Blog


Evitar la estigmatización en la medición de los logros de los ODS

por

La metodología utilizada para medir el progreso de los ODM subestima el relativamente buen trabajo hecho por los países menos desarrollados, especialmente en Africa Subsahariana. Foto: PNUD Burkina Faso

En la próxima cumbre de las Naciones Unidas, los Estados Miembros alcanzarán un acuerdo sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Los profesionales del desarrollo se comprometerán entonces a supervisar los logros de los objetivos y las metas. Como en el caso de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), los informes sobre el progreso tanto a nivel de país, regional o global tienen más posibilidades de proliferar.

Permítanme recordarles que la supervisión de los ODM no estuvo libre de críticas. En primer lugar, los informes estigmatizaban a los países que mostraban un proceso lento, aunque fuera positivo. Por ejemplo, cuando un país no era capaz de alcanzar un objetivo, como puede ser reducir la mortalidad materna, el país era etiquetado como “atrasado”, “paralizado” o “desencaminado”.

En segundo lugar, los Objetivos de Desarrollo del Milenio establecían objetivos globales, lo que provocaba que las comparaciones entre países fueran imprecisas. Los objetivos y las metas, que eran promedios globales y uniformes para todos los países, penalizaban severamente a los países que empezaban desde un nivel más bajo.

En tercer lugar, la metodología usada para medir los progresos de los ODM menospreciaba el buen desempeño llevado a cabo por los países menos desarrollados, en especial, los países de África Subsahariana.

Finalmente, el marcar objetivos y metas irrealistas, esperando que puedan llegar a cumplirse, no hace sino aumentar las posibilidades de que se cree un excesivo pesimismo por los objetivos no cumplidos.

Los ODS tienen que ser medidos en términos de desempeño de los países, midiendo su esfuerzo para acelerar el progreso y no centrarse en si consiguen cumplir un objetivo o no. Los objetivos y metas solo deben servir como aspiraciones pero, ¿por qué?

Porque, comparar los ODS por igual en todos los países dejará en desventaja a aquellos que empiecen más alejados de los niveles máximos y mínimos. Por ejemplo, reducir al menos a la mitad el número de personas que viven bajo el umbral de la pobreza (objetivo 1.2 de los ODS) requerirá un mayor nivel de desempeño para un país que comienza con el 70 % de su población por debajo de dicho nivel a un país cuya población no lo supera ni en un 10 %.

Por el contrario, los condicionantes naturales pueden hacer más difícil alcanzar los objetivos para aquellos países que se encuentren más aleados de los indicadores máximos o mínimos. Reducir la mortalidad materna de 300 mujeres por cada 1.000 nacimientos a 200 puede ser más fácil que reducirla de 100 a 70 (como indica el objetico 3.1). Lo mismo ocurre con el “problema de la última milla”, según el cual las últimas 30 mujeres pueden las más difíciles de alcanzar ya sea porque viven en regiones remotas o por sus prácticas culturales.

Por lo tanto, para medir el progreso de los ODS 1) se debe reconocer que los niveles iniciales de las metas no son los mismos para todos los países, 2) se debe tener en cuenta el esfuerzo, en el sentido de que las metas serán más difíciles de cumplir cuando más se aproximen a los límites máximos o mínimos y 3) analizar a nivel regional en lugar de a nivel global para llevar a cabo medidas más localizadas de actuación.

Este enfoque evita etiquetar como “fracaso” a aquellos países que no estén a la altura para la reunión de los ODS que tendrá lugar en 2030.

Desarrollo sostenible Agenda 2030 Eficacia de la ayuda Objetivos de Desarrollo del Milenio Degol Hailu Blog post Objetivos de Desarrollo Sostenible

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe