Blog


Que ninguna persona ni ninguna ciudad se quede atrás

por

Por Tammam Azzam, Freedom Graffiti II.Por Tammam Azzam, Freedom Graffiti II

En esta serie de blogs relativa a la Cumbre Humanitaria Mundial, los especialistas y expertos del PNUD comparten sus experiencias y opiniones sobre cómo abordar los conflictos y desastres. 

El mundo ha sido testigo de un crecimiento urbano rápido, que en la mayoría de los casos se produce de forma no planificada. Es en las ciudades donde se ganará o perderá la lucha por alcanzar el desarrollo sostenible. De aquí a 2030, se calcula que la población urbana mundial ascenderá a 1.5 mil millones de personas. Más del 90 por ciento de ese crecimiento urbano tendrá lugar en los países en vías de desarrollo, sobre todo en África y Asia.

La urbanización y las ciudades contribuyen a mejorar las perspectivas económicas de los países y la vida de muchas personas. No obstante, la rápida urbanización y la rápida extensión de las ciudades presentan a la vez una situación difícil, especialmente en los países  donde ya están tratando de resolver una serie de prioridades relativas al desarrollo.

Muy frecuentemente, la administración del proceso de urbanización deja mucho que desear, lo que origina la desigualdad, la exclusión y la fragmentación de ciudades con poblaciones marginalizadas. Esta situación puede desencadenar mayores riesgos de violencia.

Los conflictos y la violencia presentan desafíos de particular importancia a las ciudades en los países en vías de desarrollo, que son vulnerables a las crisis y a los riesgos. Por ello, es preciso que las organizaciones humanitarias y de cooperación para el desarrollo cambien la manera en la que trabajan. “No dejar atrás a ninguna persona ni a ninguna ciudad” debe ser un principio común.

El PNUD comprende la naturaleza, magnitud y complejidad de las crisis urbanas. Sabemos cómo trabajar con los sistemas que dan forma a las ciudades y cómo gestionar los desplazamientos urbanos. Por lo tanto, creemos que es fundamental establecer nuevas alianzas para responder al “cambio urbano” en las sociedades de hoy día.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 11 se centra en conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. El Objetivo 16 hace énfasis en promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas.

Compaginar las aspiraciones de estos dos Objetivos es la única vía para apoyar a las ciudades, a fin de reducir significativamente la violencia y trabajar con los gobiernos y las comunidades para encontrar soluciones duraderas a los conflictos y a la inseguridad.

Para ello es necesario un enfoque multidisciplinario que relacione la planeación espacial y social. Si incluimos la arquitectura y el diseño urbano como partes de nuestro proceso de gobernanza, podremos fortalecer la cohesión social y construir ciudades pacíficas. En conflictos prolongados y entornos inestables, la resiliencia urbana se puede alcanzar si replanteamos el nexo entre el ámbito humanitario y de desarrollo, y entender cómo los enfoques integrados pueden contribuir al desarrollo de sociedades justas, pacíficas e inclusivas en las ciudades. Por ejemplo, en Kabul, Afganistán, la urbanización está limitada a los espacios públicos que podrían agrupar poblaciones diversas, y así favorecer la cohesión y la participación ciudadana.

Los preparativos para la Cumbre Mundial Humanitaria y Hábitat III de este año presentan la oportunidad para centrar el diálogo en temas interrelacionados que podrían garantizar el cumplimiento de los ODS, sobre todo en los países del Sur Global donde tiene lugar una rápida urbanización.

El PNUD está trabajando para fijar la cuestión de la urbanización en la agenda mundial, haciendo énfasis en los principios y recomendaciones establecidos por la Alianza Mundial para las Crisis Urbanas (una alianza formada por líderes ciudadanos, profesionales en temas urbanos, la comunidad a favor del desarrollo y el sector privado) a fin de examinar cómo los esfuerzos coordinados para impulsar los Objetivos 11 y 16 pueden fortalecer la resiliencia urbana, que es fundamental para el desarrollo sostenible.

Respuesta a las crisis blog series Blog post Desarrollo sostenible Objetivos de Desarrollo Sostenible Hanne Kristoffersen Urbanización Prevención de conflictos

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe