forestación, generando a la vez oportunidades de ingresos mediante la silvicultura, la agricultura y la acuicultura sostenibles.

En Sierra Leona, donde más de tres millones de personas viven en zonas costeras cada vez más vulnerables, ayudamos al Gobierno a adoptar un enfoque integrado para gestionar los riesgos ante el cambio climático, protegiendo los hábitats costeros e incorporando datos científicos en los procesos de toma de decisiones.

En el Reino de Tonga, con 169 islas del Pacífico extremadamente vulnerables a la subida del nivel del mar y las inundaciones debido a tormentas marinas, estamos colaborando con instituciones de investigación y el Gobierno para proteger a las comunidades mediante una combinación de infraestructuras y soluciones basadas en la naturaleza. Éstas incluyen la restauración, rehabilitación y manejo de los ecosistemas costeros como parte de un enfoque de la sierra al arrecife, a través de hábitats costeros y lagunas hasta arrecifes coralinos limítrofes.

Con el cambio climático, la imparable tendencia a la urbanización constante y el crecimiento demográfico, en especial en las zonas costeras, se prevé que los impactos de las inundaciones aumentarán drásticamente en las próximas décadas. Por ello, será fundamental la búsqueda de formas innovadoras y sostenibles de trabajar en unión con la naturaleza para lograr una reducción eficaz del riesgo de inundación.

 

Blog post Saskia Marijnissen África Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Gestión del riesgo de desastres Reducción del riesgo de desastres Mitigación Adaptación Asia y el Pacífico Serie de Blogs sobre el Océano