Asociación de campesinos recibe el Premio Nacional de la Paz en Colombia

14 nov 2013

Bogotá, noviembre 14 - En una conmovedora ceremonia realizada en el Museo Nacional de Colombia, la Asociación de Campesinos de la municipalidad colombiana de Buenos Aires, Asocab  (Bolívar) recibió el Premio Nacional de Paz 2013, en reconocimiento a su lucha pacífica por la recuperación de predios que fueron apropiados ilegalmente por narcotraficantes y paramilitares y, más recientemente, por empresas palmeras.

“La resistencia pacífica es no caer en la provocación y defendernos por los medios legales”, explica esta comunidad a través de sus cantos y relatos documentados en video.

Etny Torres, líder de esta organización, lo expuso a los asistentes al evento. Y cantó: “Un grito se escucha aquí, que sale del corazón, que callen los fusiles, que callen los fusiles, que callen los fusiles que hay mamás llorando; que callen los fusiles, que callen los fusiles, que callen los fusiles que Colombia está llorando”, en un coro que acompañó emocionado todo el público asistente.

La Asociación, conformada por más de 100 familias campesinas, promueve la paz a pesar de las constantes amenazas, desplazamientos y agresiones. Centra su tarea en la reparación y restitución de tierras, así como en la defensa de derechos humanos, justicia y verdad. Por eso el Jurado resaltó esta lucha de décadas por la restitución de tierras.

En nombre de las familias campesinas que recibieron el Premio, Miguel Payares, líder de Asocab, pidió a todos los asistentes darle un abrazo a sus vecinos de silla: “La paz se consigue sanando heridas –explicó. “Los árboles se encuentran cuando están juntos. Por eso cuando el país entero se dé un abrazo, acabaremos muchos de nuestros problemas”.

En su proceso de resistencia pacífica, Asocab ha buscado diversas alternativas colectivas de subsistencia en el campo, brindando formación a sus miembros y generando recursos para proyectos productivos.

Por eso el Jurado del Premio Nacional de Paz resaltó que los campesinos han afrontado su dura situación con la no violencia activa y la no retaliación. Así lo demuestran los cantos de estos colombianos. 

En su mensaje a los ganadores y a las menciones especiales del Premio, el presidente Juan Manuel Santos señaló: “¡Cuánta valentía se requiere para ser un hombre o una mujer de paz! ¡Cuánto coraje para levantarse sobre las dificultades, sobre las presiones y decirle NO a la guerra!”.

“Por mucho tiempo en Colombia se negó el conflicto y, al hacerlo, se terminó por desconocer la existencia misma de las víctimas. Llegó a tal grado el ´negacionismo´ que se decía que no teníamos desplazados sino ´migrantes internos´. Nuestro gobierno decidió cambiar eso. Nuestro gobierno reconoció el conflicto para buscar terminarlo. Y reconoció a las víctimas para repararlas, en la medida de lo posible. Y hoy les decimos a las víctimas -como lo son las familias de campesinos de Buenos Aires- que nuestro mayor homenaje a ellas, nuestra mayor reparación, tiene que ser lograr la paz, precisamente para que no haya más víctimas”, añadió el Presidente en su mensaje.

En ese sentido, el Premio Nacional de Paz reconoció la contribución de Asocab -en concordancia con la ley y con los esfuerzos del Estado y de la Corte Constitucional en materia de restitución de tierras-, a la urgente tarea de encontrar alternativas a la problemática de la tierra que ha alimentado la confrontación armada en Colombia.

“El Premio a Asocab destaca la necesidad de rodear de apoyo a comunidades en peligro en su lucha por la tierra y la defensa de sus derechos a través de vías absolutamente pacíficas y legales; y llama al Estado y a la sociedad a no dejar solos a estos campesinos, a protegerlos y a exigir que cesen diversas formas de intimidación que cada día reciben. El Premio Nacional de Paz a Asocab constituye un llamado a resolver los conflictos con el diálogo, la discusión política y social, el entendimiento basado en las normas y el respeto, y no por la vía de su agudización y de la polarización de la sociedad”, señaló la presidenta del Jurado, Socoro Ramírez.

El Premio Nacional de Paz es entregado anualmente por Caracol Radio, Caracol Televisión, El Tiempo, Proantioquia, Fescol y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El Premio ha sido un instrumento para promover la paz a través del reconocimiento de las iniciativas que en todo el territorio nacional resisten la confrontación armada y, en medio de difíciles circunstancias, le abren camino al entendimiento civilizado entre los colombianos, a la convivencia y la solidaridad.

En su decimoquinta convocatoria, el Premio Nacional de Paz recibió 89 postulaciones de todas las regiones del país, entre las que se destacan los esfuerzos de las organizaciones y comunidades que no solo resisten en condiciones de conflicto armado, sino que generan propuestas de construcción de paz, en sintonía el objetivo del Premio de promover la paz, la humanización, la solidaridad el entendimiento civilizado entre los colombianos.

Más información: http://www.pnud.org.co/sitio.shtml?apc=i1-----&x=74096#.Uoo5GNJea9E