Blog


Erradicar la violencia basada en género para asegurar salud y bienestar para todas las personas

por

Las personas sobrevivientes de violencia basada en género, en muchas ocasiones, no buscan ayuda por miedo al estigma o la falta de modos de denunciar de forma segura. Foto: PNUD Kenia

Las heridas físicas son algunas de las consecuencias más visibles, y a veces letales, de la violencia basada en género (VBG). Pero las secuelas a largo plazo en la salud mental son muchas veces invisibilizadas y no reciben el tratamiento adecuado. Del mismo modo, la salud sexual y reproductiva de las personas sobrevivientes de casos de violación y violencia sexual ­–que podría reducir los riesgos de contraer VIH e infecciones de transmisión sexual; embarazos no deseados e interrupciones inseguras, entre otras complicaciones reproductivas a largo plazo– se encuentra desatendida, estigmatizada y pocas veces reportada.

Pero no son solo las necesidades en salud las que deben ser satisfechas.  La VBG es el resultado y el reflejo de desigualdades estructurales que amenazan el desarrollo sostenible, socaban la gobernabilidad democrática, agudizan la fragmentación social y ponen en riesgo la paz y la seguridad.

Durante la 61 Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer, un mensaje quedó claro: las personas sobrevivientes requieren dignidad para ellas y sus familias, acceso inmediato a servicios de salud Y legales, soporte para sus medios de vida y empoderamiento económico. Estudios de Naciones Unidas prueban que existen beneficios en promover enfoques integrados, desde lo económico y lo sanitario, para responder a este problema. Sin embargo, incluso cuando estos servicios están disponibles, existen barreras que dificultan el acceso a ellos. Como mencionó la Embajadora de Corea del Sur, Oh Youngju, durante un evento co-organizado por el PNUD y su país: “Las personas sobrevivientes de violencia son disuadidas de buscar ayuda o reportar los incidentes debido al estigma y la ausencia de formas de denunciar de manera segura”

La data puede ser aterradora. La Vice-Ministra Wardak de Afganistán compartió algunas de las sombrías estadísticas en su país: Una de cada dos mujeres entre 15-9 años ha reportado violencia física en los últimos 12 meses, pero la mayoría de personas que ha experimentado violencia física y sexual (61%) no buscó ayuda o le dijo a nadie sobre el incidente.

Entonces, ¿Queda lugar para el optimismo?

Kelly, Directora del Programa de Mujeres y Guerra de la Iniciativa Humanitaria de Harvard, remarcó que aunque los conflictos son usualmente momentos de trauma, también pueden ser coyunturas de transformación. El cambio de las normas sociales que perpetúan la violencia puede estar vinculado a los procesos de paz y recuperación. Y las iniciativas exitosas pueden replicarse.

En Sudán del Sur, por ejemplo, el PNUD trabaja en alianza con el Gobierno, el Fondo Mundial y la OIM para abordar la VBG en los programas de salud mental y de apoyo psicosocial. En República Democrática del Congo, el PNUD brindó soporte para el establecimiento de centros comunitarios multi-propósito, donde las personas sobrevivientes de VBG reciben asistencia legal y capacitación para desarrollar medios de vida, además de recibir tratamiento médico y social por diversos aliados. En Afganistán, los esfuerzos para enfrentar la VBG incluyen la formación de una nueva generación de trabajadoras de salud, que aunque no está totalmente enfocadas en sobrevivientes de violencia, brindan servicios adecuados a la cultura local y espacios seguros.

Acabar con la VBG, y especialmente con la violencia contra las mujeres y niñas, es importante en sí misma. Sin embargo, también es crítico para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y particularmente el ODS 3. Aunque se necesita más evidencia sobre cómo prevenir la violencia y brindar soporte a las personas sobrevivientes, el tiempo para actuar es ahora.

Este artículo fue publicado originalmente en IPS.

Blog post Igualdad de género Violencia de género Empoderamiento de la mujer Acceso a la justicia Gobernabilidad y consolidación de la paz

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe