Blog


Salvar vidas, preservar la dignidad y asegurar el futuro en Siria

por

refugiados siriosEntrada en su quinto año, la crisis en Siria ha cobrado la vida de más de 250.000 personas y ha desplazado de sus hogares a 12 millones. Foto: PNUD Siria

El mundo entero es conocedor de los tristes acontecimientos de la crisis siria. Ya en su quinto año, esta ha cobrado más de 250.000 vidas y provocado más de 12 millones de desplazados. Ha devastado el país y retrasado los indicadores de desarrollo de Siria en cuatro décadas.

Menos conocido, pero también de vital importancia es el impacto que la crisis ha tenido sobre los países vecinos, que han acogido generosamente a masas ingentes de refugiados y tambalean ante las tensiones que produce esta monumental solidaridad.

Durante más de cuatro años, el PNUD ha estado promoviendo una respuesta basada en la resiliencia ante la crisis en Siria, una respuesta que está trabajando para salvar vidas, preservar la dignidad y asegurar el futuro de este país y los países vecinos.

La respuesta del PNUD consiste en colaborar con otros organismos de las Naciones Unidas, como la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con el fin de garantizar que mientras se espera el cese tan absolutamente necesario de las hostilidades, se esté ya ayudando a las comunidades sirias y de los países vecinos a hacer frente a la crisis, recuperarse en la medida de lo posible y preparar el terreno para el momento en que se alcance la paz.

Esta es la esencia de la resiliencia y la lente a través de la cual enfocamos nuestro trabajo en respuesta a esta crisis. En Siria, hemos ayudado a más de 4,5 millones de personas, directa o indirectamente. Hemos creado miles de empleos de emergencia, que incluyen empleos destinados a los hogares encabezados por mujeres y a personas con discapacidad, y hemos eliminado 300.000 toneladas de residuos sólidos.

Se trata de inversiones inteligentes. Cada centavo invertido contribuye a reducir el flujo de refugiados que sale de Siria y construye esperanza de recuperación, una vez que la paz prevalezca.

Los mayores programas en los países vecinos se hallan en Jordania, que acoge a más de 630.000 refugiados, y en Líbano, que aloja alrededor de 1,1 millones. Uno de cada cuatro habitantes del Líbano es un refugiado proveniente de Siria.

En estos países, la resiliencia consiste en trabajar con las autoridades locales para asegurar no sólo que se cumplen las necesidades de los refugiados, sino también que los países y comunidades locales de acogida tienen capacidad para sobrellevar este periodo.

Por ejemplo, en el Líbano el PNUD participa en una iniciativa de US$ 60 millones en apoyo a la prestación de servicios de agua, salud y educación en 100 municipios de alto riesgo. En Jordania, trabajamos con nuestros socios para rehabilitar un vertedero y hacer frente a la incapacidad de los servicios municipales de enfrentar las nuevas demandas.

Las comunidades a las que estamos apoyando y los Estados que las acogen aprecian particularmente la vinculación entre las necesidades inmediatas y las de largo plazo que apoyamos. Dichos Estados han hecho sonar repetidamente la alarma en demanda del apoyo necesario, con el fin de seguir ampliando la generosidad extraordinaria que tienen hasta el momento.

El enfoque basado en la resiliencia ha ganado fuerza entre los socios, pero necesitamos mucho más. Con recursos bajo presión por todas partes, la respuesta de la ONU a la crisis de Siria sufre una seria escasez de fondos que cada día tiene consecuencias más devastadoras.

La próxima semana, el PNUD ha convocado en Ammán un Foro de Desarrollo de la Resiliencia, auspiciado por el Gobierno de Jordania, en el que los aliados debatirán los cuatro temas principales que afectan a la resiliencia dentro de Siria, la arquitectura de la ayuda, la estabilidad social y el apoyo del sector privado a la resiliencia.

Esta es una oportunidad clave para integrar más adecuadamente las respuestas humanitarias y de desarrollo y ampliar las alianzas en respuesta a esta crisis sin precedentes.

El sufrimiento continuará durante tiempo. No hay posibilidad de espera, ha llegado ya el momento en que los asociados deben apoyar la capacidad de resiliencia.

Más información sobre el Foro de Desarrollo de la Resiliencia y la respuesta del PNUD a la crisis siria.

Blog post Respuesta a las crisis República Árabe Siria Recuperación resiliente Países Árabes Jordania Líbano Migration

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe