Blog


¿Por qué tengo esperanza por mi país, Haití?

por

 Algunas de las comunidades en el sur de Haití perdieron hasta el 90% de sus medios de vida. El respaldo de la comunidad internacional aun es necesario para reconstruir vidas en Haití.

Me llamo Barbara Calixte. Quiero contarles sobre mi gente, los haitianos, y por qué tenemos esperanza para nuestro país.  

Me uní al PNUD después del terremoto de 2010. Al ver tan grave destrucción y daño, supe que quería ayudar a reconstruir mi país. La reputación del PNUD de trabajar hombro con hombro con los haitianos era, para mí, un gran ideal.

Sin lugar a dudas, fue una de las decisiones más importantes de mi vida.

Tras el terremoto, el PNUD apoyó al gobierno en la labor de socorro y recuperación. Empoderamos a las comunidades a reconstruir de manera más inteligente, y a fortalecer su habilidad para responder a futuros desastres. Hablamos con las personas que perdieron prácticamente todo, pero que no por ello perdieron el orgullo, la voluntad y la esperanza de que Haití se volvería a poner en pie.

Vi progreso real y tangible. Por ello el Huracán Matthew fue tan desalentador, pues arrasó con todo el progreso.

Pero también vi esperanza.

En Dame-Marie conocí a una pareja mayor que perdieron todo a raíz de Matthew. Estaban construyendo su casa con los pocos recursos disponibles. Pero aún tenían esa voluntad de luchar.

Los haitianos son personas con orgullo, el pueblo haitiano tiene dignidad.

Por esta razón el programa de trabajo a cambio de dinero del PNUD, Soley Leve (sol naciente), es tan importante. A cambio de un sueldo, los haitianos llevan a cabo labores de recuperación críticas, como limpieza de canales de irrigación o reparación de sistemas de saneamiento. El dinero les permite comprar comida y construir sus casas. Asimismo, el programa involucra a las personas en la recuperación y el desarrollo de su comunidad. Este sentido de propiedad es la única manera para que el progreso en Haití sea sostenible.

Los haitianos creen, al igual que yo lo creo, que podemos tomar las riendas de nuestro propio futuro. Podemos hacerlo, tenemos esperanza, pero necesitamos su ayuda para apoyar esos programas críticos. Por favor, den sus donativos ahora.  

Barbara Calixte Blog post Haití Gestión del riesgo de desastres Reducción del riesgo de desastres Eficacia de la ayuda Desarrollo sostenible Financiamiento para el desarrollo Preparación ante desastres Recuperación resiliente Alerta temprana

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe