Blog


Eliminar la discriminación: una vía para financiar la agenda de desarrollo post-2015

por

Mujer lleva paneles solares en HondurasEn casi todo el mundo, la participación de la mujer en el mercado laboral es menor que la del hombre. Foto: PNUD Honduras

En esta serie de blogs, nuestros expertos comparten su ideas y lecciones aprendidas en temas claves de financiamiento para el desarrollo, camino a la Conferencia de Financiamiento para el Desarrollo que se llevará a cabo en julio en Addis Abeba, Etiopía.

Mientras los líderes mundiales se disponen a adoptar un nuevo conjunto de objetivos de desarrollo sostenible en las Naciones Unidas en septiembre, hay una cuestión que ha recibido mucha menos atención pero que también es acuciante: ¿cómo van a financiarse esos objetivos? Un estudio elaborado por el Banco Mundial, el FMI y otros bancos de desarrollo multilaterales estima que la nueva agenda global de desarrollo no costará millones de dólares, si no billones. ¿Cómo se pueden movilizar estos recursos? La enorme dimensión de semejante reto nos obliga a buscar una perspectiva más amplia y sofisticada respecto del financiamiento.

Un manera de movilizar los billones de dólares necesarios para la nueva agenda de desarrollo es eliminar la discriminación contra las mujeres.

Un reciente informe publicado por ONU Mujeres confirma los grandes costos que la desigualdad de género impone a los países del mundo. Muchos de estos costos se manifiestan a través de tasas de crecimiento económico más bajas que las potencialmente obtenibles por las economías y sociedades si sacaran el máximo provecho a toda su fuerza laboral. Por ejemplo, en casi todo el mundo la participación de la mujer en el mercado laboral es menor que la del hombre. De acabar con esta desigualdad, aumentarían las tasas de crecimiento económico y la productividad.

Las investigaciones realizadas por el PNUD indican que, solamente en África, conseguir cerrar la brecha efectiva de participación en el mundo laboral (esto es, ajustando las disparidades de la educación y las habilidades) generaría US$ 255.000 millones más al año. Nada más que en África subsahariana los beneficios obtenidos ascenderían a US$ 60.000 millones anuales, cifra superior al total de la ayuda internacional destinada anualmente a África. Si lo extrapolamos a otras regiones con economías más grandes pero, a menudo, similares o incluso mayores diferencias de género en el mercado laboral, resulta fácil comprobar que eliminar esta desigualdad efectivamente resultaría en billones de dólares.

La participación en el mercado laboral activo no es más que una de las manifestaciones de la desigualdad de género, ya que también habría que destacar la gran cantidad de trabajo no remunerado que suelen llevar a cabo las mujeres, las diferencias inaceptables de remuneración entre hombres y mujeres, la falta de acceso a insumos económicos y al crédito, y otras barreras que limitan la participación de la mujer en la economía.

De todos modos, los argumentos económicos no son la única razón para eliminar la desigualdad de género, e incluso puede que sean los menos importantes. La discriminación de género es intrínsecamente errónea e injusta, pero también es cierto que eliminarla facilitaría enormemente la obtención de los billones de dólares necesarios para la nueva agenda de desarrollo.

En julio, la comunidad internacional tiene previsto reunirse en Addis Abeba (Etiopía), para la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo con el objetivo de articular un marco de financiamiento para la nueva agenda de desarrollo sostenible. Es preciso que el debate incluya compromisos concretos para reducir y eliminar la discriminación de género. El PNUD trabajará arduamente para garantizar que el marco de financiamiento sea tan ambicioso como los propios objetivos. 

En la Conferencia Internacional sobre Financiación para el Desarrollo de las Naciones Unidas, que tendrá lugar en julio en Addis Abeba, se formulará un plan para prestar ayuda financiera con el fin de apoyar nuestra ambiciosa visión para el desarrollo. Hasta el evento, nuestros expertos compartirán sus ideas y conocimientos adquiridos en financiamiento clave para asuntos del desarrollo.

Financiamiento para el desarrollo Igualdad de género Crecimiento inclusivo Desarrollo sostenible Agenda 2030

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe