Blog


Mirando al 2030 desde el camino de los Objetivos del Milenio

por

La región en su conjunto está en buen camino para alcanzar estos objetivos y muchos países individuales los lograrán si continúan las tendencias actuales. Foto: Carolina Trutmann/PNUD Guatemala

Hace uno días se lanzó en la Asamblea General de la ONU la futura agenda de desarrollo hasta 2030. “Podemos ser la primera generación en acabar con la pobreza”, según el Secretario General, sobre la ambiciosa agenda de desarrollo post-2015, que incluye los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

¿Podremos ser la generación que acabe con la pobreza extrema y al mismo tiempo reduzca las desigualdades que históricamente azotan a nuestra América Latina y el Caribe?

Ya se ha comentado bastante respecto de los avances y retos que América Latina y el Caribe enfrenta de cara a la rendición de cuentas final de los ocho Objetivos del Milenio (ODM), y por ende, su punto de partida respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pero, más que el qué, es el cómo esto fue ocurriendo lo que entrega lecciones importantes para lo que va a ser la adopción de una agenda más ambiciosa y compleja, como es la agenda Post-2015.

A nivel agregado, la región ha logrado avances en la reducción de la pobreza extrema y la mortalidad infantil, la educación primaria, promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, y aumentar el acceso de la población a los servicios básicos de saneamiento y agua potable. La región en su conjunto está en buen camino para alcanzar estos objetivos y muchos países individuales los lograrán si continúan las tendencias actuales.

A pesar del enorme progreso observado, todavía hay muchos desafíos regionales y disparidades en el progreso de los objetivos relacionados con el hambre, la salud materna y el VIH-SIDA.

Si bien los países de la región desde un principio reportaron su progreso hacia los objetivos, en un comienzo veían los ODM como una agenda para los países menos desarrollados, y por ende que no era necesario incorporarla al diseño propio de políticas públicas. Sin embargo, nuestra región fue descubriendo el valor de los ODM a través de la necesidad de responder en forma coherente a una realidad de países con profundas desigualdades estructurales, bolsones de pobreza, y con problemas para entregar en el terreno servicios básicos y de calidad a todos, en particular a los más marginados.

Muchos países de la región utilizaron el marco de desarrollo de los ODM, usando metas cuantitativas y con un marco temporal fijo, usando el 2015 como referencia, pero con aspiraciones más ambiciosas que las establecidas globalmente. Por ejemplo, varios países de la región, en particular los del cono sur, se fijaron como meta el acceso universal a la educación secundaria, Belice se fijó el acceso universal al agua y saneamiento y Brasil se fijó como meta reducir la pobreza extrema a un 25% y erradicar el hambre.

Pero una lección importantísima es la voluntad política y la visión de largo plazo en la implementación de las políticas de desarrollo. En El Salvador, hacia mediados del 2006, el Gobierno, a través del Ministerio de Educación, veía con preocupación que un eventual cambio de administración podía llevar a un cambio radical en los programas claves del Ministerio, y perder el impulso para cumplir la visión de largo plazo que se tenía de donde debería estar El Salvador en 15 años. Junto a las agencias de la ONU en el país —incluso el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)— trabajaron con Gobierno para dialogar con todos los actores involucrados, incluyendo a la oposición, y hacer de la visión de educación del Gobierno, una política de estado que fuese de todos.

La agenda de desarrollo Post-2015, que será lanzada en Nueva York, tiene en su corazón los asuntos pendientes de los ODM, principalmente los de naturaleza social, a los que se suman las dimensiones ambientales y de prosperidad económica necesarias para lograr el desarrollo sostenible. Es por esto que la agenda es universal, y tiene obligaciones para todos. Tanto para países en desarrollo, como para desarrollados.

Ver artículo completo en Planeta Futuro.

Objetivos de Desarrollo del Milenio Reducción de la pobreza y la desigualdad América Latina y el Caribe Gonzalo Pizarro Diana Costa Desarrollo sostenible Crecimiento inclusivo Agenda 2030

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe