Blog


Los cambios meteorológicos en tres continentes

por

Benito VelasquezBenito Velasquez, un agricultor de Torota, Bolivia, dice que el cambio climático afecta sus cosechas. Foto: Dylan Lowthian/PNUD.

“Les ruego a todos que piensen. No se trata de un solo país, tenemos que pensar en términos del mundo entero. Debemos decírselo a nuestros líderes”.

Toda su vida, Benito Velásquez ha cultivado una modesta parcela en la zona central de Bolivia. “Estamos sintiendo el cambio climático”, dice. “Tenemos mucho por hacer. Quizás en 50 años podremos reparar lo que hemos destruido. Debemos repararlo”.

He venido a encontrarme con Benito para ver con mis propios ojos cómo los cambios en los patrones climáticos están afectando a los agricultores bolivianos. La entrevista es parte de una visita a cuatro países en tres continentes para documentar los efectos del cambio climático en las comunidades agrícolas.

“Las semillas que sembramos ya no brotan en los tiempos habituales”, dice Benito. “Se ven lagos y cuencas sin agua”. ­

Benito planifica para las estaciones de sequía y de lluvias, y siembra según sus conocimientos, que vienen de muchas generaciones atrás. Esta experiencia, basada en la predictibilidad del clima, le permitía maximizar la cosecha. Últimamente, este sistema no está funcionando. El clima se volvió errático, impredecible y extremo.

 En ese momento no sabíamos que la historia de Benito se repetiría. En cada lugar que visitaríamos, en culturas totalmente diferentes y geografías diversas, escucharíamos historias  perturbadoramente similares: Algo ha cambiado. Estamos luchando para adaptarnos.

***

El camino entre Vientiane y Savannakhet bordea el Mekong a medida que el río serpentea hacia el sur. El viaje en auto debería tardar 6 horas, pero las fuertes lluvias provocan congestionamientos de tránsito y tardamos 9 horas. Phouvanh Khammouk-on y Mani Saiyalath, ambos arroceros, nos están esperando.

El problema de Saiyalath es el exceso de agua. Esta zona llana de miles de arrozales es particularmente susceptible al aumento de lluvias. Además de arruinar cultivos, las inundaciones recientes aislaron a la comunidad. “El camino a Kaengok estaba inundado…teníamos que usar botes pero teníamos miedo. No podían traernos agua potable.”

Hay 710 personas en el pueblo. Cada año, cuando se inunda, falta el agua potable. Solían tener dos cosechas de arroz anuales pero ahora solo es posible tener una.

***

Robert Wolimbwa Wambazu cultiva café en la falda del monte Elgon en Uganda occidental. La tierra allí es rica y fértil.

Pero el café es un cultivo extremadamente sensible. Las pequeñas fluctuaciones en la temperatura y la humedad, precisamente como las asociadas al cambio climático, tienen un efecto desproporcionado en esta planta tan inestable.

Robert señala una planta. “A veces, no llueve y el cafeto no recibe suficiente agua. Luego, cuando llega la lluvia, el cafeto se cae y se pone amarillo, como éste.”

En Uganda, el café es un cultivo comercial importante. Los agricultores complementan los alimentos que cultivan para su propio consumo con el café. Los ingresos de su producción ayudan a pagar la educación y los servicios de salud.

Sin embargo, en los últimos años los precios han bajado de manera constante y se vincula con la variación que ha habido en la calidad de las cosechas. Esta declinación de la calidad está asociada a los efectos del cambio climático, el clima variable afecta directamente a los ingresos de Robert.

***

 Las personas con las que me reuní son solo cuatro entre más de mil millones de agricultores de subsistencia en todo el mundo. Pero sus historias son representativas de problemas similares alrededor del planeta.  Se encuentran entre los más vulnerables ante los efectos del cambio climático.

Muchos de nosotros somos afortunados de no vivir en circunstancias en las que las fluctuaciones del clima pueden tener consecuencias devastadoras. Para estos agricultores el cambio climático es real, está sucediendo ahora.

***

 

Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Energía Medio ambiente Cambio climático América Latina y el Caribe Bolivia Asia y el Pacífico Laos África Uganda Dylan Lowthian

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe