Blog


Los ODS permitirán acortar la brecha de género

por

La incorporación de una perspectiva de género implica transformar la agenda política existente e integrarla en todos los programas y políticas. Foto: PNUD Bangladesh

La igualdad de género, arraigada en los derechos humanos, se reconoce cada vez más como un objetivo de desarrollo clave en sí mismo y como medio para acelerar en forma transversal el desarrollo sostenible.

Sin embargo, quedan muchos desafíos. Las mujeres todavía soportan un acceso desigual a los recursos económicos y ambientales. También suelen afrontar numerosas barreras vinculadas a una clara discriminación, así como bajos salarios o trabajos no remunerados, además de la violencia machista.

A pesar de los significativos avances conseguidos por la población femenina, a menos que puedan gozar plenamente de sus derechos, no habrá avances en materia de desarrollo humano. Este año es crucial para impulsar la igualdad, y si la nueva de agenda de desarrollo para 2030 ha de ser transformadora, las mujeres tendrán que estar al frente y en el centro de la misma.

Uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es específico sobre la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Todos están intrínsecamente interrelacionados y son interdependientes.

El Objetivo 5 llama a los gobiernos a lograr, más que promover, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y niñas.

Las metas propuestas abarcan poner fin a la violencia, eliminar prácticas perjudiciales, reconocer el valor de los cuidados no remunerados, garantizar la total participación de las mujeres, así como la igualdad de oportunidades y en la toma de decisiones, y realizar reformas que garanticen a la población femenina un acceso equitativo a los recursos económicos.

La nueva agenda para 2030 conlleva una idea universal con la esperanza de “no dejar a nadie por el camino”, pero para concretarlo hay que mantener la presión sobre los gobiernos para que estos honren sus compromisos.

El Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDGF) tiene como eje la igualdad de género y el empoderamiento femenino en sus esfuerzos para acelerar el avance de las metas. Mediante el empoderamiento directo de las mujeres y una perspectiva de género en las acciones de desarrollo, podemos construir un futuro más igualitario y sostenible para todos.

Siguiendo los compromisos asumidos en 1995 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Mujer, en Beijing, el SDGF adoptó una estrategia doble para promover la igualdad de género e integrarla a programas con ese objetivo, a la vez que incorporar una perspectiva de género como prioridad transversal.

La incorporación de una perspectiva de género implica transformar la agenda política existente e integrarla en todos los programas y políticas.

No hay una receta para crear programas que resuelvan la desigualdad de género. Un asunto multidimensional como este está profundamente arraigado en estructuras económicas y culturales de la sociedad y requiere enfoques integrales y específicos para cada país.

El sector privado, junto con ONG y gobiernos, es un actor clave para atender las causas variables de la desigualdad de género. En otras palabras, lograr la igualdad y el empoderamiento femenino es un desafío que requiere la intervención sinérgica de diversos actores.

Por ejemplo, el fondo trabaja en Bangladesh, donde hay mujeres empleadas en el extremo inferior de la productividad.

El programa del SDGF “Fortalecimiento de la capacidad de las mujeres para aprovechar nuevas oportunidades productivas”, encabezado por PNUD, junto con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), gobiernos y el sector privado, procura asistir a casi 2.600 mujeres de los hogares más pobres.

En el marco de un programa piloto, se capacita a mujeres para mantener o rehabilitar valores comunitarios clave, trabajo público y actividades de servicio comunitario. El programa se dirige a unas 2.600 mujeres en el distrito de Kurigram, con mayor incidencia de la pobreza en Bangladesh.

*Ver artículo original en Agencia de Noticias IPS.

Igualdad de género Desarrollo sostenible Crecimiento inclusivo Paloma Duran MDG-SDG blog series speakers corner

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe