Blog


Largos días y noches camino a París

por

Miembros de la comunidad siembran árboles en Kenya. Foto: Jackie Curtis/PNUD.

En esta serie de blogs, expertos del PNUD comparten sus perspectivas sobre temas relacionados con el cambio climático, en vísperas de COP21 en diciembre.

Es 1 de septiembre y estoy sentada junto a una mesa en el sótano del Centro Mundial de Conferencias de Bonn, Alemania, con un grupo de delegados de diez países. Estamos discutiendo una propuesta sobre cómo integrar el crucial aspecto  financiero en el Acuerdo de París, concluido bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

Estamos agotados, pero decididos. Nos encontramos en la penúltima sesión de negociación antes de que los países se reúnan en París para la Conferencia de las Partes que se celebra anualmente, en busca de un acuerdo sobre un nuevo pacto  universal relativo al cambio climático. El financiamiento es una parte fundamental del acuerdo y las decisiones que se tomen en esta negociación representarán un paso decisivo para lograr un resultado ambicioso en París.

Mientras trabajamos juntos para identificar los conceptos decisivos, me siento honrada por el compromiso de los delegados de avanzar. Mi primera negociación de la CMNUCC fue en 2006, y he prestado servicios técnicos y de asesoramiento a más de cien gobiernos y seis Presidentes de la COP. He visto el lado más oscuro de las negociaciones: estaba presente la noche de 2009 en que las negociaciones de Copenhague se derrumbaron, dejando al mundo con un acuerdo que no era ni cerca del acuerdo ambicioso que habíamos esperado. Pero ahora, camino a París, todos estamos decididos a utilizar las duras lecciones de 2009 para garantizar que este año logremos un acuerdo que ponga en marcha una nueva era de cooperación global.

La apuesta no puede ser mayor. Catorce de los quince veranos más calurosos registrados hasta hoy han ocurrido desde 2000, y el mundo ya está sintiendo los efectos del cambio climático, que van desde condiciones climáticas adversas hasta el aumento del nivel del mar y los déficit agrícolas. La tormenta tropical Erika, que azotó el Caribe recientemente, ha dañado tanto las infraestructuras de Dominica que las pérdidas ascienden a la mitad del PIB del país.

En Alemania, nos afanamos sobre una pila de papeles y discutimos cuáles deberían ser las prioridades del capítulo de finanzas, y cómo el financiamiento puede respaldar otros elementos del acuerdo, como la mitigación, adaptación, tecnología, creación de capacidades y transparencia. Una lección clave de Copenhague fue que los distintos elementos de una negociación deben unirse en un todo coherente en el acuerdo final. Es como tejer una tela espesa, en la que cada hilo debe reforzar el hilo vecino. Cada elemento de las negociaciones ­–como el financiamiento, que se negocia por separado– debe al final sumarse a los restantes elementos y formar con ello un solo acuerdo integral. Tenemos todo esto en mente mientras discutimos las opciones de las distintas propuestas de los países y preparamos las declaraciones.

Treinta minutos más tarde, cuando nos levantamos de la mesa para regresar a la sala de negociaciones, me siento embargada por un sentimiento de cautelosa esperanza. París no será capaz de resolver todas los temas de una vez, pero los delegados están decididos a lograr un acuerdo que ayude a los países a obtener los recursos necesarios para reducir las emisiones y aumentar su resiliencia a las crisis climáticas y sus impactos a largo plazo. Esta determinación se espera que conduzca a un ambicioso acuerdo de París, en el que los hilos se unan para formar un tejido resistente que dure décadas.

En vísperas de COP21, expertos del PNUD destacan los retos y oportunidades relacionados con esta preocupación global. Para más información visita  www.undp.org/cop21

Cassie Flynn Blog post blog series Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Energía Cambio climático Cooperación efectiva para el desarrollo

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe