Blog


Comprender los aspectos económicos de la adaptación no tiene precio

por

agricultores en camboyaEn Ou Village, provincia de Siem Reap, aldeanos aprenden técnicas de cultivo y tecnologías de riego como parte de un proyecto de adaptación de prácticas agrícolas resistentes al cambio climático en Camboya. Foto: Narith Mao/PNUD Camboya

La política o incentivo adecuado para fomentar la adaptación al cambio climático no es necesariamente la más conveniente desde el punto de vista político.

Es crucial entender la economía de la adaptación al cambio climático.  En un mundo con demandas que compiten por los recursos limitados, los gobiernos deben plantear preguntas críticas para tomar las decisiones que sean económicamente más eficaces. Por ejemplo, ¿cuál es la magnitud del impacto del cambio climático en la agricultura? ¿Hasta qué punto se verán afectados los hogares? ¿Qué intervenciones obtendrán mayores retornos en términos de mejoras en la previsión social? ¿Dónde y cuándo se debe invertir? Si la adaptación es demasiado pronto, no se sentirá su impacto. Si la adaptación es demasiado tarde, las inversiones serán inútiles.

El problema es que estas preguntas, cruciales para la formulación de políticas, no son del todo comprendidas en los países en desarrollo, en gran parte debido a la insuficiente financiación en investigación y a los institutos de investigación. La recolección de datos, la investigación y el análisis económico deben ayudar a los países a identificar las opciones de adaptación más adecuadas. Sin embargo, parece que se presta más atención a las medidas de adaptación "concretas", a las fotos en los folletos de alguien haciendo algo.

Se necesitan cambios y en el PNUD sabemos reconocer la importancia de las capacidades fundamentales claves para el avance de la adaptación al cambio climático. A lo largo de los dos últimos años, en cooperación con USAID y la Asociación Mundial para el Agua, hemos estado trabajando en la capacitación de oficiales técnicos en países en desarrollo para entender la economía de la adaptación.

Investigadores de Tailandia, Bangladesh, Sri Lanka y Mongolia han unido fuerzas con economistas de China, Sudáfrica, Nigeria, Sri Lanka y los Estados Unidos para entender el impacto del cambio climático en el sector agrícola.  Los investigadores están formados en la recolección de datos específicos de cada país y en el análisis de estos datos a nivel de los hogares. Sus contrapartes en Camboya, Viet Nam, Indonesia, Nepal, RDP Lao y Maldivas pronto recibirán formación similar. 

Aunque los resultados hasta la fecha han sido alentadores, la realidad es que tan solo se quedan en la superficie. Se debe aumentar la cantidad de investigadores que se beneficien de este apoyo, tanto en los países como en todo el mundo. La comunidad donante debe apoyar más investigación aplicada. El desarrollo de capacidades debe ser institucionalizado en los entes gubernamentales para que la próxima generación de investigadores y formuladores de políticas aprovechen y aumenten el conocimiento y las percepciones de los propulsores de hoy.

Saber cómo se adaptarían los agricultores puede no parecer urgente para los formuladores de políticas, después de todo, los agricultores se adaptarían con la ayuda de los gobiernos o sin ella.  Pero sí es necesario, y urgente, investigar las adaptaciones que no sucederán sin los formuladores de políticas.  

Mariana Simões Pradeep Kurukulasuriya Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Energía Medio ambiente Cambio climático Adaptación partnerships