Blog


Drones para luchar contra los riesgos climáticos

por

Me encantan los drones. Tengo uno con el que juego cuando me quiero relajar. Cuando lo compré no tenía ni idea de que lo podría utilizar para “jugar” en el trabajo.

Todo empezó hace casi un año. Como asesor principal en materia de gestión del riesgo de desastres del PNUD, sentí curiosidad por explorar maneras de utilizar las nuevas tecnologías y la innovación para mejorar mi trabajo.

El PNUD pone un importante énfasis en la innovación en la región de Asia y el Pacífico, lo que ha permitido implementar algunas iniciativas realmente interesantes y extraordinarias. Puedo citar entre ellas las aplicaciones anticorrupción de Papua Nueva Guinea, la recuperación y la reconstrucción después de terremotos en Nepal, y el reciclaje de residuos electrónicos en China.

Así que me puse a pensar sobre cómo aplicar la tecnología en nuestra labor de reducir el riesgo de desastres. ¿Cuáles son los problemas que deberemos abordar en los próximos años? Mi equipo y yo trabajamos con una plataforma prospectiva para elaborar una encuesta centrada en estas preguntas. Y los resultados mostraron que, en realidad, pocos profesionales de este campo conocen las tecnologías empleadas en la respuesta a los desastres.

Vi en esto una gran oportunidad. Organizamos una conferencia regional en Bangkok, a la que asistieron expertos en innovación y gestión de desastres, para analizar los problemas a los que nos enfrentamos y el papel que puede jugar la innovación para solucionarlos.

Y de ahí surgió nuestra conversación con DJI, la principal fabricante de drones de China.

Tener que explicar lo que estábamos tratando de hacer para mejorar la preparación ante los desastres en las Maldivas, uno de los países más vulnerables a los riesgos del cambio climático en todo el mundo, supuso un ejercicio sobre cómo comprender mejor nuestros desafíos.

El ochenta por ciento de las islas se encuentran a una elevación de un metro por encima del nivel del mar. La subida del nivel de los océanos amenaza con sumergir muchas de estas islas. Por este motivo, los mapas de riesgo constituyen una importante fuente de datos a medida que se van tomando imágenes visuales de una misma zona a lo largo del tiempo, o antes y después de un desastre. Esto puede ayudar a identificar cambios en la vulnerabilidad del entorno físico y proporcionar pruebas fehacientes de los procesos que tienen lugar, algo esencial para la toma de decisiones. Los mapas pueden ayudar a diseñar acciones adecuadas para proteger a las personas y sus medios de vida de los riesgos climáticos.

Con más de 160 islas habitadas y dispersas a lo largo y ancho de una vasta área, la principal dificultad a la que nos enfrentamos es cartografiar estas zonas.

La elaboración de un mapa realista de 11 islas normalmente llevaría casi un año, un tiempo del que no disponemos.

Por esta razón, empezamos a debatir la posibilidad de utilizar drones para crear mapas en 3D. Hablamos con el Centro de Gestión de Desastres y la Fuerza Aérea de las Maldivas sobre la posibilidad de usar drones en operaciones de búsqueda y rescate.

Pocos meses después desarrollamos un mapa en 3D de Maibadhoo, una aldea que sufrió graves daños durante el tsunami de 2004. El mapa, que ayuda a identificar zonas de seguridad en caso de inundación, también permite distinguir las zonas costeras que han sufrido erosión de las que están protegidas por manglares y arenas movedizas.

Con el dron, bastó un día para cartografiar la isla entera.

Para nosotros, esto es solo el principio de algo que promete resultados brillantes. Lo que más me ilusiona es que esta tecnología sigue evolucionando y que el gobierno de las Maldivas y las comunidades isleñas apoyan firmemente el proceso innovador. Si seguimos innovando y aprovechamos las nuevas tecnologías, creo que podemos encontrar soluciones para algunos de los problemas más complejos del desarrollo.

Asia y el Pacífico Maldivas Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Cambio climático Reducción del riesgo de desastres Adaptación Innovación Blog post

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe