Blog


Desde 1966, el PNUD ha trabajado por un mundo más justo y próspero para todos

por

Guardaparques del Parque Nacional Band-e-Amir, donde el PNUD ejecuta proyectos con la Sociedad de Conversación de la Vida Silvestre y el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo Mundial para el Medio Ambiente para proteger el medio ambiente y proporcionar energía limpia a los residentes. Foto: Robert Few / PNUD Afganistán

Hace 50 años, uno de cada tres habitantes de nuestro planeta vivía en situación de pobreza. Ese era el contexto en el que se creó el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en 1966.

Desde entonces, el PNUD ha sido una organización líder en el objetivo de hacer del mundo un lugar más justo y próspero para todos. Hemos trabajado con gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y organizaciones filantrópicas para empoderar a las personas y construir naciones resilientes.

Ahora que se inicia el segundo medio siglo de vida del PNUD, la cifra de personas en situación pobreza se ha reducido a una de cada ocho. El PNUD está orgulloso de haber trabajado con numerosos aliados comprometidos con el objetivo de erradicar la pobreza en el mundo.

Durante estos 50 años, el PNUD ha estado a la vanguardia de las iniciativas para erradicar la pobreza, el hambre y las enfermedades, crear empleo y fomentar los medios de subsistencia de las personas, empoderar a las mujeres, ayudar a la recuperación tras los desastres y otras crisis, y proteger el medio ambiente, entre otras áreas.

La mayor parte de nuestro trabajo sale adelante gracias a la dedicación de nuestro personal y la de las miles de organizaciones con las que colaboramos en todo el mundo, que son las que están inmersas en el día a día de la labor del desarrollo. Me siento orgullosa de dirigir una organización que ha transformado y mejorado las vidas de tantas personas, ofreciéndoles oportunidades, esperanza y dignidad.

Pero todavía queda mucho por hacer. En el mundo sigue habiendo pobreza y hambre, y hay ecosistemas sometidos a grandes presiones.

La parte positiva es que nunca en la historia del mundo ha habido tanta riqueza, conocimientos y tecnologías a nuestra disposición como para afrontar estos retos.

Se precisa capacidad de liderazgo para encontrar los recursos necesarios. El dinero no lo es todo, pero ciertamente ayuda, incluidos los fondos procedentes de la ayuda oficial al desarrollo.

Necesitamos coaliciones amplias para el desarrollo sostenible. En solitario, los gobiernos no pueden lograr los objetivos planteados en la nueva agenda global, la Agenda 2030. Su liderazgo es vital pero insuficiente. La tarea requiere los aportes de múltiples agentes: la sociedad civil, el sector privado, el mundo de la filantropía y la investigación.

Asimismo, ahora más que nunca, se necesita el liderazgo del sistema multilateral, incluido el del propio PNUD. Nuestro trabajo consiste en ayudar a los países a erradicar la pobreza, y hacerlo de manera que se reduzcan las desigualdades y la exclusión y se evite la destrucción de los ecosistemas que son la base de la existencia.

Juntos, y con los Objetivos de Desarrollo Sostenible como guía, podemos construir un mundo con economías y sociedades más inclusivas; un planeta a salvo de los peores efectos del cambio climático y otras formas de degradación medioambiental. En el quincuagésimo aniversario de su creación, el PNUD reafirma su compromiso con esta labor.

Recuperación resiliente Desarrollo sostenible Blog post Helen Clark Trabajo y medios de vida Reducción de la pobreza y la desigualdad