Blog


Haití en un punto de inflexión

por

Elections 2011 in Haiti.Para estas elecciones hay más de 41.000 candidatos disputando las elecciones locales. Foto: PNUD Haití

Haití alcanzará un importante hito histórico este verano. A partir del 9 de agosto, unos seis millones de haitianos elegirán a 1.280 representantes para la administración local, 140 alcaldes, 139 parlamentarios y, por último, su presidente en varias rondas de procesos electorales que pueden durar hasta el fin del año.

No ha sido fácil llegar a este momento. El pueblo haitiano ha esperado tres años por estas elecciones. Y están sin Parlamento desde enero.

Haití ha dado pasos significativos para restaurar la confianza en el proceso político y celebrar estas elecciones a tiempo. El consejo electoral, nombrado en enero, ha asumido de manera impresionante tareas técnicas, logísticas y financieras difíciles destinadas a garantizar un proceso fiable, inclusivo y transparente. La ley electoral y el calendario fueron promulgados en marzo, la mayoría de los partidos políticos han presentado candidatos y la policía nacional ha estado trabajando para garantizar un entorno seguro para las elecciones. La Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y otros socios de la ONU han hecho importantes esfuerzos en los últimos años para el fortalecimiento de las capacidades electorales nacionales.

Una importante parte del trabajo ya se ha logrado, pero aún queda mucho por hacer para completar esta enorme y compleja operación electoral. Hasta ahora, el esfuerzo conjunto de las autoridades nacionales y los aliados internacionales han generado recursos suficientes para financiar sólo la primera ronda de votaciones, el 9 de agosto. No podemos detenernos aquí. Hacemos un llamado a todos los socios internacionales de Haití a que intensifiquen sus esfuerzos y apoyen al país a cruzar la línea de meta en esta marcha hacia la paz y la estabilidad. Mientras que los socios de Haití ya han aportado con contribuciones importantes, aún hay una brecha crucial que necesita ser cubierta. Sin este apoyo, la conclusión del proceso electoral es riesgosa, así como el progreso que duramente ha ganado Haití.

Estas elecciones marcarán el período más largo de estabilidad institucional que el país ha disfrutado en su historia reciente. Será además la segunda vez desde 2006 que un Presidente electo democráticamente entregue el poder a su sucesor. El proceso también tendrá un efecto positivo para el Caribe, para la estabilidad de toda la región y la promoción del desarrollo socio-económico.

Si bien es importante que los socios internacionales de Haití continúen brindando apoyo al proceso democrático del país, es igualmente crucial para el Gobierno de Haití manejarlo adecuadamente y garantizar que sus instituciones tienen todo lo requerido para asumir plenamente las elecciones.

El 16 de julio, las Naciones Unidas, el Primer Ministro de Haití, representantes de gobiernos y los socios internacionales se reunirán en Nueva York. Esta será una gran oportunidad para reafirmar nuestro compromiso común por la consolidación de la democracia en Haití y nuestra solidaridad con las aspiraciones y esperanzas por el progreso que tiene su pueblo.

El pueblo de Haití ha luchado durante décadas para consolidar la democracia en la isla. En 1986 un levantamiento popular eliminó el régimen de Duvalier. Hoy, en 2015, hay más de 38.000 candidatos disputando las elecciones locales. Hay una democracia vibrante y viva en Haití y el pueblo haitiano reconoce que la gobernabilidad es responsabilidad de todos.

En todo el mundo, en países donde la democracia, la buena gobernanza y el respeto al Estado de Derecho es la norma, el poder político se disputa a través de medios pacíficos y democráticos. Los ciudadanos adoptan medidas pacíficas y democráticas para resolver los problemas que enfrentan. El diálogo y la tolerancia se convierten en el orden del día. Haití, una de las democracias más antiguas del mundo, está preparado para esta transición y merece todo nuestro apoyo.

América Latina y el Caribe Haití Gobernabilidad y consolidación de la paz Participación política Elecciones Jessica Faieta Hervé Ladsous Financiamiento para el desarrollo

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe