Blog


Recuperación temprana en Haití: Evitando el problema de la dependencia en la ayuda

por

A crisis response led by the Haitian people and government lowers the risk of vulnerable people becoming dependent on international assistance. Photo: Andrea Ruffini/UNDP Haiti

Hace exactamente un mes, el huracán Matthew azotó Haití. Más de 1,4 millones de personas todavía necesitan ayuda; más de 140.000 han sido desplazadas y, en algunas áreas, las cosechas quedaron totalmente destruidas. El desastre ha dejado a las personas viviendo en refugios provisionales, sin poder dar sustento a sus familias y dependientes de la ayuda.

Después de estas cruciales semanas, podemos destacar dos lecciones: la necesidad de localizar la respuesta a la crisis y la importancia de una rápida transición a la recuperación temprana. Yo dirigí la respuesta inmediata del PNUD después del terremoto de 2010 en Haití y pude ver que el Gobierno sacó provecho de muchas lecciones aprendidas entonces. Las instituciones nacionales han insistido en que ésta debe ser una respuesta dirigida por Haití, desde el nivel local al nivel nacional, y el Presidente interino Jocelerme Privert dejó claro desde un principio que la recuperación temprana era una prioridad. Como declaró el Sr. Privert recientemente al New York Times, “en algún punto la ayuda cesará y, llegado el momento, si no hemos hecho nada para reconstruir nuestras vidas, para restablecer nuestras capacidades, habrá riesgo de hambruna.” Los oficiales del Gobierno con los que hablé quieren evitar que las personas vulnerables se vuelvan dependientes de la ayuda humanitaria y quieren preparar al país para soportar mejor desastres futuros.

Cuatro días después del huracán, el Gobierno pidió una evaluación de necesidades para después del desastre, realizada con el respaldo de la ONU, el Banco Mundial, la Unión Europea y el Banco Interamericano de Desarrollo. El Gobierno también pidió el establecimiento de un equipo de recuperación temprana que estuviese articulado con las prioridades de reconstrucción del país. Aunque el establecimiento de este grupo aún está organizándose, sus funcionaes incluirán el fortalecimiento  de la coordinación con las autoridades regionales y locales en Haití; la promoción de la armonización de las iniciativas de reconstrucción y la implementación de programas de dinero por trabajo de las autoridades nacionales, la sociedad civil y los aliados internacionales; la garantía de que se incluya la recuperación temprana en todas las áreas de la respuesta; y, finalmente, la facilitación de un enfoque coordinado para limpiar los escombros de las comunidades.

Aunque los oficiales nacionales han demostrado que tienen la voluntad y las capacidades para hacerse cargo de la respuesta, es la responsabilidad de la comunidad internacional brindar respaldo al Gobierno en la reconstrucción del país. Los programas relacionados con el huracán Matthew tienen que ser creados y llevados a cabo conjuntamente con los actores locales, en vez de ser impuestos de manera separada por la comunidad internacional. Es nuestra responsabilidad dar asesoría, expertos adicionales y otros recursos según lo requiera el Gobierno.

Las estructuras de Gobierno existían antes de que nuestros expertos en respuestas llegasen y seguirán existiendo mucho después de que esos funcionarios se vayan. El reforzar y respaldar al Gobierno sobre el terreno garantiza que reconstruyamos de modo más inteligente en Haití, con el fin de que esa reconstrucción sea sostenible a largo plazo.   

El PNUD seguirá trabajando estrechamente con el pueblo y las autoridades de Haití para fortalecer las capacidades nacionales de modo de dirigir los esfuerzos de recuperación y de dar una ayuda inmediata y un apoyo en materia de recuperación a las poblaciones que lo necesitan a través de proyectos de dinero por trabajo y de generación de ingresos.

Haití ya era uno de los países más vulnerables del mundo. Incluso antes del desastre, un millón de haitianos sufría seriamente de inseguridad alimentaria y casi la mitad de la población no tenía empleo. Haití ha evolucionado lentamente hacia un desarrollo sostenible a largo plazo desde el terremoto de 2010. Sin embargo, el impacto del huracán ha colocado esos logros en alto riesgo, y todavía no queda claro el impacto total del huracán sobre las comunidades más vulnerables. Es totalmente esencial prevenir mayores retrocesos en materia de desarrollo, especialmente teniendo en cuenta que el progreso logrado, aunque modesto, ha costando enormemente al país. Ello implica dar apoyo a la respuesta local e impulsar una rápida transición hacia la recuperación temprana para volver al camino de desarrollo sostenible tan pronto como sea posible.

Haití puede transformarse en un ejemplo certero de cómo los aliados humanitarios y de desarrollo se pueden unir en objetivos comunes con el fin de fortalecer la resiliencia a desastres futuros y de reducir la dependencia de la ayuda. Debemos asegurarnos de que nuestros esfuerzos conjuntos después de este último desastre ayuden a los haitianos a lograr un futuro más sostenible y fuerte.

Bruno Lemarquis Blog post Gestión del riesgo de desastres Reducción del riesgo de desastres Preparación ante desastres Recuperación resiliente Evaluación de riesgos Gobernabilidad de riesgos Respuesta a las crisis Desarrollo sostenible Medio ambiente América Latina y el Caribe Haití

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe