Blog


Una generación libre de sida, simplemente inimaginable

por

activistas comunitarios En Asia, la comunidad que vive con VIH contribuye a alcanzar el ODM 6. Foto: PNUD/Kazuyuki Uji

En esta serie de blogs, expertos y profesionales del PNUD comparten sus experiencias y puntos de vista sobre su trabajo relativo a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

El 14 de julio de 2015, el Secretario General de la ONU hizo una declaración histórica: “Juntos, hemos alcanzado y superado los objetivos relacionados con el sida del sexto Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM)... Estamos en camino hacia una generación libre de sida”.

Esto era simplemente inimaginable en la época en que comencé a trabajar en el PNUD, a principios de 2000, cuando el VIH seguía avanzando en Asia y el tratamiento del VIH era un lujo al alcance de unos pocos.

Al leer la declaración del Secretario General, mis pensamientos volaron hacia los rostros de los activistas comunitarios de India con los que colaboré, pero que fallecieron debido a la falta de acceso a un tratamiento asequible.

Recordé el pequeño funeral de una niña de 10 años en Sri Lanka que murió de sida. La pequeña no tuvo amigos, ni vecinos, ni siquiera familiares en su funeral.

También recordé historias de muchas personas que viven con VIH y que se vieron empujadas a la pobreza por estar demasiado enfermas para trabajar. Perdieron sus empleos debido a la discriminación, o tuvieron que entregar todos sus ahorros para pagar el tratamiento.

Al mismo tiempo, reflexioné sobre cómo la comunidad de personas que viven con VIH ha contribuido a la consecución de las metas del sexto ODM sobre detener y revertir la propagación del VIH, y poner a 15 millones de personas en tratamiento contra el virus para 2015.

Esta comunidad está compuesta en gran parte por personas que se hallan entre las más estigmatizadas y excluidas de la sociedad. Entre otras, transexuales (es decir, personas que tienen una identidad de género diferente de su sexo al nacer), hombres que tienen sexo con hombres, consumidores de drogas, trabajadores sexuales, viudos y viudas, y pobres.

Ellos han cambiado fundamentalmente la manera en que las personas afectadas pueden empoderarse e involucrarse en las respuestas a las enfermedades, aportando pruebas, prestando servicios e influyendo en las políticas. Ellos han demostrado que los derechos de todos cuentan. Y han creado un movimiento hacia un mundo que reconoce, abraza y se nutre de la diversidad.

Mi primer trabajo en el PNUD consistió en apoyar a grupos comunitarios de personas que vivían con VIH en la región de Asia y el Pacífico. El PNUD las ayudó a organizarse, desarrollar sus aptitudes y acceder a quienes formulan las políticas.

Por haber sido testigo de sus luchas, su negativa a la renuncia y su determinación, leí la declaración del Secretario General como un triunfo de la comunidad y un testimonio de que la gente puede cambiar el mundo.

Ha sido una prueba fehaciente de que la visión de “no dejar a nadie atrás” se convierte en una posibilidad real cuando las personas más vulnerables y marginadas se colocan en el centro de la respuesta. Esto también simboliza el enfoque del PNUD hacia el VIH y la salud en general.

Los objetivos relativos al VIH del sexto ODM se han logrado ya a nivel mundial. Sin embargo, sigue habiendo deficiencias importantes para poder hablar de un mundo libre de sida.

En la región de Asia y el Pacífico, sólo alrededor de un tercio de las personas que vive con VIH recibe tratamiento. En 38 países se penalizan comportamientos de algunos grupos de población, entre otros las relaciones con personas del mismo sexo y el trabajo sexual, frenando con ello las respuestas eficaces contra el VIH. Y los derechos de estos grupos siguen siendo ignorados y violados.

Todavía tenemos un largo camino por recorrer, pero creo que un éxito similar no es inimaginable.

A medida que nos acercamos al final del 2015, expertos y profesionales del PNUD comparten sus experiencias y puntos de vista sobre el trabajo con los Objetivos de Desarrollo del Milenio en los últimos 15 años y reflexionan sobre la transición a los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Kazuyuki Uji VIH Sida Planificación del desarrollo y monitoreo Objetivos de Desarrollo del Milenio VIH y salud Desarrollo de capacidades Asia y el Pacífico

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe