Blog


La infraestructura como inversión para el desarrollo

por

Trabajador del aeropuertoDurante el año y medio de ejecución del proyecto se ha empleado directamente a 314 hombres y 23 mujeres y se han generado unos 1,500 empleos indirectos. Foto: Mauricio Martínez/ PNUD El Salvador

Para generar ese entorno son necesarias políticas públicas e inversiones que favorezcan una adecuada complementariedad entre las demandas de la sociedad y las necesidades y derechos de los individuos.

Un buen ejemplo de ese entorno habilitante es la inversión pública y privada en infraestructura logística y de movilidad. Desarrollar y fortalecer esta infraestructura tiene un impacto potencial sobre el desarrollo económico y la disminución de la pobreza. La infraestructura de transporte es de vital importancia para la calidad de vida de la población; la movilidad vincula las áreas urbanas con las rurales; conecta al país con el exterior; facilita el acceso a servicios básicos como educación y salud; contribuye a la funcionalidad de las ciudades y las vuelve más competitivas. Además, la infraestructura logística puede ser determinante para generar empleos de calidad y para aumentar la competitividad en la producción de bienes y servicios de los países, al incidir de manera significativa en el aumento de la productividad y la eficiencia reflejada en menores costos.

Tomando en cuenta estas dinámicas y por su compromiso con el desarrollo humano de El Salvador, el PNUD ha trabajado en los últimos años de manera sistemática con el Ministerio de Obras Públicas, Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano (MOPTVDU) y con la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), entidades responsables de la mayor parte de la inversión en infraestructura de logística y movilidad. Como una acción central de este trabajo, el PNUD, en asocio con la Oficina de Servicios para Proyectos de las Naciones Unidas (UNOPS), ha acompañado a CEPA en la modernización de parte de la infraestructura portuaria y aeroportuaria del país, gestionando una inversión superior a los 52 millones de dólares en el Aeropuerto Internacional de El Salvador “Monseñor Óscar Arnulfo Romero y Galdámez”.

Esta inversión ha permitido la rehabilitación de más de 4 mil metros de las calles de rodaje, la mejora de la superficie de las calles internas, la pavimentación de las calles perimetrales, la modernización de los puentes de abordaje y otra serie de cambios que impactan positivamente la operatividad y el servicio, todo con los criterios de calidad, transparencia y sostenibilidad, que garantizan que las personas sean las beneficiarias reales. El proyecto más destacado es la colocación de una nueva carpeta asfáltica en los 3,200 metros de la pista principal, inaugurada el pasado 10 de julio, y que prolonga la vida útil de esta infraestructura en 20 años.

Todo este trabajo tiene repercusiones en el bienestar de los y las salvadoreñas. Por un lado, durante el año y medio de ejecución del proyecto se ha empleado directamente a 314 hombres y 23 mujeres y se han generado unos 1,500 empleos indirectos; por otro, las intervenciones mantienen y fortalecen la calidad y seguridad del transporte para los más de 2.4 millones de pasajeros anuales así como de altos estándares de servicios a visitantes, aerolíneas y trabajadores. Pero el beneficio principal es que estas inversiones vuelven a El Salvador en un país con más y mejor acceso, con efectos positivos sobre movilidad, competitividad y crecimiento.

Cuando se cumple con los criterios fundamentales de sostenibilidad, participación y transparencia, invertir en infraestructura es invertir en una condición “sine qua non” para el desarrollo humano.

Desarrollo sostenible América Latina y el Caribe El Salvador Trabajo y medios de vida Eficacia de la ayuda Stefano Pettinato

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe