Blog

December 08 2016


Para alcanzar el futuro que queremos, debemos erradicar la corrupción

por

Uno solo necesita ver los titulares de los diarios alrededor de África para darse cuenta del problema del continente con la corrupción: Sudáfrica, Kenia, Nigeria, todos la han experimentado recientemente. De acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional, “no existe un solo país, en ningún lugar del mundo, libre de esta”. Sin embargo, en África sub-sahariana 40 de 46 países creen que enfrenta un problema serio de corrupción.

África ha perdido más de US$1 billón debido a actos de corrupción en los últimos 50 años, según el reporte del Panel de Alto Nivel de la Unión Africana sobre Movimientos Financieros Ilícitos (IFF, por sus siglas en inglés). Esta cifra se acerca a la suma total de los fondos oficiales para el desarrollo que recibió el continente en el mismo periodo. Según el reporte, las compañías y los oficiales del gobierno están transfiriendo ilícitamente alrededor de $60 mil millones fuera de África cada año.

Desde el abuso en las más altas esferas de poder, hasta el acoso por parte de policías, profesores, doctores y oficiales de aduanas; la corrupción drena a los países de sus recursos, asfixia los pequeños negocios, y perjudica la educación y la salud. Si a ello sumamos la falta de rendición de cuentas y transparencia, es la barrera más dañina al desarrollo en África. Aunque no existe una bala de plata para erradicar la corrupción, una acción multinivel puede mejorar la situación.

Implementar marcos legales focalizados y restaurar la integridad dentro de las instituciones gubernamentales debería venir primero. Pero los medios de comunicación y la sociedad civil también tienen un rol que cumplir como vigilantes. Mientras el público continúe distanciándose de la lucha contra la corrupción, esta perdurará.

La evidencia muestra que la acción es más efectiva cuando se focaliza en sectores clave, en vez de tratar de enfrentarla toda de una sola vez.

Por ejemplo, Botsuana y Ruanda usan tecnología para limitar el contacto directo entre oficiales gubernamentales y ciudadanos en los procesos de adjudicación públicos, una de las mayores fuentes de corrupción en África. El resultado es un sistema de entrega de servicios mucho mejor.

Nuestra alianza con la OCDE, “Inspectores de Impuestos sin Fronteras”, mejora la capacidad local para auditar la evasión de impuestos. Desde el lanzamiento del proyecto en julio de 2015, con 8 países piloto en África, Asia y Latinoamérica, se han logrado recolectar $260 millones adicionales para las actas nacionales. Más de $100 millones fueron recaudados solo en Zimbabue.

Los gobiernos también deben enfrentar la impunidad. Una cultura de “hazte rico rápido”, en la cual el hurto y la corrupción permanecen sin castigo perpetúa una crisis de integridad que se expande a toda la sociedad, compromete a la futura generación de líderes y lideresas, y pone en juego la estabilidad y el desarrollo a largo plazo.

A través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2063, los países africanos han hecho un compromiso porque “nadie se quede atrás” y por una “África integrada, próspera y pacífica”. No hay duda de que enfrentar la corrupción tiene un impacto positivo en la vida de personas históricamente excluidas de procesos de toma de decisión, para microempresarios y empresarias quienes no pueden crecer debido a la burocracia, para las personas que no tienen acceso a servicios básicos y para las comunidades marginadas que son víctimas del despojamiento de tierras y el desplazamiento forzoso.

En el Día Internacional contra la Corrupción, tenemos la oportunidad para renovar nuestro compromiso de estar #UnidosContraLaCorrupción para alcanzar esas dos ambiciosas agendas que tienen a las personas en su núcleo. El futuro de 1.2 mil millones de personas en África depende de eso.

Blog post África Anticorrupción Gobernabilidad y consolidación de la paz

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe