Blog


Una oportunidad para la igualdad de género

por

Foto: Javier Sagredo/PNUD

La Plataforma de Beijing contempla un mundo donde cada mujer y cada niña puedan ejercer sus libertades y opciones y hacer efectivos sus derechos, incluidos el derecho a vivir libres de violencia, a la educación, a ejercer sus derechos de salud sexual y reproductiva, a participar en la toma de decisiones, y a la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.

Ahora, en 2015, hay una nueva oportunidad para establecer la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas, esenciales para un desarrollo inclusivo y sostenible. En septiembre, se espera que los líderes mundiales adopten una ambiciosa serie de retos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre los que se incluye la igualdad de género.

Se han visto progresos en materia de desarrollo e igualdad de género en las últimas dos décadas, pero todavía no son progresos equitativos. Ha aumentado la cantidad de mujeres con empleos remunerados, como también la esperanza de vida. Está a punto de alcanzarse la paridad en el acceso a la educación primaria, aunque muy pocos países han logrado esta meta en el resto de los niveles educativos. La participación de las mujeres en los gobiernos nacionales ha aumentado: en 1995, las mujeres representaban el 11,3% de los parlamentarios en todo el mundo, mientras que ahora representan un 22,1%. Aunque es el doble que hace 20 años, todavía no se alcanza la meta del 30% establecida por los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Con todo, 1.200 millones de personas todavía viven en la extrema pobreza y las mujeres siguen teniendo más probabilidades que los hombres de encontrarse entre ellas. A pesar del mayor número de mujeres con empleos remunerados, ellas siguen representando a las personas con empleos vulnerables de manera desproporcionada, y ganan en promedio 24% menos que los hombres a nivel mundial. Las mujeres también tienen menos probabilidades que los hombres de tener acceso al trabajo decente, a los bienes y al crédito formal.

¿Cómo se puede cambiar esta situación?

Lograr la igualdad de género requiere una acción firme en todos los niveles. En la práctica, esto significa apoyar una serie de medidas incluidas las que dan a las mujeres un acceso equitativo a la tierra, el crédito y los bienes; garantizar la igualdad de remuneración y mayores protecciones laborales; crear empleos, medios de vida, habilidades y programas empresariales que estén abiertos a las mujeres; y establecer medidas de protección social como los beneficios de maternidad, seguro de desempleo y seguro médico.

Otra traba importante para el empoderamiento de las mujeres es la violencia sexual y de género, que niega su derecho a sentirse seguras en sus hogares y comunidades, y que impone costes elevados a las sociedades.

Ciertos desafíos para la igualdad de género se han vuelto más urgentes desde la conferencia de Beijing, incluidos los relacionados con el cambio climático. En el nuevo acuerdo mundial sobre el clima que está por firmarse en diciembre, el papel esencial de las mujeres a la hora de administrar y proteger los recursos naturales tiene que ser reconocido, y las inversiones para la adaptación y la mitigación del cambio climático también deben beneficiar a las mujeres.

En momentos en que el mundo se une alrededor de la nueva agenda internacional de desarrollo en septiembre, debemos aprovechar la oportunidad para hacer que la igualdad de género tenga un lugar importante en esta hoja de ruta. Y tenemos que aspirar a ser tan osados como las mujeres que se reunieron en Beijing hace 20 años.

*Ver artículo completo en El País.

Igualdad de género Desarrollo sostenible Crecimiento inclusivo Participación política Gobernabilidad y consolidación de la paz Cambio climático y reducción del riesgo de desastres

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe