Blog


Oportunidad en la tragedia: una reflexión sobre el terremoto de Ecuador

por

Opportunity in tragedyA pesar de los efectos devastadores, el terremoto que se produjo unos meses atrás puede crear oportunidades para las comunidades más vulnerables. Foto: Jeannette Fernández Castro

A partir de un enfoque basado en el conocimiento de los riesgos para la recuperación de terremotos, dos de las regiones expuestas y vulnerables de Ecuador podrían no sólo protegerse contra futuros desastres, sino también asegurar el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Tomé esta foto en Muisne, una de las ciudades más bellas de Ecuador, mi país de origen. Muisne se encuentra en la provincia de Esmeraldas, en el noroeste del país, y es en mi opinión hogar de nuestros mejores jugadores de fútbol, la mejor música de "marimba", los mejores bailarines y el mejor pescado y marisco.

No obstante, a pesar de tanta promesa, la región enfrenta el desafío de la pobreza y está expuesta a peligros naturales. Ambas vulnerabilidades retrasan el crecimiento social y económico.

Esta vulnerabilidad resultó evidente en abril de 2016, cuando un terremoto de magnitud 7,8 golpeó esta provincia, así como otras cinco (incluida Manabí, donde se produjo el mayor impacto), y produjo devastación a gran escala. Las viviendas y la infraestructura fueron las más afectadas, ya que se perdieron más de 30.000 hogares y 875 escuelas en las seis provincias.

Si bien es comprensible debido a la magnitud del terremoto, esta pérdida de infraestructura (y la consiguiente pérdida de vidas y medios de subsistencia) no debería ocurrir en el futuro. Tenemos la capacidad de construir mejor y más fuerte. Esto es especialmente importante en zonas sísmicas, y más aún en regiones donde se trabaja en la recuperación.

El desarrollo basado en el conocimiento de los riesgos puede reducir las pérdidas y los riesgos de desastres. En Muisne, las ligeras construcciones de madera de un solo piso sobrevivieron, mientras que las construcciones de hormigón, más recientes y mal construidas, se derrumbaron. Con los códigos de construcción adecuados y una correcta planificación del uso de la tierra junto a la cabal aplicación de normas y capacitación, se pueden construir edificios que soporten terremotos, además de enseñar a las personas a responder y reaccionar. Las pérdidas futuras pueden reducirse si se toman ahora las medidas adecuadas.

Ecuador está utilizando la recuperación no sólo para reconstruir, sino para reconstruir mejor e incorporar la reducción del riesgo de desastres en el desarrollo.

Afortunadamente, el Gobierno y los interlocutores se están moviendo en esa dirección. Con el apoyo de colegas del PNUD y un equipo de seis universidades ecuatorianas se está poniendo en marcha un código sísmico de última generación para Ecuador, junto con otras iniciativas orientadas a restaurar los medios de subsistencia y la cohesión social.

Es esencial que se apliquen los códigos de construcción y que se fomenten las capacidades, con el fin de que los reguladores tengan las aptitudes adecuadas y puedan dar seguimiento a los procesos futuros. Con esto en mente, estamos trabajando estrechamente con el Gobierno para aplicar el código de construcción y contar con una estrategia nacional para la formación de ingenieros, constructores y albañiles.

Un sólido programa de recuperación podría marcar la diferencia y ofrecer una oportunidad para abordar las vulnerabilidades del pasado. Con el apoyo de las universidades y los centros de investigación, los municipios deben equiparse para evaluar las vulnerabilidades locales (por ejemplo, a través de la microzonificación dirigida a evaluar la respuesta del suelo a los temblores) y para construir infraestructuras antisísmicas que tomen en cuenta el medioambiente. Se puede capacitar a los arquitectos e ingenieros para que diseñen y construyan estructuras innovadoras, e invitar a las comunidades afectadas a contribuir e incluso liderar las acciones de recuperación.

Cuando tomé esta foto de un joven en Muisne, no podía dejar de preguntarme si el terremoto y la recuperación, a pesar de su devastación y sus impactos, podrían ofrecen oportunidades para él y su familia. Después de haber trabajado en la reducción del riesgo de desastres y la recuperación durante 20 años, sé que eso es posible, como también sé que se requiere trabajo, inversión y compromiso. La recuperación posterior al terremoto puede y debe ser un punto de inflexión para reducir las vulnerabilidades y apoyar no sólo la reducción del riesgo de desastres, sino además el desarrollo sostenible, del cual depende su éxito.

Ecuador Recuperación resiliente Respuesta a las crisis América Latina y el Caribe Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Recuperación Jeannette Fernandez Castro Blog post

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe