Blog


Acelerar el progreso de los ODM

por

mujer y persona de cuidadoEn Nepal, Radhika Mijay recibe servicios de cuidado comunitario de Trishuli Plus, que provee servicios y apoyo relacionado con el VIH. El equipo visita su hogar mensualmente. Foto: GMB Akash/PNUD

En esta serie de blogs, nuestros expertos comparten sus experiencias y perspectivas sobre el trabajo con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. 

A principios de los años 2000, poco después de que los líderes mundiales fijaran los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), era estudiante de post grado. Participé en muchos debates y discusiones intelectuales sobre los ODM y en el proceso de adaptarlos a los planes y estrategias nacionales de desarrollo.

Hubo debates y acalorados argumentos sobre si el mundo debería o no dirigir su atención hacia el desarrollo humano y hacia resultados de desarrollo más amplios en lugar de dedicarse exclusivamente al crecimiento económico en países en desarrollo.

Los ODM han tenido un tremendo impacto cuando los factores interrelacionados se abordan de manera conjunta. Dichos factores incluyen los medios de vida, seguridad alimentaria, salud, educación, igualdad y acceso a infraestructura y servicios básicos.

Actualmente, el mundo ha registrado importantes avances en el logro de muchos de los ODM. La meta de pobreza se alcanzó en 2010, cinco años antes de lo programado, con alrededor de 700 millones de personas que salieron de la pobreza extrema. También se observa un marcado progreso en la matriculación de la educación primaria, el acceso a fuentes mejoradas de agua, y la reducción de la mortalidad infantil. Pero el avance ha sido profundamente disparejo en diferentes partes del mundo.

Acelerar el avance de los ODM ha sido una prioridad en nuestro trabajo. El Marco para Acelerar el Logro de los ODM (MAF), una iniciativa de toda la ONU, proporcionó a los actores nacionales involucrados un enfoque sistemático para identificar y analizar cuellos de botella que están desviando o desacelerando el avance de los ODM. Con el MAF hemos brindado apoyo a 60 países para que desarrollen acciones integrales, colaborativas y específicas que impulsen el avance hacia el logro de los ODM.

Pude observar esto directamente en Sudáfrica, donde dirigí el trabajo del MAF para abordar la mortalidad materna. Aunque el país había alcanzado muchas de las metas de los ODM, la tasa de mortalidad materna había aumentado drásticamente después de 1998 a casi el doble, con 302 cada 100.000 nacidos vivos en 2009.

Aunque parte del problema era el VIH y SIDA y la tuberculosis, las creencias culturales, la prestación y uso deficientes de servicios, las horas de atención inconvenientes en las clínicas, y la actitud de los trabajadores sanitarios también se identificaron como factores de incidencia. Sorprendentemente, todas las soluciones eran de bajo costo o sin costo alguno:

  • Colaborar más estrechamente con las comunidades para mejorar su conocimiento sobre los servicios disponibles y abordar las percepciones negativas.
  • Cambiar las actitudes de los trabajadores sanitarios, con énfasis en la rendición de cuentas.
  • Reforzar la capacitación mediante orientación y apoyo continuos.
  • Asegurar el acceso a apoyo experimentado y especializado, especialmente en casos de emergencia.

Estas intervenciones se integraron rápidamente a los planes de trabajo ya existentes y se monitorearon utilizando sistemas distritales y provinciales ya establecidos. Hoy, la tasa de mortalidad materna ha descendido notoriamente en Sudáfrica y ahora se ubica en alrededor de 140 muertes cada 100.000 nacidos vivos.

El trabajo del MAF en Sudáfrica reveló que aunque los recursos financieros sean significativos, no son suficientes para abordar asuntos de desarrollo específicos. Para que nadie se quede afuera, se requerirá una visión multidimensional del desarrollo que abarque factores sociales, económicos y ambientales. Debemos aprovechar la voluntad política, las capacidades de desarrollo y soluciones innovadoras para abordar la nueva Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Babatunde Omilola Desarrollo de capacidades Eficacia de la ayuda Objetivos de Desarrollo del Milenio MDG-SDG blog series Agenda 2030 Desarrollo sostenible

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe