Blog


El cambio climático no es neutral desde la perspectiva de género

por

mujer prepara una comidaUna mujer prepara una comida utilizando una estufa eficiente en Camerún. Foto: Programa de Pequeñas Donaciones/ PNUD Camerún

Las mujeres que se dedican a la agricultura generan entre el 45 y el 80 por ciento de la producción total de alimentos en los países en desarrollo. Esto significa que los cambios en el clima, como sequías o inundaciones, las afectan –en sus medios de subsistencia, ingresos y seguridad alimentaria– más que a los hombres.  

Las mujeres también sufren discriminación, lo que limita sus derechos y sus posibilidades de acceso a la tierra y a los servicios. Esta discriminación tiene importantes repercusiones cuando se producen emergencias relacionadas con el clima, ya que las mujeres son, normalmente, las últimas en recibir servicios de ayuda técnica y apoyo para acceder a créditos.

Como coordinadora para cuestiones de género del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), implementado por el PNUD, he tenido la responsabilidad de integrar la perspectiva de género en nuestros programas. Es un trabajo complejo, teniendo en cuenta que operamos en más de 125 países y que cada uno de ellos tiene una situación y vulnerabilidades climáticas particulares, y su propia legislación en lo que respecta a igualdad de género y empoderamiento de las mujeres.

Las mujeres desempeñan roles diferentes y se enfrentan a retos también distintos en cada una de nuestras áreas de trabajo (biodiversidad, cambio climático y degradación de la tierra, entre otras). Por tanto, hemos desarrollado diversas maneras de involucrar a las mujeres, tanto a nivel de proyecto y de país como a nivel mundial. Esto es lo que he aprendido:

No hay soluciones generalizables a todos los casos

El papel que desempeñan las mujeres y su estatus difiere de una comunidad a otra.

La única manera de asegurar su empoderamiento y representación es involucrar a las mujeres en todos y cada uno de los pasos. Debemos incorporar sus perspectivas a todos los procesos, proyectos y debates de políticas, aplicar sus valiosos conocimientos y competencias a las soluciones y garantizar que se beneficien directamente de los proyectos.   

El cambio es difícil, pero posible

Las estructuras y normas sociales tradicionales en lo referente al género son difíciles de cambiar, pero no es algo imposible. Una vez que una mujer o un grupo de mujeres demuestran su capacidad para traer el cambio a sus comunidades, su posición social y de liderazgo mejora, lo que les permite tener un mayor control sobre las decisiones que se toman a nivel de comunidad o de distrito.

Desde 2008, el PPD trabaja en alianza con el Barefoot College para empoderar a las mujeres analfabetas de comunidades aisladas y sin electricidad de Asia, África y América Latina y convertirlas en ingenieras solares que ayuden a electrificar sus aldeas. Gracias a esta iniciativa, la posición social de las mujeres en sus pueblos ha mejorado radicalmente, y esto les ha permitido acceder a los puestos de liderazgo y toma de decisiones

Las mujeres son fuente de conocimientos sobre el clima

Por ejemplo, un proyecto llevado a cabo por el colectivo Mujeres Agricultoras de Grand-Sable, en Mauricio, aprovechó las competencias y conocimientos de las mujeres para fortalecer la capacidad de adaptación de la comunidad ante el cambio climático. La asociación recibió en 2013 el premio Island Bright Spot, dedicado a la promoción de la conservación y el desarrollo sostenible en las comunidades insulares.

Nuestro trabajo ha demostrado que invertir en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres es bueno no sólo para las mujeres, sino para la sociedad en su conjunto. Hemos comprobado que las mujeres normalmente comparten sus ingresos y conocimientos con sus familias y comunidades, generando múltiples beneficios para el desarrollo.

A medida que nos aproximamos a la conferencia COP21, es importante recordar que la campaña para abordar el cambio climático no es neutral desde la perspectiva de género. Las mujeres tienen un papel central en los esfuerzos de mitigación y adaptación de todas las comunidades.

Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Igualdad de género Blog post Ana Maria Currea Cambio climático Desarrollo sostenible

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe