Blog


Como un reloj: Acción con impacto por el clima

por

Sin las partes y las personas indicadas, las cosas no funcionan de la manera correcta. Esto es tan cierto para los relojes como para los planes de adaptación al cambio climático. Foto: PNUD

¿Ha visto la maquinaria interna de un reloj mecánico? Es maravillosa – una obra maestra compuesta de un resorte engranado, un tren de rodaje, un oscilador, un mecanismo de escape y una esfera indicadora, unidos en perfecta coordinación para medir cada segundo con máxima precisión. Si una pieza falla, el reloj deja de funcionar.

Cuando se trata de la adaptación al cambio climático, el proceso para impulsar cambios verdaderamente transformacionales es tan complejo como mantener el Casio del abuelo, aún más cuando intentamos encontrar las partes adecuadas y el “mecánico” correcto. Sin ellos, el funcionamiento no es el correcto. Esto es así tanto con los relojes como con los Planes Nacionales de Adaptación y los objetivos fijados en el Acuerdo de París.

Ambos procesos requieren gran precisión. Manteniendo esta analogía, armemos un “reloj” desde el principio:

 

1. El resorte o “la adaptación impulsada por los países”

En los últimos dos años, el financiamiento provisto por el Fondo para los Países Menos Desarrollados y el Fondo Especial para el Cambio Climático, así como el de fuentes bilaterales (EE.UU., Japón, Canadá y Alemania, entre otras), ha permitido que varios países comiencen sus procesos de adaptación al cambio climático. En cierto sentido, estos mecanismos han instalado el resorte, la pieza que provee de energía al reloj. Pero como cada país es distinto –con políticas, capacidades, instituciones, herramientas y recursos distintos-, cada “resorte” debe adaptarse al contexto. Por ello, es necesario:

· Un análisis de brechas para determinar las capacidades gubernamentales, la disponibilidad de datos y las posibles dificultades;

· La reunión de evidencias para resaltar el impacto de las intervenciones, incluyendo las opciones para adaptarse, un análisis de costos y beneficios y un proceso eficaz de seguimiento y evaluación; y,

· Marcos eficaces de transparencia para asegurar que se cumplan las normas climáticas globales.

 

2. El tren de rodaje o “un enfoque de gobierno holístico”

El tren de rodaje transfiere la energía del resorte para que las manecillas puedan deslizarse a través de cada unidad de segundos, minutos y horas. El “tren de rodaje” en los planes de adaptación incluye la colaboración, los procesos consultivos y la coordinación entre el gobierno, la sociedad civil y las industrias privadas. Es clave implementar un marco institucional sólido, que incluya:

· Construir procesos reiterativos para actualizar y apoyar los planes de adaptación a través de los sectores;

· Desarrollar o adaptar legislación relevante para facilitar la implementación de los planes de adaptación;

· Analizar las prioridades de adaptación y formular actividades y programas para realizar los compromisos de adaptación;

· Vincular las acciones para reducir riesgos con las prioridades y políticas de cada sector.

 

3. El oscilador o “la movilización de recursos y la participación del sector privado”

El oscilador en un reloj es el péndulo que mide el progreso del tiempo. Para asegurar que se mantengan en ritmo, los planes de adaptación requieren fondos importantes para establecer marcos institucionales sólidos, resolver las diferencias sistémicas y aumentar las capacidades de los encargados de tomar decisiones. Cada país también necesita recursos para poder formular e implementar, de forma eficaz y eficiente, los Planes Nacionales de Adaptación y cumplir con los requisitos establecidos por el Acuerdo de París. Hay una variedad de osciladores disponibles, por ejemplo:

· El Fondo Verde para el Clima, una nueva fuente de financiamiento dedicada a combatir el cambio climático, puede movilizarse para ayudar a desarrollar procesos de adaptación;

· Continuar con la dinámica iniciada en París y Marrakech para aumentar el financiamiento;

· Trabajar con el sector privado y desarrollar propuestas de proyectos financiables que ayuden a atraer inversiones para la adaptación.

 

4. El mecanismo de escape o “el intercambio de conocimientos norte-sur y sur-sur”

A pesar de tener un nombre extraño, en un reloj, el escape permite detener el rodaje en intervalos para darle cuerda a los mecanismos y mantener el buen funcionamiento. En el trabajo de adaptación al cambio climático esto implica:

· Intercambiar tecnología, información y experiencias, es decir, entender que existe un problema y arreglarlo, o darle cuerda: aprender de las experiencias;

· Reducir y transferir riesgos, ya sea a través de seguros, información climática y sistemas de alerta temprana, o de estrategias de protección social.

 

5. La esfera indicadora o “cómo mantenemos el sistema en marcha”

No es fácil mejorar un sistema gubernamental. Mientras el PNUD brinda soporte para desarrollar medidas de adaptación alrededor del mundo; a nivel local, los riesgos climáticos deben traducirse en planeamiento y presupuestos con miras al futuro. Aún más importante, para impulsar cambios verdaderamente transformadores –aquellos que duren tanto como el reloj del abuelo- se requiere mantenimiento regular, y un buen mecánico con las herramientas y partes adecuadas para mantener el reloj funcionando durante años, y que no se olvide de darle cuerda al menos una vez al día-¿.

Como la agencia de Naciones Unidas líder en adaptación al cambio climático a nivel mundial, el PNUD está en el terreno en alrededor de 170 países, trabajando con socios año tras año para construir, refinar y “darle cuerda” a los sistemas que permiten una adaptación efectiva.

-----

Traducido por Celina Maiorano. Traducción editada por Alejandra Castañeda.

Pradeep Kurukulasuriya Blog post Cambio climático Adaptación Medio ambiente Desarrollo sostenible

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe