Blog


Diálogo y construcción de consensos en democracia

por

juventud La democracia va aparejada a la capacidad de diálogo y consensos para garantizar desarrollo humano. Foto: PNUD El Salvador/Mauricio Martínez

La institucionalidad de la democracia sienta sus bases en la capacidad real de la ciudadanía de participar de manera activa. Esta capacidad supone que las personas se expresan con libertad, escuchan con respeto, tienen espacios formales e informales de diálogo y logran alcanzar acuerdos de país. La democracia va aparejada a la capacidad de diálogo y consensos para garantizar desarrollo humano.

La historia de El Salvador da cuenta de los grandes avances que se han dado en el desarrollo de esta capacidad ciudadana, pero también nos permite entender que falta un trecho por andar para superar la marca de polarización y desconfianza que dejó tras de sí la guerra y consolidar la cultura de diálogo que nos lleve a encontrar soluciones sostenibles a los desafíos del país.

Los Acuerdos de Paz, firmados en 1992 para poner fin al conflicto armado que duró 12 años, siguen siendo el más grande ejemplo de la capacidad de diálogo de las y los salvadoreños. Pero el esfuerzo por llegar a consensos que permitan enfrentar grandes problemas como la inseguridad ciudadana, la desigualdad y exclusión social y la falta de oportunidades, sigue vigente.

El Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, quien asistió este año a la conmemoración de la firma de estos Acuerdos, nos recordó que la paz es un proceso que se debe construir en el día a día e hizo un llamado para que el país siguiera trabajando en unidad. “Mantengan vivo el espíritu de los Acuerdos de Paz profundizando la reconciliación y el diálogo”, dijo.

El PNUD y el Sistema de Naciones Unidas han acompañado históricamente al país en sus esfuerzos de diálogo y siguen haciéndolo. Casi 24 años después de la firma de los Acuerdos de Paz, vemos signos positivos que vienen desde todos los sectores y actores interesados en promover y asumir el diálogo para superar los problemas y hacer de El Salvador un mejor país.

La reciente firma de un Acuerdo Interpartidario, la existencia del Plan El Salvador Seguro como un plan consensuado para enfrentar el problema de la inseguridad y la creación de espacios de diálogo en torno a los principales problemas, durante el último año, solo pueden leerse como una voluntad colectiva de encontrar acuerdos y de seguir una agenda de país, muy por encima de las diferencias.

En septiembre del año pasado se creó el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia y en 2015 se ha instalado una mesa de diálogo de los partidos políticos presentes en la Asamblea Legislativa, así como el Consejo Nacional de Educación. Las reuniones preparatorias para la creación de un Consejo Nacional de Sustentabilidad Ambiental y Vulnerabilidad ya han comenzado. El PNUD y otras agencias de Naciones Unidas, junto a la OEA, la Unión Europea y otras entidades, acompañamos estos esfuerzos como Secretaría Técnica.

Los consejos nacionales reúnen a entidades de gobierno, autónomas, diputados, iglesias, empresa privada, tanques de pensamiento, organizaciones no gubernamentales, academia, municipalidades, medios de comunicación, representantes de la sociedad civil, partidos políticos y comunidad internacional.  Los Consejos, a su vez, abren y lideran espacios de diálogo en las comunidades, con mecanismos como mesas técnicas, consultas ciudadanas o sectoriales.

Las plataformas de diálogo son un espacio donde se siguen desarrollando las capacidades de las y los salvadoreños de hablar abiertamente y comprometerse con el país. Se han convertido, en sí mismas, en espacios de participación ciudadana.

Los acuerdos alcanzados en estos espacios deben impulsar  la necesaria acción de todos los sectores y la implementación de políticas públicas que eleven el bienestar de las y los salvadoreños, con énfasis en los grupos tradicionalmente excluidos.  El diálogo y el consenso deben convertirse en el motor de la acción que consolide la democracia y el desarrollo humano en El Salvador.

Gobernabilidad y consolidación de la paz El Salvador América Latina y el Caribe Stefano Pettinato

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe