Blog


Inversión en el clima: ¿una carga o un beneficio para los pobres?

por

hombres en ríoMiembros de la comunidad trabajan en pequeña instalación hidráulica como parte del Programa de Pequeñas Donaciones en República Dominicana.

En esta serie de blogs, expertos del PNUD comparten sus perspectivas sobre temas relacionados con el cambio climático, en vísperas de COP21 en diciembre.

Con el transcurso del tiempo, la mayoría de los argumentos contra las acciones climáticas han sido dejados de lado. Ahora hay una amplia aceptación de las amenazas e impactos del cambio climático, así como un entendimiento de las medidas de mitigación y adaptación que deben adoptarse. Sin embargo, hay un argumento que persiste obstinadamente: que es un tema simplemente demasiado costoso para enfrentar.

Afortunadamente, este pensamiento está comenzando a cambiar. Los avances tecnológicos, una mejor comprensión de las relaciones entre el acceso a la energía y la pobreza, y la importancia de soluciones con bajas emisiones de carbono han ayudado a demostrar que las acciones climáticas no son una carga, sino más bien un aspecto esencial de la reducción de la pobreza. De hecho, destacados pensadores del desarrollo argumentan que el desarrollo con bajas emisiones de carbono es el verdadero camino hacia el crecimiento.

Las medidas orientadas a mitigar el cambio climático obtienen otros beneficios, que ahora se conocen como "beneficios secundarios". En su último informe, el Dr. Nicholas Stern argumentó que si se tomaran en cuenta los beneficios secundarios que tienen las medidas para reducir las emisiones además de evitar los efectos del cambio climático, saltaría a la vista que valdría la pena implementar muchas de estas medidas por sí mismas. La Fundación Gold Standard halló que sus proyectos a pequeña escala, además de evitar las emisiones, obtienen otros resultados equivalentes a miles de millones de dólares.

Estas ideas me inspiraron a observar con mayor detenimiento nuestra cartera de cambio climático. Dado que el grueso de los proyectos del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) PNUD y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) son de pequeña escala y están dirigidos a comunidades pobres, solemos tener dificultades para detectar los impactos globales de nuestras iniciativas. Esto sucede especialmente con las intervenciones contra el cambio climático, ya que hasta hace muy poco el principal indicador de éxito eran las emisiones evitadas. Estas no representaban grandes cantidades en proyectos pequeños en comunidades que ya para empezar no producen altas emisiones.

Decidí utilizar este enfoque centrado en los beneficios secundarios para estimar el verdadero impacto de nuestra inversión. A lo largo de 20 años, el PPD apoyó más de 4.000 proyectos sobre el cambio climático. Históricamente, alrededor del 60 por ciento están orientados a soluciones comunitarias de energía renovable y eficiencia energética.

Para este estudio piloto (que aún se está desarrollando), seleccionamos tres iniciativas que involucraban diferentes tecnologías de bajas emisiones de carbono: energía solar para calentar agua en Jordania; cocinas eficientes de energía eficiente en Nicaragua y sistemas microhidráulicos en la República Dominicana. Concluimos que los proyectos generaban beneficios secundarios que excedían ampliamente la inversión inicial del PPD.

Por ejemplo, los beneficios secundarios anuales del proyecto en Jordania fueron de US$ 158.926 (en comparación con la inversión de US$ 23.000 del PPD). Los beneficios incluían US$ 11.520 en empleos, US$ 69.548 en ahorros financieros para la comunidad, US$ 61.177 en ahorro de tiempo para la recolección de leña, y US$ 16.681 de beneficios estimados en conservación forestal.

En Nicaragua, los beneficios secundarios generados tan solo en el primer año llegaron a US$ 56.185, incluidos ahorros en mano de obra, financieros y de tiempo, en comparación con la inversión inicial de US$ 4.560 del PPD.

Cuando observamos el impacto acumulativo de las intervenciones comunitarias en la República Dominicana, donde desde 1997 se pusieron en funcionamiento 37 sistemas microhidráulicos comunitarios, nuestra estimación preliminar de beneficios secundarios sumó US$ 7.891.280, incluidos empleos, ahorros financieros y conservación de la biodiversidad.

En los próximos años planeamos concentrarnos más rigurosamente en captar beneficios secundarios sociales, económicos y ambientales para estimar el verdadero valor de la inversión climática en nuestra cartera de proyectos comunitarios. Ya queda claro que las iniciativas relativas al cambio climático están logrando impactos socioeconómicos relacionados con el desarrollo sostenible y la reducción de la pobreza.

Con la discusión de los beneficios secundarios ya instaurada, esperamos que las lecciones de nuestro programa ayudarán a difundir el concepto que, además de evitar catástrofes, la mitigación del cambio climático ofrece oportunidades para reducir la pobreza.

En vísperas de COP21, expertos del PNUD destacan los retos y oportunidades relacionados con esta preocupación global. Para más información visita  www.undp.org/cop21

Angelica Shamerina Blog post blog series Cambio climático y reducción del riesgo de desastres Energía Medio ambiente Cambio climático Energía renovable Reducción de la pobreza y la desigualdad América Latina y el Caribe República Dominicana Nicaragua Jordania

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe