Blog


El trabajo de cuidar y la equidad de género en América Latina

por

Mujer y chicoEn Argentina, las mujeres dedican casi el doble de tiempo que los varones (6,4 horas por día versus 3,4 horas) a las actividades de cuidado. Foto: PNUD Argentina

Todas las sociedades tienen personas dependientes a quien cuidar y personas que cuidan. Si bien existen diferentes maneras de organizar la provisión de cuidado, aún hoy en día esta labor sigue concentrada en la esfera de la familia y es hecha mayoritariamente por las mujeres en forma no remunerada.

En Argentina, un país que ha hecho avances muy importantes en materia de derechos de las mujeres y equidad de género, las mujeres dedican casi el doble de tiempo que los varones (6,4 horas por día versus 3,4 horas) a las actividades de cuidado.

La dimensión económica del cuidado se ha vuelto más visible en América Latina gradualmente, así como la magnitud del subsidio que representa para la sociedad.  En Colombia y en México, por ejemplo, el valor económico de las actividades de cuidado representa un poco más del 20% del PIB.   

La región latinoamericana enfrenta un escenario de “crisis de cuidado“ debido a que la cantidad de gente que requiere cuidados ha crecido y la oferta de gente disponible para cuidar ha disminuido. Esto es resultado de la mayor longevidad de nuestras sociedades, una más baja tasa de fecundidad y el ingreso masivo de las mujeres al mercado del trabajo y al sistema educativo. Adicionalmente, el “bono demográfico” – cuando el total la población económicamente activa es mayor que la dependiente – se acabará en algunos años.

Opciones de política

Las políticas de cuidado pueden ser categorizadas en medidas que garanticen tiempo, dinero y servicios para cuidar. Esto puede traducirse en licencias o permisos laborales para el cuidado dentro del hogar de personas dependientes, transferencias monetarias para el sostenimiento del cuidado de familiares y servicios públicos destinados al cuidado.

En la región ya existen importantes políticas y programas. Estos incluyen los regímenes de licencias de maternidad y paternidad en el marco del empleo formal, los programas de asignaciones familiares y transferencias monetarias condicionadas, las prestaciones del régimen de jubilaciones y pensiones, y en general los programas de universalización de servicios e infraestructura social básica.

Estos programas han surgido por demandas de agendas diferentes a la del cuidado o sin enfoque de género, lo cual explica que haya espacios vacíos en términos de una política integral y varios desafíos urgentes. Por ejemplo, las transferencias monetarias han aumentado significativamente las responsabilidades de cuidado de las mujeres respecto de las de los hombres, un tema pendiente de resolver en la mayor parte de los programas actualmente existentes. Por otra parte, si bien es cierto que la escuela suple importantes funciones de cuidado, el problema aparece marcadamente para los y las menores de 4 años –franja en la cual no se ha universalizado la provisión pública de servicios-,  los adultos mayores y las personas con dicapacidad. Este vacío impacta muy desfavorablemente a las familias de menores ingresos que no pueden comprar servicios de cuidado o contratar ayuda doméstica.

Uruguay y Costa Rica han comenzado a abordar esta cuestión mediante el establecimiento o ampliación de servicios para los niños menores de 4 años provenientes de hogares de bajos ingresos. En México. el gobierno ahora subvenciona centros de cuidado infantil con el objetivo de facilitar una mayor  inserción de las mujeres en los mercados de trabajo centrándose en niños y niñas cuyas madres trabajan en áreas no cubiertas por la seguridad social.

En Argentina, la OIT, el PNUD y UNICEF, junto con un importante centro de pensamiento, el CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), vienen realizando un ciclo de dialogos del cuidado. Los diálogos han tenido una amplia y activa participacion de formadores de opinión, especialistas, tomadores de decisiones, legisladores y organizaciones de derechos humanos, nacionales e internacionales y amplia cobertura mediática.

El ciclo de diálogos ha sido fructífero. En junio de 2015, la legisladora  federal argentina Maria del Carmen Bianchi, participante en los diálogos , presentó un proyecto de ley para el establecimiento  de una  Política Federal de Cuidados para la Primera Infancia.

El grupo de la ONU continuará su trabajo en el área, apoyando el esfuerzo de Argentina por un mejor sistema de cuidados.  Serán bienvenidas las experiencias y reflexiones acerca de las políticas de cuidado y cómo ellas pueden contribuir alcanzar la igualdad de género.

Gobernabilidad y consolidación de la paz Igualdad de género Informe sobre Desarrollo Humano Desarrollo sostenible Crecimiento inclusivo América Latina y el Caribe Argentina René Mauricio Valdés

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe