Blog


París. Mujeres. ¿Y ahora qué?

por

women farmingEn Mali, un colectivo ayuda a incrementar la resiliencia de las mujeres al fortalecer la seguridad alimentaria. Foto: Imen Meliane / PNUD Mali

Poco después de la COP21 en París en diciembre, en cuyo marco se alcanzó un acuerdo trascendental para actuar colectivamente en torno al cambio climático, tenemos motivos para sentirnos orgullosos y energizados.

Ahora nuestro enfoque pasa a determinar el modo de apoyar a los países en la aplicación de sus objetivos relativos al clima o sus contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (CPDN).  Esto solo será posible si aprovechamos el conocimiento, la previsión, la participación y la acción de todos los segmentos de nuestras sociedades, en especial de las mujeres.

Como ya hemos visto en nuestro trabajo sobre el cambio climático, existe una relación directa entre la igualdad de género, el empoderamiento de las mujeres y el cambio climático. Una vez empoderadas como agentes de cambio, las mujeres pueden introducir tecnologías limpias o prácticas sensibles al clima en sus comunidades. A menudo desempeñan un papel transformador, y es importante incorporar el género a la acción climática para lograr el correcto desarrollo resiliente contra el clima a largo plazo.

Según la UICN, el 37,5% de los CPDN presentados menciona explícitamente el género o las mujeres en el contexto de sus prioridades nacionales. El Acuerdo de París en sí mismo incluye referencias al equilibrio de género, a las acciones con una perspectiva de género y a la igualdad de género, relativas no solo a las actividades sobre el terreno, sino también a entornos institucionales y órganos de toma de decisiones. Esto representa un cambio importante con respecto a hace menos de 10 años, cuando el género estaba ausente de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y envía una señal clara para que se perciba la igualdad de género no sólo como un paso sino como componente esencial y necesario para lograr el desarrollo verdaderamente sostenible.

Tenemos una tarea difícil para los próximos meses, en que los distintos países revisarán sus CPDN y se iniciarán los preparativos para su aplicación. A pesar de que puede parecer desalentadora, esta tarea presenta una excelente oportunidad para luchar aún más por la igualdad de género y la reducción de las desigualdades.

A modo de ejemplo, una evaluación rápida realizada en Bhután logró identificar brechas entre los géneros en las acciones ya planificadas en torno al clima y recomendó medidas concretas para promover la planificación sensible al género de cara al futuro. Nuestro Equipo de Género y nuestro Programa de Fomento de Capacidades en Desarrollo Bajo en Emisiones están evaluando todas las CPDN presentadas para determinar el alcance de las actividades de concienciación sobre las cuestiones de género previstas.

Debido a que la CPDN de cada país es exclusiva en lo que respecta a sus circunstancias nacionales, las acciones con una perspectiva de género pueden variar entre los distintos países, pero en general procuran:

  • Asegurar que las mujeres no sólo sean consideradas como beneficiarias de acciones en favor del clima, sino también como empresarias de tecnologías de energía limpia.
  • Garantizar que las mujeres, con sus capacidades y conocimientos únicos, se incorporen al diseño y a la ejecución de programas.
  • Volver a examinar la diversidad de nuestros órganos de toma de decisiones mientras elaboramos planes de trabajo para la implementación de objetivos relativos al clima.

Si bien reconocemos que las mujeres y los hombres desempeñan papeles distintos en la sociedad y, por lo tanto, se ven afectados de manera distinta, entendemos que podemos aprovechar sus enfoques particulares para generar soluciones. La aplicación del Acuerdo de París nos ofrece una oportunidad única para crear hojas de ruta no solo para el desarrollo sostenible sensible al clima, sino también para el desarrollo sostenible con justicia de género.

Allison Towle Blog post Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Energía Igualdad de género Empoderamiento de la mujer Desarrollo sostenible Cambio climático

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe