Blog


¿Cómo nuestro trabajo en América Latina y el Caribe puede ayudar a formar nuevas alianzas para el desarrollo sostenible?

por

América Latina y el Caribe fue la única región que logró reducir la desigualdad de ingresos durante la primera década del siglo 21. Foto: Caroline Truttman/PNUD Guatemala

Durante el último medio siglo, el PNUD ha estado trabajando con los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado para apoyar el cambio de los países y sociedades de América Latina y el Caribe.

En esta y otras regiones, el PNUD ha desempeñado un papel central en la elaboración, promoción y ayuda a los países para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Ahora estamos trabajando con socios en la región para implementar y alcanzar la Agenda 2030 - incluyendo los recientemente adoptados Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) - en un contexto muy diferente en comparación con el cambio de milenio.

La región es menos pobre y desigual - y más próspera. Fue la única lque logró reducir la desigualdad de ingresos durante la primera década del siglo 21, además de sumar 90 millones de personas a una clase media emergente entre 2000 y 2012. Parte de este éxito resulta del boom económico de esta década y de los programas innovadores de transferencia social, que ayudaron a mantener a los niños en las escuelas, mejorando las vidas de las mujeres y sus familias. El PNUD está orgulloso de haber trabajado con los gobiernos en toda la región en el apoyo de las políticas y programas sociales más inclusivos y equitativos.

A pesar de todos estos avances y aún cuando algunos países figuran entre las principales economías del mundo, 10 de los 15 países más desiguales del mundo estan en nuestra región, según un informe del PNUD.

Muchos ciudadanos no se han visto beneficiados por el auge económico de la última década. Según nuestras estimaciones, más de 220 millones de personas de la región no han logrado ingresar a la clase media ni tampoco se califican como pobres. Estos son los hombres y mujeres vulnerables de la región, que viven justo por encima del umbral de pobreza de US$ 4 por día, pero corren el riesgo de caer en la pobreza si se produce una crisis financiera o un desastre natural. Esto está relacionado con la falta de activos, que son esenciales para aumentar la resiliencia a las crisis o los tiempos difíciles.

Un desafío adicional es la ralentización de las tasas de reducción de la desigualdad y el aumento en la cantidad de pobres - por primera vez en 10 años - causados por la desaceleración económica.

Aumentar la resiliencia a crisis de distintas naturalezas debe estar en el centro de nuestro trabajo.

Dentro de este contexto nos asociamos con gobiernos, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado para convertir la Agenda 2030 - incluyendo los ODS – en una realidad, con nuevas formas de pensar y asumir retos complejos, como la exclusión y la desigualdad.

Dando un paso atrás para mirar donde estábamos en 2000, nuestra región tiene muchas lecciones aprendidas de los ODM que serán de gran valor para alcanzar los ODS.

Por ejemplo, en El Salvador el equipo de la ONU colaboró ​​con el Gobierno en 2006 para garantizar que los ODM se convertirían en una política de Estado, en lugar de un compromiso de la administración gubernamental. Un nuevo gobierno llegó al poder y la esencia de la política educativa se mantuvo.

El Gobierno de Guyana ha desarrollado el Marco de Aceleración de los ODM (MAF), en colaboración con el PNUD, para alcanzar los objetivos relacionados con la salud materna. Este plan de acción fue crucial para la Estrategia Nacional de Salud, que establece las prioridades para el período 2013-2020.

En Brasil, varios municipios adoptaron los ODM como un punto de referencia para las políticas públicas. A nivel nacional, el país adoptó objetivos más ambiciosos que los originalmente establecidos por los ODM. En lugar de reducir la pobreza a la mitad, la meta nacional era reducir la pobreza extrema a un 25 por ciento y erradicar el hambre por completo.

Hay muchas historias de éxito, y los invito a conocer más sobre nuestra alianzas, los resultados y el trabajo en 41 países y territorios en nuestra nueva publicación PNUD en América Latina y el Caribe: Un socio para el desarrollo sostenible.

La creación de alianzas es esencial. Alrededor del 60% de todos los fondos para nuestro trabajo en la región proviene de contribuciones de los gobiernos a los programas o proyectos en estos mismos países, una modalidad conocida como participación en los gastos del gobierno, en el que PNUD fue pionero en la región. Estos recursos internos se utilizan para proyectos de desarrollo que están en línea con los dos Planes Nacionales de Desarrollo y el Plan Estratégico del PNUD. En 2015, 23 gobiernos contribuyeron más de US$ 811 millones para el trabajo conjunto con el PNUD en estos mismos países.

A medida que la región se enfrenta a nuevos retos, escuchamos las peticiones de los gobiernos y trabajamos juntos para centrarnos en una nueva generación de políticas públicas que pueden continuar levantando a las mujeres y los hombres de la pobreza, sin dejar a nadie atrás y evitando reveses en el desarrollo. Las políticas en una era de desarrollo sostenible deben apoyar el potencial de la región, que es una superpotencia de biodiversidad, con la transformación de los modelos tradicionales de desarrollo para elevar la calidad de vida de millones al preservar y restaurar la biodiversidad. Políticas enfocadas a la inclusión social también deben dirigirse a grupos excluidos, como los pueblos indígenas, los afrodescendientes y los pobres excluidos.

En este punto de inflexión, es crucial adoptar enfoques multidimensionales de erradicación de la pobreza que evalúan el bienestar más allá de las mediciones de ingresos. Este es el enfoque de nuestro próximo Informe Regional sobre Desarrollo Humano en progreso multidimensional. Incluye, entre otras cuestiones, mejorar la educación, la protección social, el empleos de calidad – que son cruciales para una región con altos índices de trabajo informal - mientras que se hace frente a  exclusiones sociales, económicas y políticas, que son vitales para una región con un legado de discriminación de clase, raza y género.

Como dijo la Administradora del PNUD, Helen Clark: "Nuestro mundo tiene más riqueza, más conocimiento y más tecnologías a su alcance que nunca antes. Los retos que enfrentamos son principalmente inducidos por los seres humanos. Podemos hacer frente a estos retos, pero no si seguimos haciendo lo mismo de siempre, esperando resultados diferentes".

Podemos erradicar la pobreza, sin dejar a nadie atrás, al tiempo que protegemos el medio ambiente. Pero la única manera de que todos podemos alcanzar estos nuevos objetivos ambiciosos es a través de alianzas más eficaces y fortalecidas.

América Latina y el Caribe Desarrollo sostenible Eficacia de la ayuda Trabajo y medios de vida Objetivos de Desarrollo del Milenio

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe